Xicoténcatl luchó contra los conquistadores y se negó a unirse a la alianza entre españoles y tlaxcaltecas. Esta es su historia


Si creciste en México año tras año de la educación pública leíste y te explicaron todo lo que debías saber de nuestros antepasados y en particular sobre el desarrollo de la conquista española en México. De cómo antes de la llegada de Hernán Cortés hubo otras expediciones que poco a poco fueron acercándose desde el Caribe hasta las tierras mexicanas, y de cómo fueron incursionando en la selva y la Sierra, sometiendo pueblos, forjando alianzas e instaurando el vasallaje a la Corona Española. Nombres como el de Juan Grijalva, Pedro de Alvarado o Diego de Velázquez podrán sonarte, aunque no recuerdes precisamente cuál fue su papel en aquel entonces.


[Hernán Cortés y La Malinche]


En ese mismo sentido, es probable que recuerdes nombres destacados como el de Moctezuma, Cuitláhuac o Cuahutémoc, sin embargo, hoy te contaremos sobre Xicoténcatl el joven, un nombre que tal vez escuchaste alguna vez. Podrás preguntarte por qué nos detenemos en él, y es que en el tiempo en el que Cortés y sus compatriotas decidieron marchar hacia México-Tenochtitlan, alrededor de 1519, los tlaxcaltecas se hicieron aliados invaluables para lograr la posterior caída de los mexicas.


La alianza entre tlaxcaltecas y españoles


En un principio la alianza no fue certera. En Tlaxcala convivían cuatro señoríos que tenían una estructura de senado, sus representantes principales eran Xicoténcatl Huehue “el viejo”, Maxixcatzin, Citlalpopocatzin y Hueyolotzin, entre los cuales el primero, junto a su hijo, Xicoténcatl "el joven" —o Xicoténcatl Ayacatzin— se opusieron a aliarse con los españoles.


[Desiderio Hernández Xochititzin, La historia de Tlaxcala y su contribución a lo mexicano, mural en el Palacio de Gobierno de Tlaxcala].


Fue en ese mismo año de 1519 en el que Xicoténcatl "el joven" comenzó una batalla —bastante desigual, como lo serían la mayoría de los enfrentamientos entre los indígenas y los españoles—, al emboscar al pequeño ejército de Cortés durante el día, y posteriormente durante la noche, siendo ambos embates desfavorables para los guerreros tlaxcaltecas.


[Lienzo de Tlaxcala. Hernán Cortés y Xicoténcatl el viejo se encuentran. Abajo y al centro se encuentra La Malinche.]


Estas dos derrotas consecutivas contra un ejército considerablemente menor hicieron que los señores de Tlaxcala le impusieran una orden de cese a las hostilidades de Xicoténcatl y comenzaron su alianza, misma que fue concertada en el cerro de Tzompantepec, e incluso días después Xicoténcatl "el viejo" le ofreció aposento a sus nuevos aliados, siendo uno de los acuerdos para la paz el matrimonio entre su hija Tecuelhuetzin con Pedro de Alvarado.


[Lienzo de Tlaxcala. Los conquistadores españoles y los aliados tlaxcaltecas en Metztitlan.]


Con esta alianza formada, Xicoténcatl “el joven” fue apostado para comandar a las fuerzas tlaxcaltecas durante el asedio a Tenochtitlan y así lo fue hasta que abandonó las tropas aliadas en 1521 con la intención de organizar la resistencia, nuevamente en Tlaxcala. No obstante este guerrero no lo logró y fue aprehendido, y posteriormente colgado, en Texcoco por haber desertado de la guerra y traicionado a los españoles.


[Muerte a Xicohténcatl]


A la fecha Xicoténcatl es reconocido por ser uno de los principales pilares de la resistencia de los pueblos prehispánicos, además de los pocos que tenían conciencia de que los recién llegados no eran los dioses que otros creían y que más bien se trataban de simples mortales que no los veían como sus iguales. 


**

En portada: detalle de Rodrigo Gutiérrez, El senado de Tlaxcala, 1875. Museo Nacional de Arte, Ciudad de México.

Xicoténcatl padre e hijo «hablan ante sus pares, los jefes tlaxcaltecas, en la deliberación sobre la alianza con Hernán Cortés en contra de la poderosa Tenochtitlán (1519-1521)».


*

También podría interesarte:


9 mitos sobre el México prehispánico que siempre creíste ciertos

La leyenda de los nahuales en la mitología prehispánica