El lado oscuro de Einstein que demuestra su racismo y xenofobia

Martes, 26 de junio de 2018 12:01

|Alejandro I. López
el lado oscuro de einstein que demuestran su racismo y xenofobia

La vida de Einstein no puede ser más celebrada. Es el estereotipo de una persona brillante, el genio del siglo XX que utilizó su influencia para atender causas urgentes, pero la publicación de sus diarios podría cambiar todo lo que creemos saber sobre él.



En el otoño de 1922, Einstein inició un viaje por Asia de aproximadamente cinco meses. Con su fama por todo lo alto, gozaba de un prestigio inédito para cualquier otro científico. Tres años antes había saltado a la fama gracias al eclipse solar que confirmó su teoría sobre la curvatura de la luz y unos meses atrás (1921) recibió el Premio Nobel de Física.


Con estas credenciales en mano, Einstein viajó por ciudades como Hong-Kong, Singapur, Japón y Palestina para concluir su viaje en Barcelona en la primavera de 1923. Durante su travesía, el científico más popular de todos los tiempos llevó consigo un diario de viaje, testigo de algunos de sus pensamientos más íntimos en un continente ajeno a su raigambre europea.


el lado oscuro de einstein que demuestran su racismo y xenofobia 1


Los diarios de este viaje fueron recientemente publicados por el sello editorial de la Universidad de Princeton, sin advertir que su contenido —traducido por primera vez al inglés— podría cambiar de súbito la concepción del genio de cabello caótico que revolucionó la física moderna.


Lejos de encontrar al Einstein más visitado en alguna de sus facetas de curioso insaciable, enamorado o activista contra la bomba atómica, los diarios revelaron un lado oscuro: el de la intolerancia, el racismo y la xenofobia.


el lado oscuro de einstein que demuestran su racismo y xenofobia 2


Los apuntes del autor de la Teoría de la relatividad resultaron en una faceta hasta ahora invisible, cubierta por el velo de admiración sin límite hacia su figura. El mismo hombre que trató de convencer al mundo de que la bomba atómica era una pésima idea, aquél que escribió ensayos con tintes progresistas sobre cuál era la mejor forma de organización social con una lucidez única en su tipo; el refugiado alemán que escapó a los Estados Unidos durante el auge del fascismo resultó incapaz de escapar del pensamiento de intolerancia y supremacía racial, un cáncer social de su tiempo.


Einstein definió a los chinos como una manada y escribió despectivamente sobre las mínimas diferencias que encontraba entre ambos sexos: «Noté la poca diferencia que existe entre hombres y mujeres. No entiendo qué clase de atracción fatal poseen las mujeres chinas que embelesan a los hombres hasta tal punto que son incapaces de defenderse contra la formidable bendición de la descendencia».


el lado oscuro de einstein que demuestran su racismo y xenofobia 3


«Incluso aquellos —chinos— reducidos a trabajar como caballos nunca dan la impresión de estar sufriendo de forma consciente. Una nación peculiar parecida a una manada, a menudo más como autómatas que como personas», escribió el Nobel.


En un ejercicio hipotético, Einstein plasmó su opinión sobre lo que pasaría si la raza china reemplazara a otras:


«Sería una lástima si los chinos reemplazaran a otras razas; para nuestro gusto, el sólo pensarlo resulta impronunciable y sombrío».


el lado oscuro de einstein que demuestran su racismo y xenofobia 4


Durante su estancia en Colombo, capital de Sri Lanka, el físico concibió a los locales de una forma general y rudimentaria, afirmando que «viven en gran inmundicia y con un hedor considerable a nivel del suelo», además de asegurar con desagrado que «hacen poco y necesitan poco: el ciclo económico de la vida».


Desgraciadamente, los documentos no dejan espacio para dudas o malinterpretaciones. En el pensamiento más profundo de Einstein también se gestaba un ideal de supremacía que veía con desdén a algunas culturas distintas a la propia, mientras realzaba el de otras —como la japonesa—, a quienes se refirió como «almas puras como no hay en ningún otro lugar».


el lado oscuro de einstein que demuestran su racismo y xenofobia 5


Los descubrimientos anteriores no pretenden borrar un ápice de su producción científica, tan valiosa como incontestable, ni provocan un descrédito a sus principales aportaciones a la física probadas una y otra vez —ahora a escala galáctica—; sin embargo, rompen con la idea romántica que muchos creímos cierta de un hombre íntegro, consecuente entre su acción y pensamiento, para mostrar el lado más humano y obtuso de una de las más grandes mentes de la historia.


*

Ahora lee:


El eclipse que convirtió a Einstein en el científico más popular de la historia

El día que Einstein confesó su teoría de la felicidad a un mensajero japonés


Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Historia y Ciencia
  COMENTARIOS