El cráneo de María Magdalena y su misterioso olor a rosas

El cráneo de María Magdalena y su misterioso olor a rosas

Por: Abril Palomino -

Existen un sinfín de leyendas y mitos alrededor de las supuestas reliquias de quien fue la esposa de Jesús.


Se dice que si quieres ver las reliquias de María Magdalena, deberás viajar a la iglesia de Vézelay en Provenza, Francia. Estos objetos han sido sumamente polémicos, ya que se rodean de leyendas e historias contradictorias. Algunos dicen que María Magdalena terminó sus días en Éfeso con San Juan y la Santísima Virgen, otros dicen que sus reliquias fueron retiradas de allí a Constantinopla.

Otra leyenda asocia a Francia con María Magdalena, supone que la mujer escapó, junto con Lázaro y sus hermanas, de la persecución, llegando a las costas de la Galia. María Magdalena evangelizó partes de Francia y pasó sus últimos días viviendo en una cueva en Provenza. Sus reliquias fueron veneradas primero en Vézelay. Más tarde, St Maximin-la Sainte Baume afirmó que sus reliquias estaban allí y se podía ver lo que se supone, era su cráneo en la Basílica de St Maximin.

  Artículos Relacionadosjesus-cristo-apolonio-de-tiana-similitudes-confusionhistoriaLa teoría que asegura que Jesucristo era un filósofo griego y tenía otro nombre

  Artículos Relacionadosmexico-estado-mas-y-menos-catolicohistoriaCuál es el estado más católico y por qué cada vez menos personas creen en Dios en México

El cráneo de María Magdalena descansa la mayor parte del año en la cripta de la Basílica Sainte Marie Madeleine, una basílica gótica  cuya construcción comenzó en 1295 bajo Carlos II de Anjou, Rey de Nápoles, Conde de Provenza y sobrino de San Luis (Rey de Francia). El cuerpo de María Magdalena fue enterrado en este terreno, y luego escondido durante siglos sólo para ser redescubierto el 10 de diciembre de 1279 durante las excavaciones ordenadas por el propio Carlos II.

El mito del craneo de María Magdalena Foto: Lapidas MorenoLos restos de María Magdalena se encontraron intactos, excepto por su hueso de la mandíbula. En el polvo dentro de la tumba había una tableta de madera envuelta en cera. La mandíbula de María Magdalena fue enviada a Roma después de una excavación previa de su tumba y antes de la invasión del 710 d.C. , cuando todas las reliquias importantes en Francia estaban ocultas. En Roma, el hueso de la mandíbula de María Magdalena había sido venerado durante siglos. Con la noticia del descubrimiento de 1279, el Papa Bonifacio VIII devolvió el hueso de la mandíbula a St. Maximin-la-Sainte-Baume y el 6 de abril de 1295 se reunió con el cráneo de María Magdalena. Se dice que cuando se abrió por primera vez la tumba de María Magdalena en 1279, había un maravilloso olor a rosas que llenaba el aire, y había un pequeño trozo de piel pegado a su cráneo, en el lugar donde Jesús la tocó después de su resurrección. Los obispos que presenciaron la excavación llamaron al trozo de piel "noli me tangere", porque supusieron que a través del milagro del toque de Jesús, la piel aún estaba viva. Los encargados de las reliquias sellaron cuidadosamente el "noli me tangere" en un florero de vidrio. 

En el siglo XVII, los protestantes destruyeron la abadía benedictina de Vézelay, convirtieron la iglesia en un establo y destruyeron las reliquias. En 1793, durante la Revolución Francesa, el santuario fue asaltado y las reliquias arrojadas. La basílica de St. Maximin se salvó de la destrucción total, al transformarla en una tienda del gobierno.

La leyenda del craneo de María Magdalena Foto: Wikimedia CommonsJoseph Bastide, sacristán de St. Maximin, quitó el cráneo de María Magdalena y el "noli me tangere". Después de la Revolución, Bastide llevó su tesoro al arzobispo.  Las reliquias de María Magdalena, que están allí ahora, fueron entregadas a la iglesia después de su restauración.

Menos de un siglo después, en el momento en que se creó el relicario de oro para albergar el cráneo con su cabello dorado, llevado por cuatro ángeles dorados (presumiblemente 1860 porque los números romanos "MDCCCLX" están en la parte posterior), el artista diseñó un lugar especial debajo el cráneo para poner el frasco de vidrio que contiene el precioso "noli me tangere".

  Artículos Relacionadoshistorias-ocultas-de-la-biblia-y-otros-pasajes-que-fueron-borradoshistoriaEl romance de Jesús con María Magdalena y otros pasajes que fueron borrados de la Biblia

  Artículos Relacionadosmisterios-sobre-maria-magdalenahistoriaMisterios sobre María Magdalena, la compañera de Jesús

En la actualidad, creyentes y turistas pueden encontrar el cráneo de María Magdalena en la cripta detrás de una rejilla de hierro debajo de la planta baja de la basílica, bajando una estrecha escalera de piedra, justo detrás de su sarcófago de alabastro. Es difícil ver el cráneo a través de la rejilla de hierro, incluso cuando se está cerca. 

El craneo de María Magdalena Foto: Visual ForensicA partir del 22 de julio, durante toda una semana, el cráneo es sacado de este lugar con todos los cuidados, cuando comienza la fiesta de María Magdalena. El cráneo de María Magdalena en su relicario de oro pesa aproximadamente 400 kilos, lo llevan ocho hombres desde la basílica a través de las calles de St. Maximin-la-Sainte-Baume en una procesión a la luz de las velas con canciones y oraciones. Cuando sacan el cráneo de María Magdalena al aire libre, lo cubren con una capa dorada para protegerlo.

Es realmente curioso que, después de 2 mil años, el supuesto cráneo de María Magdalena se conserve en una pequeña ciudad en el sur de Francia, para que todo el mundo lo vea. Muchos testigos aseguran que aún perdura el característico aroma de rosas. Sin embargo, es imposible confirmar el origen de los huesos de estas reliquias, sin embargo el cráneo continúa siendo un precioso tesoro para los creyentes católicos.  Craneo de María Magdalena Foto: Marie Magdalene

Te puede interesar: 

La Pasión de Cristo en Iztapalapa: historia y dónde verla en vivo

La teoría que asegura que Jesucristo era un filósofo griego y tenía otro nombre

La extraña teoría japonesa que asegura que Jesucristo murió en Japón

Referencias: