PUBLICIDAD

HISTORIA

Enrique Metinides, el fotorreportero mexicano reconocido en todo el mundo

“El Niño” Metinides elevó a la categoría de arte el periodismo urbano.

Desde que tenía nueve años, Enrique Metinides se metió de lleno al fotoperiodismo. Inspirado por el cine negro y las historias de gángsters, salió a las calles para ver a través de su lente lo que ocurría en la gran Ciudad de México. Era 1949 y aquel niño curioso por conocer la tragedia que mueve al mundo no tenía idea de que él mismo se convertiría en el parteaguas que elevaría a la categoría de arte al fotoperiodismo y la nota roja.

Inició con una cámara que le regaló su papá, una que “nomás tomaba 12 fotos en blanco y negro”, según contó un día. Un día, un grupo de policías vieron sus fotos y lo invitaron a la delegación. “Comencé a retratar a los muertos, los detenidos y las broncas que hay en todas las delegaciones”, dijo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Un año después, cuando tenía 10 años, hubo un accidente en San Cosme. Cuenta la historia que el pequeño Enrique estaba con su papá comiendo en una fonda cuando llegó un policía a avisarle al niño (sí, al niño) sobre el accidente. Este salió corriendo para llegar a tiempo y tomar las fotos de los accidentados. Al lugar llegó en taxi Antonio Velázquez “El Indio”, fotógrafo de La Prensa, para capturar el accidente. Intrigado por el pequeño fotógrafo, habló con él.

“Me dijo: ‘¿Por qué estás tomando fotos?’. Le digo: ‘Las colecciono, me dan ganas de tomar fotos…'. ‘¡Ah!’ dijo, ‘Venme a ver al periódico y tráeme tus fotos para verlas’. Al día siguiente las vio y me preguntó si quería ir a trabajar con él. ‘No te voy a pagar nada, nomás para que aprendas, pide permiso en tu casa’, dijo. Nunca pedí permiso, pero me iba con él todas las mañanas a Lecumberri, a la Penitenciaría, al Forense, a la Jefatura de Policía, a la Procuraduría, a los Bomberos y a la Cruz Roja”, contó el propio Enrique Metinides en una entrevista.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así fue como a los nueve años de edad se convirtió en colaborador de La Prensa. Por su corta edad recibió el apodo de “El Niño” y este fue el mote con el que se conoció toda su carrera haciendo Nota Roja, que dejó hasta la década de 1990. Desastres, muertes, accidentes, suicidios, choques, incendios y tragedias de todo tipo fueron captadas meticulosamente por el fotógrafo.

“No sé qué me pasaba, pero hasta presentía donde iba a ocurrir la foto buena y parece que me esperaban, porque exactamente cuando yo llegaba ocurría la mejor escena, tenía suerte, y una cosa que siempre me metía en la cabeza: pocas fotos, pero bien tomadas”, decía.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Durante su carrera, Metinides revolucionó más que la fotografía de nota roja. En la década de los 70 tomó la idea de las claves que usa la policía para comunicarse entre las patrullas para crear una serie de 75 claves para la Cruz Roja Mexicana, que hasta el momento no tenía, para poder comunicar accidentes sin generar más impactos en las personas cercanas a un accidente.

“Estábamos en un accidente de un niño atropellado que había fallecido y cuando el socorrista dio la noticia de que había muerto, una señora que estaba cerca se desmayó de la impresión”, dijo al explicar el origen de su idea para la claves de la Cruz Roja.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Luego explicó: “En una ocasión, un paramédico me preguntó que cómo podríamos saber si el accidente fue grave o se trataba de alguna persona quemada y le dije que para no complicarnos 5 era una persona herida, más la primera letra de la palabra que era Q”. También creó la clave de los “once” para identificar a las personas de prensa en la Cruz Roja.

Regresando a su carrera como fotógrafo, Metinides tenía una forma muy interesante de narrar un suceso con pocas imágenes: “Mi primera fotografía siempre fue la fachada del edificio donde se ha cometido el crimen”, dice en una entrevista en el catálogo de la exposición. “Luego una de la entrada, el cartucho, la sangre, el cajón volcado, el cadáver. Eso es una película, pero en fotos fijas”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Enrique Metinides falleció el 10 de mayo de 2022 a los 88 años de edad. Para muchas personas es difícil entender la importancia cultural de Enrique Metinides. Su trabajo muestra el espíritu humano en la intimidad; el asombro, la muerte y el asco. En la exposición ‘El Derrumbe De La Estatua: Hacia Una Crítica Del Arte Público (1952-2014). Colección Muac Y Sus Colecciones Asociadas’, el museo universitario describe el trabajo del periodista de la siguiente forma:

“Las fotografías de Metinides pueden verse como arte público, ya que captan el momento en el que el flujo social se vuelca hacia el lugar del accidente como si éste fuera una acción performática llevada a cabo en el espacio urbano. El registro hecho por Metinides revela tanto la crudeza como la estética del momento”.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO




Podría interesarte
Etiquetas:Fotoperiodismo
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD