INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

El país latinoamericano donde abortar por ser violada es un delito

2 de febrero de 2018

Alonso Martínez

¿En qué momento comienzan los derechos de un ser vivo? ¿Cuándo dejan de importar los de una mujer violada?



Una mujer inocente está sentenciada a 30 años de prisión por tener un aborto involuntario.


No "mató" a su feto. De hecho, ni siquiera sabía que estaba embarazada.


Evelyn Hernández fue violada en repetidas ocasiones por un miembro de una pandilla de la zona rural en la que ella vivía con su madre. La estudiante de secundaria, de apenas 18 años de edad, se encontraba en la letrina de su hogar cuando comenzó a sangrar y sintió un abrumador dolor en su vientre, hasta que perdió el conocimiento.


Su madre, preocupada, la llevó a un hospital y descubrió que su hija había tenido un aborto involuntario. Los médicos, cumpliendo con su protocolo, avisaron a las autoridades, quienes, de inmediato, señalaron a Evelyn como una criminal.



Las leyes de El Salvador son claras: ninguna mujer puede abortar bajo ninguna circunstancia. Aunque hasta hace 20 años era legal abortar si el embarazo era producto de una violación, si el bebé tenía malformaciones o si ponía en riesgo la salud de su madre, una reforma al código penal y a la Constitución de ese país han convertido a las mujeres que abortan en criminales, así lo hayan hecho de forma voluntaria o sin siquiera saberlo.


El caso de Evelyn le ha mostrado al mundo la situación en la que viven cientos de mujeres en El Salvador, quienes temen pasar gran parte de su vida en prisión sólo por negarse a tener un hijo, especialmente aquellas que fueron violadas y que están embarazadas por un ataque sexual. No sólo se convierten en víctimas de un criminal, sino del propio sistema de justicia de su nación.


«Las mujeres han sido condenadas por asesinato tras haber sido acusadas de abortar, a veces con penas de cárcel de hasta 40 años. Para algunas de estas mujeres, el hecho de tener un aborto espontáneo o tener un parto de feto muerto fue utilizado como prueba para condenarlas», afirma el sitio Human Rights Watch, que se encarga de revelar este tipo de problemáticas al mundo entero para generar conciencia y tratar de cambiar el panorama social.



Otra mujer, que ha sido llamada simplemente "Beatriz", de 22 años, tuvo un embarazo de alto riesgo que puso en peligro su vida. Tratando de pedir ayuda de la justicia llevó su caso a la Corte Suprema para "pedir permiso" de abortar. Sin embargo, su petición fue rechazada, y aunque la Comisión Interamericana de Derechos Humanos trató de presionar al gobierno para salvar la vida de la mujer, la corte se rehusó. Beatriz tuvo que someterse a una cesárea de emergencia que salvó su vida pero que acabó con la del bebé, poniéndola en peligro de enfrentar más de 30 años de prisión.


Maria Teresa Rivera, de 28 años, fue hallada sangrando gravemente en el piso de su baño. Su madrastra la llevó a un hospital donde los doctores inmediatamente llamaron a las autoridades, y aunque la joven no sabía que estaba embarazada (y el feto había muerto de causas naturales) fue sentenciada a 40 años de prisión. Los médicos siempre tienen que hacer esa llamada, de lo contrario, ellos pueden ser los acusados y ser llevados a prisión.


Por su parte, Amnistía Internacional, organización global que defiende los derechos humanos, afirma que este tipo de prohibiciones ponen en peligro la vida de las mujeres ya que, al no tener una opción legal, las obliga a hacerlo de formas peligrosas. Asimismo, han criticado el trato criminal que se les da, a pesar de haber sido violadas o sin importar que el aborto haya sucedido de forma natural.



«La prohibición total del aborto no es más que una forma de tortura que cada día pone la vida de millones de mujeres y niñas en peligro».
—Erika Guevara Rosas, Amnistía Internacional


No existe una clara razón de por qué el gobierno se rehúsa a permitirle a las mujeres abortar. La BBC reportó que el año pasado un oficialista propuso la despenalización del aborto en los casos de violación, de riesgo de muerte maternal o de inviabilidad fetal, pero fue rechazada por el congreso.



El gobierno de El Salvador, al igual que el de Chile, Haití, Honduras, Nicaragua, República Dominicana y Surinam, se rehúsa a aceptar que los derechos de una mujer importan más que los de un feto no desarrollado.



De acuerdo con la organización mundial de la salud, 220 mujeres de cada 100 mil mueren por abortos realizados de forma peligrosa, mientras que el número es casi nulo cuando se lleva a cabo por profesionales de la salud, con los procedimientos apropiados.


¿Es justo que una mujer tenga que pasar casi un tercio de su vida en la cárcel por abortar? Beatriz sufrió un aborto involuntario, María no sabía que estaba embarazada y Evelyn fue violada. ¿Hasta qué punto importan sus derechos sobre los de un feto?

Estas leyes continúan existiendo por erróneas concepciones sobre el embarazo. Sin importar la salud o la condición social de la madre se le da prioridad a un ser sin conciencia y se le quita el derecho sobre su propio cuerpo.


**

Las fotografías de este artículo le pertenecen a The Guardian de su artículo "Los peligros del embarazo en un país donde el aborto es un crimen".

TAGS: Historia mundial América latina Violación
REFERENCIAS: The Guardian BBC CNN en español BBC Mundo

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

The Bizarre Theory That Claims Your Cellphone Is Conscious La Ciudad de las Ideas: el evento que reunirá a la robot más avanzada y las mejores mentes del mundo Gorka Lasaosa es Héctor "El Güero" Palma en Narcos de Netflix Sandra Ávila Beltrán, “La Reina del Pacífico”, que niega ser narcotraficante Nelson Mukhuba: el artista que asesinó a su familia y después se quemó junto a su obra Surutato, la joya turística de Badiraguato, tierra de "El Chapo", "El Mayo" y "El Azul"

  TE RECOMENDAMOS