El Papa Francisco ¿reformista o experto en relaciones públicas?
Historia

El Papa Francisco ¿reformista o experto en relaciones públicas?

Avatar of Victor Martinez

Por: Victor Martinez

23 de diciembre, 2015

Historia El Papa Francisco ¿reformista o experto en relaciones públicas?
Avatar of Victor Martinez

Por: Victor Martinez

23 de diciembre, 2015



El 28 de febrero de 2013, una noticia acaparó los espacios noticiosos de todo el mundo: por primera vez en 598 años, el Sumo Pontífice de la Iglesia católica renunciaba a su cargo. Tras sólo ocho años como Papa, Joseph Ratzinger –mejor conocido como Benedicto XVI– decidió retirarse de la vida pública, dejando vacante el liderazgo de la religión más popular del planeta (2.2 miles de millones de fieles). Esto, aunado a los constantes reportes de abusos sexuales cometidos por miembros de la Iglesia, sumió a la cristiandad en una de sus crisis más agudas de los últimos siglos.

Pero, vista de cierta forma, toda crisis es una oportunidad disfrazada. Justo en el momento en que la Iglesia católica necesitaba recuperar la credibilidad y dar la impresión de que estaban dispuestos  a adaptarse a una nueva era, surgió la ocasión de llevar a cabo uno de sus ritos más populares: el cónclave. Para los fieles es un momento de alta expectación y para los que no lo son, es, cuando menos, una curiosidad. Lo cierto es que mientras dura aquella reunión, los ojos del mundo están puestos en la Plaza de San Pedro a la expectativa de la fumarola blanca y el tradicional: Habemus Papam.


Papa Francisco
Aprovechando la oportunidad –y los reflectores–, los jerarcas de la Iglesia eligieron como nuevo líder al Cardenal Jorge Mario Bergoglio. Este hombre representaba, por lo menos en el papel, una ruptura con los tradicionales criterios de aquel colegio elector: se trataba del primer pontífice perteneciente a la Compañía de Jesús; el primero nacido en el continente americano (desde el año 741 todos habían sido europeos) y el primero proveniente del hemisferio sur.

papa-francisco
El nuevo Papa, quien eligió el nombre de Francisco en honor a san Francisco de Asís, no tardó en compartir su mensaje de cambio:

“¡Ah, cómo me gustaría una Iglesia pobre y para los pobres!”, dijo en una audiencia al explicar su elección de nombre papal.

Su visión progresista y perfil sobrio le ganaron rápidamente el apodo de “Papa de los pobres” y lo hicieron acreedor a todo tipo de elogios y reconocimientos, incluyendo el título de “Persona del año” otorgado por la revista Time –el último pontífice en ser distinguido con este título fue Juan Pablo II en 1994–. Parecería que con la elección de Francisco, la Iglesia católica consiguió su más grande éxito mediático en varias décadas, lo que obliga a preguntarse lo siguiente: ¿Obedeció el nombramiento a una estrategia de relaciones públicas, o se trata de una verdadera apuesta por la modernidad de parte de una institución notable por su rigidez e intransigencia?

papa de la iglesia

Hay argumentos para defender ambas posturas y por lo menos tres temas que sirven como pruebas de tornasol para determinar si los cambios al interior de la Iglesia han sido sólo cosméticos o de fondo. El primero de estos es el abuso sexual.  

A principios de 2013, Francisco pidió a la Congregación para la Doctrina de la Fe, un órgano colegiado del Vaticano, la promoción de medidas de protección para los menores y creó una comisión encargada de investigar los casos de pedofilia en la Iglesia. Atendiendo a las recomendaciones de dicha comisión, el Papa aprobó la creación de un tribunal especial para juzgar estos casos. ¿El problema? La Iglesia resuelve estos asuntos de forma interna. A los culpables de abusar sexualmente de un menor, o de encubrir el acto, se les obliga a dimitir y se les invita a entrar en un convento de clausura para cumplir con un retiro espiritual, lo cual es, desde cualquier perspectiva, absolutamente insuficiente.

pedofilia

Un ejemplo de buenas intenciones pero un compromiso vago con la justicia (terrenal) se dio hace unos meses cuando el sumo pontífice otorgó, con motivo del 75 aniversario de la Congregación de los Legionarios de Cristo, un año jubilar con indulgencia plenaria a todos sus miembros, esto consiste en una “remisión de las penas temporales por los pecados ya perdonados que el pecador debería purgar en la vida presente o en la futura, antes de poder entrar en la plena comunión con Dios en el cielo”. Entre los “pecados” cometidos –y ampliamente documentados– por el fundador de dicha congregación, el mexicano Marcial Maciel, están el abuso sexual, las adicciones y el plagio.

