Historia

¿En realidad ocurrió la Iliada?

Historia ¿En realidad ocurrió la Iliada?

El relato épico de Homero, que cuenta la guerra entre griegos y troyanos, ha sido objeto de debates entre quienes especulan que fue un hecho real y los que afirman que todo es una fantasía.



La "Luz que brilla en la oscuridad", mejor conocida como Helena, la mujer más hermosa de toda la Tierra que arrancaba celos y disputas entre sus pretendientes, provocó el conflicto armado descrito por Homero en su famoso relato épico La Ilíada. Víctima de la seducción del joven Paris, Helena huyó con éste a Troya (también llamada Ilión), lugar hasta el que viajó una coalición de soldados aqueos (o griegos) comandados por el ofendido marido de Helena, Melenao de Esparta, para rescatarla. Así se inició un combate de diez largos años. La Ilíada se centra en especial en los últimos 51 días de la guerra de Troya.


post-image


Nombres gloriosos de la mitología griega como Aquiles, Héctor, Áyax y otros como la reina amazona Pentesilea de Armenia se dieron cita en el ya mencionado relato para combatir y demostrar al mundo toda su grandeza, fuerza y valentía. Durante varios siglos, historiadores y estudiosos, como Heródoto, creyeron que los acontecimientos narrados por Homero en realidad habían ocurrido, aproximadamente entre los siglos XII a. C. o XIII a. C. Algunas fechas propuestas son entre el 1194 a. C. y el 1184 a. C., propuesta por Eratóstenes, o entre el 1219 y el 1209 a. C., según la Marmor Parium.


post-image


La discordancia de datos y fechas propuestas por Homero en su poema son los principales factores para que su relato sea puesto en duda en la actualidad. Los más optimistas en cuanto a la teoría sobre si la guerra de Troya en realidad ocurrió, mencionan que Homero basó su historia no solo en un conflicto, sino en varios. Tomemos en cuenta que las rutas comerciales de la época convertían al Mediterráneo oriental en sitio de constantes conflictos entre los pueblos que viajaban de costa a costa haciendo negocios. Los troyanos tal vez hayan tenido que medirse ante diversos pueblos, no sólo los aqueos, como lo describe Homero.


post-image


La imaginación del poeta (de cuya existencia también se duda) tal vez se haya dado de esta serie de conflictos que eran constantes; la historia de amor entre el joven Paris y la hermosa Helena fue el toque romántico que su relato requería para darle mayor brillo y dramatismo, como buen hombre de letras.


«Homero está escribiendo un recuerdo del fin del mundo», afirma Diane Thompson, autora de The Trojan War: Literature and Legend from the Bronze Age to the Present. «La nostalgia alimenta su escritura, y desde entonces la ha hecho».


Excavaciones reveladoras


Animado por lo que los antiguos historiadores suponían, en 1870 el aventurero alemán Heinrich Schliemann comenzó una serie de excavaciones en la colina de Hisarlik, cerca del estrecho de los Dardanelos, noroeste de la península de Anatolia (actual Turquía), en la cual halló las ruinas de nueve ciudades construidas una encima de la otra. Las llamó Troya 1, 2, 3... y así sucesivamente.


post-image


Los hallazgos indicaron que la sexta de las ciudades sepultadas era la que correspondía al tiempo cronológico de La Ilíada; sin embargo, para desilusión de Schliemann, la ciudad dio muestras de haber sido destruida por un terremoto y no por una guerra. Es la séptima la que contenía huellas de haber vivido una guerra prolongada. «Homero pudo haber tomado la descripción de Troya 6 y la destrucción de Troya 7 y usando una licencia poética los confundió en una guerra de diez años», dijo Eric Cline, un historiador y arqueólogo de la George Washington University en Washington, D.C.


post-image


Sin embargo, hasta el momento nada de esto es concluyente y nunca se ha demostrado que la colina de Hisarlik y sus alrededores en realidad hayan sido el escenario de la Guerra de Troya. Es probable que Homero haya usado elementos de un pasado muy remoto junto con otros propios de su época para construir un relato que se alimenta libremente de varias fuentes. Finalmente la fantasía es así y con esos elementos en mano hay que gozarla.


post-image


Mientras tanto, disfruta de esas gloriosas líneas de Homero en las que nos introduce en un mundo lejano de héroes que buscan la gloria y dioses que quieren ser recordados en medio del fuego de la guerra:


«Canto ¡oh Musa! de Aquiles, hijo de Peleo, la cólera funesta que causó infinitos males a los griegos; que precipitó a los infiernos las almas valerosas de muchos héroes, y los hizo servir de pasto a los perros y a todas las aves de rapiña —así se cumplió la voluntad de Júpiter— desde que, por primera vez, separó una disputa al hijo de Atreo, jefe de los griegos y al divino Aquiles».


-

Los relatos y los mitos griegos nos enseñan grandes ejemplos de valentía, coraje y determinación como la historia de los guerreros que fueron más valientes y fuertes que los 300, pero por otro lado también son una muestra de sus creencias en que los castigos divinos eran las lecciones más fuertes que un mortal podía recibir de sus coléricos dioses.