La historia de los samuráis que llegaron a Acapulco

La historia de los samuráis que llegaron a Acapulco

Por: Beatriz Esquivel -

Hasekura Tsunenaga fue un samurai y explorador que hace 400 años recorrió el mundo hasta llegar a la Nueva España y sí, tocar el puerto de Acapulco.

El nombre de Hasekura Tsunenaga, aunque ya ha sido recuperado del olvido, por siglos fue ignorado y su portador en realidad fue conocido por muchos como Felipe Francisco de Fachicura, un diplomático enviado en una misión diplomática que pretendía entrelazar una relación entre el país asiático y la nación europea. 

La historia de los samuráis que llegaron a Acapulco 1Hasekura Tsunenaga. / Foto: Wikimedia Commons.

Tsunenaga viajó en una comitiva llamada Embajada Keichō, que si bien no era la primera de su tipo, suponía darle continuidad a un proyecto entre naciones, en un tiempo en el que la comunicación entre sitios tan distantes tomaba meses de viaje y en el que la religión era sumamente importante para forjar o quebrar alianzas; siendo la primera expedición propiamente oficial… aunque en el transcurso de su viaje su oficialidad como representantes del emperador estuvo en duda debido a que en su país natal los practicantes del cristianismo eran perseguidos. 

  Relacionadoyasuke-el-guerrero-samurai-africanohistoriaLa curiosa historia del primer samurái africano que pocos conocen

Bajo esta noción del mundo, Tsunenaga y sus acompañantes —poco más de cien japoneses cristianos— formaban parte del shōgun Hideyoshi Toyotomi, que en colaboración con los jesuitas, así como su conversión al cristianismo comenzaron a tender los puentes con las naciones occidentales que en su mayoría profesaban dicha religión. La historia de los samuráis que llegaron a Acapulco 2Hasekura orando en Madrid, 1615. / Foto: Wikimedia Commons

De tal forma, la Embajada Keichō tenía como fin último arribar hasta Roma, ciudad en la que visitarían al papa, pero antes de ello requirieron tocar diversos puntos en el globo. Por ejemplo, la expedición zarpó de las costas de Filipinas un 28 de octubre de 1613 y navegó por el océano pacífico hasta llegar a las costas de lo que hoy conocemos como Acapulco y en la entonces Nueva España. La historia de los samuráis que llegaron a Acapulco 3Retrato del papa Paulo V. / Foto: UNESCO - Sendai City Museum 

  Relacionadolas-guerreras-samurai-que-no-aparecen-en-los-libroshistoriaLas sanguinarias guerreras samuráis que no aparecen en los libros

Dicha expedición tocó tierras americanas después de tres meses de navegación y ahí emprendió el viaje a través de la orografía de la época colonial con el objetivo de alcanzar el puerto de Veracruz y poder seguir su viaje hasta España y posteriormente a Roma, Italia. La historia de los samuráis que llegaron a Acapulco 4Foto: pinimg 

El paso de esta comitiva sin duda causó furor, al grado que fueron recibidos con halagos, y por supuesto que éstos dejaron una impresión importante tanto con sus rasgos como su cultura en nuestro país, así como en los otros sitios que visitaron; por ejemplo, en varios lugares de España se encontraron cartas de los superiores de Tsunenaga. Por otro lado, además del legado cultural y documentos históricos, los japoneses que decidieron no retornar a Japón, por miedo a las represalias y la muerte, le dieron origen a apellidos como “Japón”. La historia de los samuráis que llegaron a Acapulco 5Kasekura conversando con el franciscano Luis Sotelo y otros miembros de la embajada en el fresco “Gloria del papa Paulo V”, Sala Regia, Palacio Quirinal, Roma, 1615. / Foto: Wikimedia Commons 

  Relacionadoteoria-japonesa-jesucristo-murio-en-japonhistoriaLa extraña teoría japonesa que asegura que Jesucristo falleció en Japón

Por otro lado, algunos de los misioneros que fueron parte de la travesía permanecieron en diversos sitios, como Sabastián Vizcaíno, quien rigió como alcalde mayor de Acapulco; mientras que en el caso de Tsunenaga su destino es incierto. Algunos creen que el hombre renegó del cristianismo, y otros que aunque lo hizo, lo practicaba en secreto, lo cual resultó en torturas y la persecución de su familia. 

Te podría interesar: 

11 obras de Hokusai que no son 'La gran ola de Kanawaga'

Por qué tener tatuajes en Japón es sinónimo de mala educación

8 obras de arte que retratan la terrible caza de ballenas en Japón

¿Por qué en Japón está prohibido entrar a los baños onsen si tienes tatuajes?

Referencias: