El ginecólogo que luchó toda su vida para prohibir y criminalizar el aborto

sábado, 17 de junio de 2017 9:22

|alejandro lopez




Si a alguien habría que agradecerle por sus invenciones en el campo de la ginecología en los últimos dos siglos, sin duda sería a Horacio Storer, un hombre bien acomodado que después de estudiar en Harvard, decidió crear la primera asociación de ginecología de todo el mundo para estudiar con detenimiento el funcionamiento, la composición y las afecciones del aparato reproductor femenino, además de su innegable vínculo con la reproducción.

Storer fundó en 1869 la Sociedad Ginecológica de Boston y fue pionero en practicar la histerectomía obstétrica, una técnica que consiste en extraer el útero después del parto cuando éste requiere ser extirpado de urgencia por una condición que pone en riesgo la salud de la mujer.

feto de 3 semanas

No obstante, además de la principal contribución de Horacio a la ciencia médica, el ginecólogo graduado en Harvard también ocupa el polémico sitio de principal impulsor de la prohibición y criminalización del aborto. Sus estudios y activismo influyeron en definitiva para permear no sólo la legislación estadounidense al respecto, también la del resto de Occidente.

A principios del siglo XIX, la legislación en los Estados Unidos era flexible en cuanto a la interrupción del embarazo se trataba. No existían criterios definitivos y el aborto era practicado como una técnica tan común como cualquier parto. El único rasero que determinaba la legalidad o ilegalidad de este acto, era la "aceleración", un principio subjetivo basado en la experiencia sensorial de la madre sobre los movimientos del ser que cargaba en sus entrañas: dependiendo de la respuesta de la mujer encinta, se decidía si un aborto se realizaba o se continuaba el curso normal del embarazo.

feto de 3 semanas foto

Típicamente, la concepción de la interrupción del embarazo se debía en definitiva a la experiencia de las mujeres en la segunda mitad del siglo XIX; este procedimiento no se limitaba a aquellos embarazos que pusieran en riesgo inminente la vida de la madre (terapéuticos), pues para entonces, creer que existía una persona como tal en el vientre materno era una cuestión ignorada, incluso por la Iglesia Católica.

Sin embargo, el tema de la prohibición del aborto tomó un giro de 180 grados en cuanto la reproducción, el embarazo y las técnicas para tratarlo se politizaron: en 1847 nació la Asociación Médica Estadounidense (AMA), con la premisa de "estandarizar las prácticas médicas y mejorar la sanidad pública". Para entonces, era minoritaria la población que requería de un doctor para dar a luz. El rol tradicional y milenario de las parteras se mantenía en pie, mientras la medicina se convertía poco a poco en una profesión lucrativa con lo más valioso de un ser vivo: su salud.

feto de 6 o 7 semanas

Diez años más tarde, luego de volver de estudiar durante una temporada en Escocia e influido por este contexto, Storer inició una "campaña contra el aborto" para influir en la AMA sobre este procedimiento. Su idea era crear un comité que se diera a la tarea de investigar a fondo las consecuencias del aborto y muy especialmente, legislar en contra de él tomando a tales estudios como prueba. 

La campaña de Storer creció apoyada por otros especialistas de su profesión y después de alimentar su discurso y defenderlo con vehemencia por todo el país. Finalmente en 1859, la AMA vio con buenos ojos su reporte y decidió utilizarlo como su canon para decidir las reglas y la postura oficial de la Asociación. No sólo eso: al mismo tiempo, la organización de médicos envió decenas de peticiones a los gobiernos estatales para cambiar, endurecer y criminalizar la legislación sobre el aborto.

feto de 8 9 semanas

Para 1880, la gran mayoría de los Estados Unidos había seguido la "recomendación" de la AMA y la interrupción del embarazo pasó de ser una práctica común a convertirse en un delito. A pesar de que el punto de vista de Horacio parecía razonable en su tiempo para tales especialistas, su pensamiento como el del grueso de la comunidad anglosajona, estaba influido por la época victoriana y por tanto, cargaba con un halo de conservadurismo y machismo del que el propio Storer jamás se pudo desprender. No fue hasta 1967 que la ley de Storer enfrentó una revisión y de nueva cuenta, la legislación cedió paulatinamente ante el tema del aborto.


-
La cuestión que intrigó a Horacio y le hizo luchar frente a la AMA y otras organizaciones, hoy sigue siendo tan polémica como decisiva para millones de mujeres alrededor del mundo. Ante un terreno tan sinuoso, la legislación debería escuchar todo lo que la ciencia tiene por decir antes de juzgar sin conocimientos pero sobre todo, respetar los casos particulares de cada mujer que tiene entero derecho, responsabilidad y libertad para decidir sobre su propio cuerpo sin intromisiones. Si quieres informarte más sobre el tema, no dudes en leer "¿Puede sentir dolor un feto? La pregunta definitiva para despenalizar el aborto". O bien, lee "Razones por las que decidí abortar aunque el mundo me juzgara".


*
Referencia

Timeline



TAGS: Mujeres
REFERENCIAS:
alejandro lopez

alejandro lopez


  COMENTARIOS