El pastor que incendió una de las Siete Maravillas del Mundo
Historia

El pastor que incendió una de las Siete Maravillas del Mundo

Avatar of Adrián Espinosa

Por: Adrián Espinosa

6 de marzo, 2019

Historia El pastor que incendió una de las Siete Maravillas del Mundo
Avatar of Adrián Espinosa

Por: Adrián Espinosa

6 de marzo, 2019

En la antigüedad no era sencillo hacerse notar, o al menos eso demuestra la historia de Eróstrato y la destrucción del templo de Artemisa.


En la actualidad y gracias a los avances de las tecnologías, hacerse notar por hacer algo inesperado o sobresaliente puede ser una tarea fácil y muchas personas buscan con ahínco encontrar eso que los pueda catapultar a una fama efímera, porque así suele ser casi siempre: los fenómenos virales tienen fecha de caducidad. Pero en la antigüedad no era tan sencillo hacerse notar, o al menos eso demuestra la historia de Eróstrato y la destrucción del templo de Artemisa en Grecia.

El pastor que incendió una de las Siete Maravillas del Mundo 1

En la época de la Antigua Grecia hubo un hombre que quiso alcanzar ese grado de notoriedad, pero no a partir de una inteligente acción individual, sino a partir de la maldad. Eróstrato logró la fama quemando uno de los símbolos del Mediterráneo: el templo de Artemisa. Este hombre, que no fue pensador, político o algo por el estilo, fue quien inspiró lo que se suele llamar el síndrome de Eróstrato o complejo de Eróstrato, que es cuando una persona antepone la fama a cualquier aspiración personal, y se refleja en una especie de satisfacción temporal en la que los ojos del mundo se posicionan en ti por un tiempo indefinido.

Te puede interesar: Inventos de la cultura griega que aún utilizamos

Así, mucha gente acepta las condiciones de vida del siglo XXI para satisfacer su vanidad más profunda, mientras los reflectores están sobre ellos. Aprovechan las redes sociales, el Internet y la atención momentánea de los medios de comunicación para tomarlos como aliados y usarlos en su favor. Los fenómenos virales de Internet, los retos en redes sociales en los que se arriesga la salud o, aún más específicamente, los famosos influencers son ejemplos concretos de personas que supieron aprovechar las herramientas digitales actuales para alcanzar un grado de notoriedad, dejando de lado qué tipo de contenido generan, o si es bueno o malo.

El pastor que incendió una de las Siete Maravillas del Mundo 2

Checa también: Leyendas y mitos griegos que nos enseñan sobre el amor y la destrucción

El mismo Eróstrato aceptó que llevó a cabo la acción con la única idea de alcanzar un grado de fama importante. Después de cometer el crimen, fue arrestado y llevó una vida de tormentos. El peso de la insignificancia o la locura pudieron haber sido otras razones por las que llevó a cabo esta acción. Para fortuna de muchos en la actualidad, el templo de Artemisa fue reconstruido con la única intención de que fuera una mejor versión que la anterior. Posteriormente, los efesios elaboraron un decreto en el que se establecía que quedaba prohibido mencionar el nombre de Eróstrato bajo cualquier circunstancia; indicación que Teopompo incumplió al dejar constancia de lo sucedido, mencionando el nombre del infractor.

El pastor que incendió una de las Siete Maravillas del Mundo 3

Conoce también: La historia de los mirmidones, los guerreros griegos más fuertes de la Antigüedad

Teopompo inauguró una fuerte tradición de referencias eruditas, y de esta forma convirtió a Eróstrato en el arquetipo de quien persigue la notoriedad a cualquier precio. Así nació el concepto de erostratismo, que hace referencia a una persona que busca la fama a pesar de todas las cosas y sobre todas las cosas. Podemos ver varios ejemplos en la vida real: gente que escala rascacielos, gente que utiliza las plataformas para exhibir su imagen o que incluso recurren a la difamación sin recelo.

La vanidad se posiciona como una de las prioridades del ser humano contemporáneo. Es una suerte de Narciso del siglo XXI en el que las personas prefieren la autosatisfacción antes de las acciones colectivas. Este es otro regalo del sistema posmoderno en el que nos encontramos. Ya no existe la privacidad en estos tiempos, sea voluntariamente o por presión social, nuestra imagen siempre será pública y el ostracismo parece hallarse obsoleto, anacrónico y abrumado.

El pastor que incendió una de las Siete Maravillas del Mundo 4

Te pueden interesar:

El origen del Universo según la Antigua Grecia

4 castigos eternos de los dioses de la mitología griega

¿Conoces historias increíbles que quieres compartir con nuestros lectores? Envía un texto de prueba de 400 palabras a la plataforma https://culturacolectiva.com/colaboradores/ y conviértete en colaborador de nuestra sección de Historia.


Referencias: