El hombre que ha hecho más preguntas en el mundo
Historia

El hombre que ha hecho más preguntas en el mundo

Avatar of Diego Fernandez

Por: Diego Fernandez

4 de mayo, 2016

Historia El hombre que ha hecho más preguntas en el mundo
Avatar of Diego Fernandez

Por: Diego Fernandez

4 de mayo, 2016

Entro a su oficina. Ya es hora de comer pero él parece no darse por enterado, dice sentir un malestar, así que sigue haciendo lo que hacía. Me ofrecen una cerveza que acepto sin dudar. Afuera hace calor, el cielo es tan azul como el de los dibujos de los niños y la oficina da el aire de frescura que tanto necesito. Él sigue trabajando en su nuevo proyecto como quien está en la búsqueda misteriosa de un tesoro. Trabaja como un bibliotecario empedernido, como el escritor que es; siempre investigando, dudando, pensando en la última pregunta que va a estructurar. En los estantes repletos de libros y enciclopedias que decoran la oficina se encuentran colocadas cajas de juegos de preguntas y respuestas como cofres ocultos que guardan las respuestas de la vida. Es majestuoso mirar las cajas como quien lee la historia de un juego de mesa que absolutamente todos hemos jugado. Quien esté libre de la ignorancia, que arroje la primera piedra.

raices-inteligencia-plantas-L-yUlaut

No he conocido a hombre más culto que Sergio Schaar. No cabe duda de que hablar con él es como abrir una enciclopedia. Es un hecho que se puede tratar temas diversos a lo largo de su amena charla, desde el origen del Universo hasta la realidad política nacional e internacional, desde el Río Amazonas hasta la vida de los más representativos héroes y villanos de la Historia Mundial. Él, sin duda alguna, es el hombre que más preguntas ha hecho en la historia de la humanidad. Es un ejemplo a seguir. No tengo ni la más remota duda. Se trata del creador del juego “Maratón”, un juego de trivia (hago mal en llamarlo así) que ha unido a familias enteras alrededor de una mesa. Basado en la helénica carrera de cuarenta y dos kilómetros, Maratón es un juego de mesa único en su especie que surgió en 1985 en la Ciudad de México. “Coincidió con la llegada del gran temblor”, me dijo un día mientas bebe un sorbo de agua. Un gran temblor para la cultura, diría yo.

maratón juego de mesa

La vida se resume a las preguntas que nos cuestionamos para entender nuestro entorno. Preguntamos por naturaleza, porque somos humanos: ¿A dónde van los recuerdos cuando uno cumple 85 años? ¿Por qué Cervantes no quería recordar el nombre de un lugar de la Mancha? ¿A dónde se van los gorriones cuando graniza? ¿Siempre hay un pájaro que vuela libremente en busca de su jaula? ¿Por qué hacen tantas preguntas los niños? ¿Cómo se conocieron Athos, Porthos, Aramis y D’Arthagnan? ¿En qué pensaba Picasso al pintar? ¿Por qué encarcelaron a Jean Valjean? ¿Por qué el alcohol es un elemento indispensable en la literatura? ¿Qué hacía Dalí al pintar los relojes? ¿De dónde vengo? ¿A dónde voy? ¿Cómo es que hay que vivir? ¿Por qué estamos aquí y no allá?

Una mesa puesta en domingo familiar. La familia se reúne para comer y, mientras está lista la comida, para entretener a los hijos que aún son niños, Sergio comienza a hacer preguntas sobre las monedas del mundo. Al paso del tiempo las preguntas fueron subiendo de nivel, ahora preguntaba cuáles habían sido los once emperadores aztecas, con nombre y año de su mandato. También acostumbraba a preguntar las capitales para entrar en calor. Después serían preguntas sobre Biología, Geografía e Historia del mundo. Quizá sea la mejor forma de entretener a cualquiera: con la cultura. De esta forma tan singular fue como surgió de la mente de este gran creador la idea de generar un juego que uniera a la familia, usando la cultura, la historia y la ciencia como los pilares fundamentales para reinventar el conocimiento de manera lúdica.

maratón

El primer juego “Maratón” constaba de seis mil preguntas, para redactarlo, Sergio Schaar tenía que leer libros enteros, adentrarse a las enciclopedias y corroborar que la información expuesta en las pequeñas tarjetitas era verídica por medio de un riguroso trabajo de investigación que hacía con esmero. Un amigo suyo tenía otro amigo que era propietario de una imprenta que serviría como el horno del primer tiraje del juego “Maratón”. A Sergio se le ocurrió darle el nombre al juego mientras se estaba bañando, también ideó la existencia de una ficha negra que sería denominada Ignorancia, quien avanzaría un kilómetro en el tablero si es que nadie sabía la respuesta de la pregunta dictada.  Es cierto que el Internet ha traído grandes cambios para muchos, para Sergio Schaar ha sido un progreso en su labor, pues la ha facilitado, la ha hecho menos densa, pues las preguntas del juego ahora pueden realizarse con mayor rapidez con la llegada de las enciclopedias virtuales y con los espacios de la red encaminados hacia el conocimiento.

maratón

El primer juego de Maratón fue vendido en la librería Gandhi. Después de sufrir mil y un puertas cerradas, Sergio Schaar encontró en la librería un punto de venta que lo llevaría a surtir juegos más de una ocasión al día. “La gente hacía filas inmensas para comprar el juego”, me dice mientras tomamos café. Es cierto, Maratón es un producto totalmente distinto, un producto único que las tiendas de autoservicio no querían vender porque se arriesgaban al fracaso pero, cuando Maratón logró lo imposible, cada una de las tiendas que rechazaron el juego en un principio, comenzaron a pedir el producto como si fueran barras de chocolate Wonka en el mundo de Ronald Dahl.

Sergio lleva más de cuarenta años cuestionándose de todo lo que toca su cultura. Sócrates decía que lo único cierto que sabía era que no sabía nada. Quizás ésa sea la fórmula del conocimiento, miles se preguntan a diario, miles entran en pasmo cuando se ven desnudos ante una pregunta que no saben contestar. Ése es el camino al conocimiento: la cuestión, la pregunta, la duda. Si Sergio es un escritor, Maratón resume la galaxia que es su obra. Doscientas mil preguntas se dicen fáciles.

a incapacidad de vivir en un mundo sin letras:

Sergio es un hombre adelantado para su época. Es, tal vez, un alma vieja que va en búsqueda de su libertad por medio de las preguntas pero, sobre todo, en la búsqueda de respuestas. Así somos los seres humanos, siempre vamos en la búsqueda inconexa de encontrar una respuesta a nuestras preguntas. Maratón ha cumplido treinta años de estar en el mercado, la versión conmemorativa del juego ya está en los aparadores de las tiendas, es tiempo de jugar para vencer a la ficha negra, para luchar en contra de la ignorancia y ganarle a la cultura. Tengo una pregunta: ¿Quién no ha jugado Maratón? Todos hemos jugado alguna vez este juego. He acertado. Avanzo un kilómetro, ¿y ustedes?


Referencias: