Historia

¿Dónde quedó mi lengua?

Historia ¿Dónde quedó mi lengua?

“Si yo nunca muriera, si nunca desapareciera. Allá donde no hay muerte, allá donde ella es conquista, que allá vaya yo”. Nezahualcóyotl

¿Dónde quedó mi lengua?, me preguntó un pequeño tipo en el transporte hace algunos días cuando regresaba de la jornada. No me hizo saber explícitamente su cuestionamiento, sino por su apariencia de vivir en El laberinto de la soledad de Octavio Paz, es decir: con base a imitaciones y búsqueda de identidad, concluí lingüísticamente que el tipo me abofeteaba los cacles y decía mírame ahora un lenguaje mocho y pueril.

El pueblo mexica. Una estirpe con lenguaje adoptado e “ilimitado” y también heredado por sus hermanos los Toltecas, hoy goza una triste cantidad de parlantes que debería asustar a los que se dicen mexicanos. El tzemanauacatlahtolli o mexicatlahtolli, mejor conocido por todos como Nahuatl, comenzó a perder hablantes conforme se instauró la corona española en lo que iban dejando de la entonces tierra libre, América para ellos. Junto con el castellano como nueva lengua dominante, se expandió en Mesoamérica con el propósito de fingir ser una herramienta para los misioneros, llevando la lengua a geografías donde no había influencia azteca.


mexicas

En 2011, sólo 12 personas mayores de edad eran hablantes del idioma Nahuatl en la comunidad de Concepción, Putla de Guerrero, México. Son pastores que perdieron su idioma ante la convivencia de mestizos, migración y su propia discriminación. Hasta hace unos años, si practicabas el Nahuatl te quedabas analfabeta, te quedabas en silencio pues no exirtía con quien hablar, hasta el procesador de textos discrimina la palabra Nahuatl sin acento.


idiogramas-en-nahuatl

A pesar de los contados, muy contados planes de rescate del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (INALI) por promover la lengua mexicana, los pobladores de sierras y senderos nacionales parecen refutarse a sí mismos ante cualquier intento de rescate, bajo el argumento de que es innecesario. Se denota que el esfuerzo de los gobernantes no está a la altura de las necesidades. El agua del manantial Nahuatl no viene más al pocillo familiar, sino que desaparece con el abrazante sol del idioma industrial mercante –sin sonar retrograda-.

“Hay que reiterar que si desaparece una lengua, no sólo se disipa el instrumento de comunicación, sino que se pierde una memoria histórica, un reservorio de información cultural, ecológica y médica” Carlos Zolla (investigador UNAM)

Existen muchas causas por las que una lengua puede desaparecer. Un ejemplo es la conquista española de América, en la que la hispanización y la fuerte influencia cultural europea que se produjo en el transcurso del siglo XVIII, hicieron que el número de hablantes fuera disminuyendo paulatinamente.


la-ensenanza-de-las-lenguas-indigenas


De acuerdo con expertos hay tres procesos principales por los que una lengua muere:

La sustitución lingüística o cambio de lengua: El cambio de lengua históricamente ha respondido a las siguientes causas: violencia, desastres naturales, presión económica, prestigio cultural, cambio voluntario, matrimonios mixtos.

La evolución lingüística o cambio lingüístico: La lengua sufre una serie de cambios lingüísticos que afectan tanto a su fonología como a su gramática de tal manera que la lengua reflejada en los escritos difiere de la lengua hablada.

La desaparición de los hablantes por violencia, guerras o epidemias, históricamente se ha dado con mucha menos frecuencia que las otras dos, pero el caso existe.

Hay un extraordinario testimonio de reversión y supervivencia, el hebreo, en el que una lengua muerta ha sido “revivida” para su uso diario – así es que como lengua le puede ganar a la muerte-. El hebreo había sido suplantado ya en la antigüedad por el arameo, aunque se había conservado como lengua litúrgica y era empleado en el siglo XIX por los movimientos sionistas. La decisión de dar al estado de Israel una lengua neutral como lengua oficial, es lo que ha dado el impulso para revivir el idioma. Naturalmente, la lengua ha tenido que modificarse y se han creado un gran número de neologismos para adaptarla al uso moderno.

¿Que pasara ahora con el Nahuatl? ¿Seguirá Nezahualcoyotl revolcándose y preguntandolo? ¿De qué serviría salvar esta lengua? ¿Es dar un paso más a la pérdida de identidad de una nación para ser absorbidos por otros?

Dejemos pues de hablar hoy el castellano y vayamos por ahí pensado cuánto hemos perdido por no saber el Nahuatl y su tenacidad de matilistli, su folclor, su ornamental conjunto de símbolos, su "titipuchal" de guturales sonidos y su fonética tan kualtsin como la del cenzontle que cruza las aguas sin morir.

Jesus_Helguera_Grandeza_Azteca


Referencias: