El día que Estados Unidos secó las Cataratas del Niágara

El día que Estados Unidos secó las Cataratas del Niágara

Por: Beatriz Esquivel -

En ocasiones, los humanos podemos demostrar nuestro poderío sobre los elementos y la naturaleza, pero ¿a qué costo?

Las Cataratas del Niágara son una de las bellezas de nuestro planeta que además de su vistosidad, son una gran muestra de la fuerza del agua y de cuán pequeños podemos ser los humanos. Diversos escritores como Dickens se han inspirado en su grandeza y hasta inventores como Nikola Tesla pusieron en marcha maquinaria, como una hidroeléctrica, a los pies de la cascada. 

Sin embargo, este icónico lugar ha sido escenario para algunos de los sucesos más raros. Por ejemplo, ciertas olas de frío como la ocurrida en enero de 2019 han provocado que porciones de las cataratas se congelen.El día que Estados Unidos secó las Cataratas del Niágara  1Foto: Wikimedia Commons.

Si bien el congelamiento parcial de las cataratas es una ocurrencia común, en particular debido al calentamiento global, también ha habido ciertas instancias en las que las cataratas han sido modificadas por deseo humano. 

Esto ocurrió hacia 1969, cuando los Cuerpos de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos hicieron un experimento que provocó que las cataratas se secaran. Su objetivo era remover algunas de las rocas más grandes que se habían apilado en la base, lo cual provocaba que la altura de la caída del agua fuera más corta y por lo tanto menos vistosa. El día que Estados Unidos secó las Cataratas del Niágara  2Foto: Wikimedia Commons.

Para poder retirar dichas piedras, no existía otra solución más que detener la caída del agua, así que los ingenieros se tomaron la tarea de cortar el camino del agua. Esto provocó que en su momento los turistas se agolparan al mirador para observar más que el trabajo de mover las rocas, observar el lugar totalmente seco. No obstante, en aquel año los ingenieros tomaron la decisión, aunque ya habían cortado el suministro del agua, en no interceder y mover las rocas, dejando casi intacto el fenómeno natural, aunque años más tarde la caída sería modificada para que fuera aún más atractiva a la vista. 

Según el reporte de Ben Crair para la Smithsonian Magazine, esta proeza de la ingeniería humana se repetirá, puesto que dos de los puentes que permiten acercarse más a las cataratas deben ser reemplazados, por lo que nuevamente necesitaran desviar el agua.El día que Estados Unidos secó las Cataratas del Niágara  3Foto: BuffaloNews

Para lograrlo nuevamente, los ingenieros actuales han ideado la creación de una represa que contendrá cerca de 287 mil 691 litros que caen por segundo. Aunque lo cierto es que no es su capacidad real. En 1950 se construyeron túneles subterráneos por donde cruza la mitad del agua de las cataratas. Dicho trabajo se realizó para aprovechar la energía que ésta produce, por lo que los túneles pasan por las turbinas de una hidroeléctrica cercana. 

De esta forma, las cataratas se han convertido en una atracción turística que puede aprovecharse para el beneficio humano, al tiempo que ayuda a que estas sean conservadas. Por ejemplo, reducir la cantidad de agua que cae por el precipicio ha ayudado que la erosión de la tierra bajo el agua se reduzca más del 85 %. A la larga, este tipo de balance entre la conservación y la explotación de los recursos naturales probablemente haga que las Cataratas del Niágara sigan siendo un destino digno de visitar —aunque eventualmente cesarán de existir, una vez la erosión alcance los sedimentos más suaves— y que prueba que sí es posible mantener una atracción natural sin que se interpongan los intereses humanos y lo destruyan por completo.El día que Estados Unidos secó las Cataratas del Niágara  4Foto: AP.

Te podría interesar: 

El caso de los pilotos que confirmaron haber visto ovnis en sus vuelos
La historia de Ishi, el último indígena yahi de Estados Unidos
12 crudas fotografías de los niños migrantes separados de sus familias y encerrados en jaulas en Estados Unidos

Referencias: