Historia

Descubren ciudad en la selva de Honduras

Historia Descubren ciudad en la selva de Honduras


Aunque Juan Orlando Hernández, presidente de Honduras, no lo ha confirmado por falta de investigación, existen varios rumores acerca del hallazgo de la mítica “Ciudad Blanca” o “Ciudad del Dios Mono”. Sin embargo, el hecho parece un tanto truculento, porque en realidad la noticia no es nueva. La zona ubicada en el Sureste de La Mosquitia, en medio de ríos, pantanos y montañas, fue registrada como Parque Arqueológico Nacional en 1969 por el presidente en turno, Mario Rivera López.

honduras7
Esto se sabe por los documentos que ha conservado el historiador e investigador Eric Schwimmer, cuyos papeles también se encuentran en el Archivo Nacional de Honduras, acerca de la zona denominada "Valle de la Expedición Geográfica", la cual podría formar parte del antiguo reino Payaquí o Huehuetlato.

Recientemente un equipo conformado por arqueólogos, antropólogos, etnobotánicos y documentalistas se han dedicado a verificar dichos vestigios, los cuales parecen esconder más de una "ciudad perdida". La zona –aún sin nombre– ha sido explorada recientemente por miembros del Instituto Hondureño de Antropología e Historia (IHAH) y de la Universidad Estatal de Colorado.

Los especialistas han encontrado posibles registros de una pirámide que data de una civilización que existió hace más de mil años; reservas de esculturas de piedra, aproximadamente 52 artefactos que parecen haber pertenecido al a ofrenda de algún tipo de templo. Para ser más exactos, se han hallado partes de asientos ceremoniales de piedra (conocidos como metates), recipientes y figuras zoomorfas; dentro de las cuales destaca "el hombre-jaguar", pieza que posiblemente represente a un chamán en su forma espiritual.


Antecedentes

Aquí es en donde la cosa se complica. Parece ser que el sitio ya aparecía en el mapa de Honduras trazado en 1935 por el Dr. Jesús Aguilar Paz (cartógrafo y doctor en química). A pesar de la falta de pruebas, se sabe que desde hace muchos años exploradores, mineros e indígenas contaban la historia de la "casa blanca" o "lugar del cacao", situado en medio de la selva, lo que sirvió como escondite de los indígenas en la Conquista; por lo que se cree que la búsqueda comenzó en la década de 1920.

Pero la verdad es que las pruebas siguieron siendo escasas y poco loables. En 1940, Theodore Morde protagonizó la expedición patrocinada por el Museo Nacional de los Indígenas Americanos, ahora conocido como Instituto Smithsoniano. Tras la travesía regresó a La Mosquitia con un gran número de artefactos. Narró que un grupo de indígenas le había revelado que dentro de la "ciudad perdida" había una gran estatua de un Dios Mono. Eso fue todo lo que dijo, nunca reveló la ubicación. Después de unos años se suicidó guardando por siempre el secreto.

honduras8
Después de unos años los documentalistas Steve Elkins y Bill Benenson se atrevieron a realizar el viaje para intentar encontrar la misteriosa "Ciudad Blanca". Identificaron un valle en forma de cráter rodeado por montañas, pero esto no les daba ninguna prueba clara, por lo que realizaron otra excursión para confirmar la posible locación de la ciudad en 2012.

Consiguieron ayuda del Centro Nacional de Cartografía "Laser Airbone" de la Universidad de Houston, gracias a la cual utilizaron la tecnología láser LIDAR (Light Detection and Ranging), por la que pudieron descubrir que el terreno cercano a los ríos Plátano, Sico y Patuca había sido manipulado por manos de seres humanos. Esta información se clasificó como Secreto de Estado para evitar saqueos a las zonas con restos arqueológicos o cualquier otro tipo de explotación o intromisión.

honduras1
Riesgos

La investigación no sólo es riesgosa por las posibles anomalías que pueden encontrarse en torno a ella, también porque se localiza en parte de la selva menos alterada de toda Centroamérica, lo que dificulta la investigación y al mismo tiempo pone al territorio en alerta por la deforestación.

La constante y masiva tala de árboles de este lugar se debe principalmente a que el terreno se utiliza para la ganadería. Los árboles son cortados y quemados ilegalmente porque esta es una de las zonas productoras de carne más importantes del centro de América. Esto sin mencionar la venta ilegal de madera virgen.

Se estima que si la situación de tala continúa con el ritmo actual, el valle se verá severamente afectado en menos de ocho años. El gobierno hondureño está tomando medidas para evitarlo, sin embargo, los recursos no son suficientes, por lo que la ayuda internacional es sumamente necesaria.


***

Fuente:

ngenespanol.com


Referencias: