Historia

Drogas que se recetaban como medicinas

Historia Drogas que se recetaban como medicinas


"Debe ser reconocida cuán poderosa es la cuca (coca) en sus efectos sobre el trabajador. El hecho es que los indios que la usan se vuelven más fuertes y parecen más satisfechos, además de trabajar todo el día sin comer".

El testimonio del padre jesuita Blas Valera durante el dominio español en América, detalla los efectos de la hoja de coca en los indios de su comunidad. La coca, previo a la llegada española al continente, era uno de los elementos sagrados en las ceremonias incas, además de ser una fuente natural de energía, sobretodo en aquellos trabajos que lo exigían. Tal es el caso de los corredores de los Andes, quienes debían cruzar la montaña cargando comida y suministros. Con poco tiempo y disponibilidad para comer y tomar agua, los corredores masticaban la hoja de coca para contrarrestar el cansancio y la fatiga. 

Las observaciones sobre los efectos de la coca en el ser humano continuaron con el Dr. Poepping, quien a principios de 1800, detalló cómo los mineros chilenos trabajaban durante 12 horas seguidas, con poco alimento y descanso, pero con sus debidas pausas para mascar hoja de coca. El explorador alemán, reconocido por sus trabajos en Sudamérica, afirmó que los mineros aceptaban trabajar aún enfermos, siempre y cuando el patrón les permitiera mascar la sagrada hierba.

Considerando las propiedades medicinales de la hoja de coca, los europeos llevaron el conocimiento prehispánico al viejo continente como ingrediente activo de múltiples "medicamentos" que prometían revitalizar a la sociedad europea. Vinos, pastillas, infusiones y tés hechos a base de coca se comercializaron, aunque pronto se descubrieron las propiedades adictivas de la sustancia. La coca no fue la única sustancia que tuvo que regularse o prohibirse ante el efecto que generaba en el cuerpo humano y por esta razón te compartimos algunos ejemplos de drogas que antes se recetaban como medicamentos.

Vin Mariani 

Vino y cocaína en un elixir al alcance del público. Creada en 1863 por Angelo Mariani, este tónico patentado como medicina fue desarrollado después de que su creador leyera sobre las propiedades medicinales de la hoja de coca en un documento de Paolo Mantegazza. Vislumbrando una gran posibilidad económica, el químico francés creó una bebida que permitiera "revitalizar a toda una generación".

tonic-wine_2328288k

Al momento de exportar la bebida a Estados Unidos y ante la competencia de otras bebidas con mayor cantidad de cocaína entre sus ingredientes, Mariani aumentó el ingrediente de 6 mg. a 7.2 mg. por onza. El Vin Mariani tenía un efecto estimulante en el sistema nervioso central similar al que la cocaína pura provoca, pero que se potencializa por la generación de etilencoca en el hígado.

CocaPope

Con afiches que aseguraban que la bebida proporcionaba salud, fuerza, energía y vitalidad, Vin Mariani fue todo un éxito entre los círculos médicos e intelectuales de la época. Incluso se habla de que figuras como la Reina Victoria de Inglaterra, Thomas Alva Edison y los Papas León XIII y Pío X eran asiduos bebedores del tónico.


Heroína

A finales del Siglo XIX, Heinrich Dreser era el encargado del laboratorio de la pequeña pero prometedora farmacéutica alemana: Bayer. En una época en la que la tuberculosis y la neumonía encabezaban la lista de enfermedades mortales, los químicos intentaban desarrollar sustancias que permitieran asegurar un "sueño reparador", objetivo que llevó al químico inglés C. R. Wright a descubrir la heroína en 1874. Sin embargo, Dreser fue el primero en vislumbrar el potencial comercial de una medicina que sirviera como sustituto no adictivo de la morfina. De la mano de su otro gran producto comercial, la aspirina, Bayer se lanzó a un mercado dispuesto a ser conquistado. 

Bayer-heroin

El nombre de la droga proviene de la sensación que la nueva sustancia dejaba en los sujetos de prueba, los propios empleados de Bayer afirmaban sentirse "heroicos". La farmacéutica comercializó la heroína como un producto para la tos, los resfriados y para tratar la irritación. Sus principales campañas se enfocaron en el uso de la heroína en niños, prueba de ello son los recortes de periódicos españoles que han llegado a nuestros días. 

bayer-heroin-children-ads
bayers-heroina-for-irritation-and-bronchitis

Paregoric

En 1830 el uso de opio en Reino Unido alcanzó su máximo punto con más de 22 mil libras de opio importadas de Turquía por año. C0n una tradición recreativa proveniente de Oriente, el opio también se utilizó con fines medicinales, como en el caso del jarabe comercializado por Stickney and Poor, el que contenía 46 por ciento de alcohol y alrededor de tres gramos de opio por onza para tranquilizar a los bebés.  Incluso, el peculiar producto contenía una tabla de dosis dependiendo de la edad del niño. 

450px-Old_bottle_of_Paregoric-_Circa_1940's-_2013-04-07_22-46

Además de los usos para tranquilizar a un niño y evitar un dolor de cabeza para los padres, diversos productos con el opio como ingrediente activo anunciaban que era útil como medicamento contra la diarrea, la tos y el asma.  En el último caso, se creía que el opio relajaba los músculos que constreñían los tubos de los pulmones, ayudando al asmático a respirar mejor.

paregoric2

Absenta o ajenjo

La leyenda cuenta que esta bebida fue inventada por el Dr. Pierre Ordinaire en Couvet, Suiza. Las monjas de dicho pueblo comenzaron a vender la bebida como un elixir hecho a base de ajenjo, hinojo y anís. Posteriormente, y con una buena fama en los alrededores de Couvet, un tal Mayor Dubied compró la fórmula e instauró la primer destilería de absenta en París, la que no tardó en ganar fama entre la comunidad bohemia, artística e intelectual de la ciudad.

The_Absinthe_Drinker_by_Viktor_Oliva

El poeta francés Arthur Rimbaud escribió alguna vez que el ajenjo "liberaba su mente mientras soñaba despierto con viajes que nadie había hecho jamás", un testimonio que describe la creencia de que la absenta era capaz de detonar la creatividad y la conciencia. Asimismo, a partir de experiencias descritas por varios artistas del Siglo XX como Van Gogh o Toulouse-Lautrec, se ha argumentado que la bebida puede provocar alucinaciones, un hecho que hasta hoy genera debate.

Grageas antisépticas

drogas medicinales

Hechas a base de mentol, borato de sodio y cocaína, estas grageas se comercializaron a principios del Siglo XX con el argumento de que podían "suavizar las cuerdas vocales", convirtiéndolas en una medicina ideal para cantantes, actores y oradores. 






Referencias: