El Premio Nobel que le dio de comer al mundo y después lo envenenó
Historia

El Premio Nobel que le dio de comer al mundo y después lo envenenó

Avatar of Ivan Montejo

Por: Ivan Montejo

11 de mayo, 2016

Historia El Premio Nobel que le dio de comer al mundo y después lo envenenó
Avatar of Ivan Montejo

Por: Ivan Montejo

11 de mayo, 2016



El conflicto se había estancado, su teniente constantemente les aseguraba que los alemanes estaban cerca de rendirse, nadie podía soportar tanto tiempo en las trincheras. Cuando escuchaba estos discursos, no sabía si hacía mención de los enemigos o de ellos mismos. El lodo, las enfermedades y las chinches en muchas ocasiones habían provocado que sintiera envidia por sus compañeros caídos, pero tenía que borrar estas ideas, debía dar la vida para proteger a Francia de los germanos. 


Fritz Haber trinchera

Un día, una particular noticia del otro lado llamó su atención, últimamente lo único que recibían de los alemanes eran ocasionales disparos que ya se habían convertido en una costumbre. El hombre de los binoculares aseguró que entre el ejército germánico se encontraba un particular visitante que destacaba entre todos los demás: era calvo, tenía una gran barriga, siempre estaba fumando, usaba unos extraños lentes y un abrigo de piel. Todo indicaba que no era un militar. ¿Por qué los alemanes habían llevado a un civil al frente más sangriento?


Fritz Haber en el campo

Sus preguntas se disiparon a las seis de la tarde, cuando el viento acariciaba sus rostros. De repente, del lado alemán, un extraño muro gris se levantó en segundos, esta estructura de humo hacía que las hojas de los árboles se tiñeran de un color metálico y le robaba la vida a las aves que se atrevían a acercarse. Los comandantes les ordenaron mantener su posición, pero cuando el gas llegó a las trincheras, las órdenes se disiparon. Sus compañeros comenzaron a convulsionarse, algunos se ahogaban y la mayoría simplemente caía. Él simplemente perdió la capacidad de respirar y perdió el conocimiento. Los médicos que examinaron su cuerpo aseguraron  la sustancia se introdujo a sus pulmones, los irritó hasta que se llenaron de fluidos y murió ahogado en su propia flema.


Fritz Haber ypres cuerpos

El protagonista detrás de este primer ataque fue Fritz Haber, un científico alemán que recibiría el Premio Nobel de Química tan sólo tres años después de estos hechos. Durante su juventud estudió en la Universidad de Heidelberg, en Berlín, donde conoció a Clara Immerwahr, la mujer que en un futuro se convertiría en su esposa.


Fritz Haber retrato

Ambos eran judíos que provenían de Breslau, un pueblo pequeño alemán. Vivían en un tiempo en que el Imperio alemán se encontraba en una crisis social: la capacidad para alimentar a las personas estaba sumamente limitada, las tierras solamente tenían la capacidad de proveer alimento a 30 millones de bocas, aspecto que dejaba sin comida a 20 millones de habitantes. Ante esta catástrofe humana, Haber decidió cambiar esta situación.


Fritz Haber laboratorio

Todos estaban convencidos que la respuesta a estos problemas estaba en el nitrógeno, elemento central del cual se alimentan las plantas durante su proceso de crecimiento. Hasta ese momento, uno de los pocos objetos que tenían nitrógeno en abundancia era el excremento de murciélago, el guano era tan valioso que Chile y una unión entre Bolivia y Perú entraron en guerra por su control en 1879. Lo curioso es que la mayor fuente de este recurso se encuentra en el aire, pero nadie tenía la capacidad de extraerlo.

El nitrógeno tiene un enlace triple que mantiene a sus átomos fuertemente unidos, por esta razón se creía que obtenerlo era imposible. Fritz Haber interpretó que el nitrógeno debía ser sometido a una gran energía para lograr dividirlo. Lo primero que hizo fue introducir aire en un tanque de acero que estaba a un alta presión, después introdujo hidrógeno para producir una gran cantidad de reacciones químicas. Como resultado de este proceso, ambos elementos se integraron una sustancia líquida que hoy es conocida como amoniaco.


Fritz Haber proceso

Este compuesto químico fue integrado a los fertilizantes y acabó con la hambruna alemana. En la actualidad, gracias a este proceso se puede producir el alimento suficiente para soportar a la población de 7000 millones de personas. La importancia del Proceso de Haber se puede observar en nuestras células: se estima que la mitad del nitrógeno que tenemos en el cuerpo proviene del amoníaco. Gracias a todos estos aspectos obtuvo el Premio Nobel de Química en 1918.

Cuatro años antes de conseguir el premio, tuvo lugar la Primera Guerra Mundial. Fritz Haber era un férreo nacionalista e inmediatamente le dirigió una carta al Emperador, en la que mencionaba los servicios que podía ofrecerle a su patria. El químico aseguró que podía emplear el mismo proceso que se utilizaba en la producción de fertilizantes para construir explosivos. Les presentó a los generales del ejército los avances que se podrían alcanzar si utilizaban el gas, pero rechazaron su idea al considerar que esa no era la forma de combatir una guerra. La influencia que había ganado le permitió crear todo un escuadrón para llevar a cabo su plan a espaldas de los altos mandos alemanes. Era el 22 de abril de 1915 en los campos de Ypres, Bélgica, cuando los vientos le indicaron que su arma debía de ser liberada.


Fritz Haber gas

El éxito de su experimento le valió un ascenso a Capitán y regresó a casa como un héroe. En su hogar, rumores de los horrores del Ypres llegaron a los oídos de Clara, en principio no podía dar crédito a las fuentes y vivió en negación; todo cambió cuando su propio esposo le aseguró que las historias eran verdad y que continuaría con sus ataques de gas: la nación alemana debía emplear todos los medios necesarios para conquistar la victoria. Clara desconoció al hombre que juró amar por la eternidad, por un tiempo trató de resistir el dolor por el bien de su hijo, pero la mañana del 2 de mayo decidió acabar con sus penas a través de una bala en el pecho.


Fritz Haber  Clara

Quien encontró el cuerpo de Clara fue su hijo de trece años, el único dato que se conoce de la reacción de Haber es que al día siguiente dejó su casa para regresar al campo de batalla. Después de este hecho, su hijo intentó rehacer su vida, pero terminó sucumbiendo ante su terrible realidad y siguió los pasos de su madre poco tiempo después. 

Después de la guerra, Haber intentó, sin éxito, crear un proceso para extraer oro del agua de mar. La llegada de Hitler al poder lo obligó a huir de la tierra que había prometido defender hasta la el final, murió en un hotel de Basilea en 1934, cuando se dirigía al Mandato de Palestina.  

Generalmente, cuando nos hablan de los grandes personajes de la historia, buscamos elementos que nos indiquen si fueron buenos o malos. En el mundo real esta línea es muy difusa, ya que las personas actúan conforme a sus intereses; Fritz Haber es el ejemplo perfecto de un hombre controversial que demuestra la bondad y maldad del ser humano. 


***
Te puede interesar:

Los paracaidistas que inventaron los métodos de tortura más brutales 

El gobernador mexicano que prohibió a Dios y nombró a un burro "Cristo"

*
Referencia: 

Radiolab






Referencias: