Viruela, sarampión y las otras enfermedades que trajeron los españoles

Aunque las enfermedades sí eran comunes dentro de las sociedades aztecas, ninguna había sido tan letal como para matar a miles de pobladores en pocos años.

La llegada de los españoles al continente americano es uno de los episodios más marcados en la historia mundial, y en especial la conquista de México, desde la llegada desde los primeros españoles al país, hasta la caída de Tenochtitlan. A su llegada al país, los españoles contaban con conocimientos y estrategias de guerra bien planificadas para abrirse paso hacia el control de nuevas tierras, pero las enfermedades que trajeron los españoles a América fueron quizá sus armas más letales para proclamarse victoriosos frente a un pueblo que cayó fulminado por un enemigo invisible.


LEE: Día de muertos, el origen de la tradición y cómo celebrarla



Para los Aztecas, la muerte en el campo de batalla o en sacrificio para sus dioses, era un gran privilegio que sólo pocos podían lograr, y desde muy pequeños se preparaban para llegar a ser los elegidos de tener una de las muertes más gloriosas. Sin embargo, a la llegada de unos extraños procedentes del mar, toda la historia cambió, y enfermedades como la viruela y el sarampión, terminaron por vencer a los guerreros aztecas. Aunque las enfermedades sí eran comunes dentro de las sociedades aztecas, ninguna había sido tan letal como para matar a miles de pobladores en pocos años.


ARTÍCULOS RELACIONADOS: 6 diosas de la cultura azteca que son un símbolo de vida, belleza y muerte



Por ejemplo, que cree que enfermedades como la sífilis, ya se encontraba en el organismo de los Aztecas, pero no fue sino hasta la llegada de los españoles y la mezcla sexual de ambas culturas que el gen logró activarse. El virus de la viruela es una de las enfermedades más mortales de la historia, pues mucho antes de llegar a la batalla, tanto Aztecas como españoles morían por cientos; el sarampión fue otra de las enfermedades adjudicadas a la llegada de los españoles a América, así como la difteria, paludismo, malaria, fiebre amarilla cólera, paperas, rubéola, lepra y la rabia canina.



Las enfermedades traídas al nuevo mundo por los conquistadores, tienen mucho que ver con su relación con los animales de granja, como caballos, puercos, vacas los cuales transportaban consigo -además de las ratas que solían ser un polisón dentro de las embarcaciones en las que viajaban-, y que por supuesto eran un foco de infección para sus tripulantes. Estos factores en combinación con la baja resistencia inmunológica de los españoles y los pueblos conquistados, fueron el campo perfecto para que las enfermedades progresaran y acabaran con pueblos enteros, quienes poco a poco lograron hacerse más resistente a este tipo de virus.


TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR:

Los temibles guerreros aztecas que se inspiraban en el águila y el jaguar para entrar en combate

Historia del Copal: de la ofrenda a los Dioses a la del Día de Muertos