En cuanto al primer tema, todo apunta a que la Iglesia no ha pasado la prueba. Francisco ha mostrado voluntad pero, mientras no haya verdadera cooperación entre la justicia civil y la religiosa, no se puede hablar de un auténtico reformismo.

El segundo tema que ha puesto al ex arzobispo de Buenos Aires en la agenda pública es el cambio climático. En junio de 2015, Francisco presentó la encíclica "Laudato Si´ segunda de su pontificado, en la que expone cinco puntos clave sobre la protección medioambiental. El documento, que consta de 190 páginas, es el primero de su tipo en referirse al planeta Tierra y la naturaleza como una “casa común” de los hombres. “Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra Madre Tierra, la cual nos sustenta, gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba” se lee en el primer párrafo. En otros tiempos, una declaración así, con alusiones a la Madre Tierra, habría bastado para desatar la furia de los inquisidores, prestos siempre a reprimir cualquier eco de paganismo.

Laudato si
En Laudato Si’, Francisco afirma que el calentamiento global es real; que es en parte responsabilidad de la actividad humana, que los países ricos tienen una “deuda ecológica” con los países pobres y que se necesita un consenso global, además de sacrificios individuales, para atacar el problema. En un comunicado de prensa, el director de Greenpeace Internacional, Kumi Naidoo, dijo acoger con satisfacción “la valiosa intervención del Papa Francisco en la lucha común de la humanidad para evitar un cambio climático catastrófico”.

La encíclica Papal llegó en el momento justo, consiguió infundir aliento al debate internacional en torno al cambio climático –a unos meses de la XXI Conferencia sobre Cambio Climático (COP21) – y dejó muy bien parado al Sumo Pontífice.

Todo indica que, en este tema, la Iglesia mostró buena disposición y voluntad de cambio. Sólo hay que recordar que en este frente no tenían nada que perder y todo por ganar. Promover medidas para detener el cambio climático no conlleva ningún riesgo a la doctrina, a diferencia del siguiente tema:

Los derechos sexuales y reproductivos

Está claro que, en términos de protección a los derechos de las mujeres y los miembros de la comunidad LGBT, el mundo ha avanzado mucho. Según datos de la ONU, en el 97% de los países del mundo está permitido realizar un aborto para salvar la vida de la madre (en 49% si el embarazo es producto de abuso sexual o incesto) y en por lo menos 21 es legal el matrimonio entre personas del mismo sexo. ¿Cuál es la posición de la Iglesia y de Francisco ante estos temas?

cancer metodos anticonceptivos
En cuanto al aborto: “es un tema que no está sujeto a supuestas reformas o modernizaciones”, escribió en la Exhortación Apostólica Evangelii Gandium. El pontífice también está en contra del uso de anticonceptivos artificiales. En línea con la posición tradicional de la Iglesia, promueve el método anticonceptivo natural: la abstinencia.

En una de sus citas más célebres, el Papa dijo: “¿Quién soy yo para juzgar a un gay?” Se trata de una declaración inaudita de parte de un obispo de Roma; sin embargo, al ser cuestionado sobre los matrimonios entre personas homosexuales, es decir, sobre una verdadera reforma que tenga un impacto directo en la forma en que la Iglesia hace las cosas, Francisco se limitó a responder: "Todos ustedes conocen perfectamente la posición de la Iglesia sobre ese tema".

vaticano-
Dos cosas quedan claras. Primero, Francisco es un extraordinario político (lo cual no necesariamente está reñido con ser un extraordinario ser humano). En segundo lugar, a pesar de sus esfuerzos –o con ellos–, la Iglesia continúa poniendo en práctica lo que en política se conoce como gatopardismo: “cambiarlo todo para que nada cambie”.

Fuentes:

Papa otorga Año Jubilar con indulgencia plenaria a Legionarios de Cristo en 75 aniversario, ACIPRENSA, octubre 2015.

The Future of World Religions: Population Growth Projections, 2010-2050, Pew Research Center, abril 2015.

Carta encíclica Laudato Si’, Papa Francisco, mayo 2015

Cinco puntos clave de la "histórica" encíclica del papa Francisco sobre el cambio climático, BBC Mundo, junio 2015

Greenpeace espera que la Encíclica del Papa sirva para acelerar el fin de los combustibles fósiles, Greenpeace, junio 2015

World Abortion Policies, UN, 2011

21 Other Countries Where Same-Sex Marriage Is Legal Nationwide, Olivia B. Waxman, Time Magazine, junio 2015. 





Referencias: