La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje
Historia

La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje

Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

8 de septiembre, 2017

Historia La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje
Avatar of Rodrigo Ayala Cárdenas

Por: Rodrigo Ayala Cárdenas

8 de septiembre, 2017


Un día, la ciudad de Alba Longa sufrió la destitución de su gobernante Numitor a manos de su propio hermano. El villano, conocido como Amulio, secuestró a sus sobrinos varones, los mató y retuvo a su sobrina Rea Silvia con la finalidad de mantenerla pura y que jamás concibiera a un hijo varón que al crecer pudiera arrebatarle el trono robado. Sin embargo, Amulio no contaba con que los dioses suelen enamorarse de las mortales; Marte, el dios de la guerra, fijó sus ojos en Rea Silvia. Descendió para violarla y meses después la joven dio a luz a dos gemelos: Rómulo y Remo, ante la consternación de Amulio. Entonces el tirano envió a los niños a ser asesinados por un cazador, quien sintiendo pena por los pequeños, los abandonó a su suerte en el río Tíber.


La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje 0

"Rómulo y Remo" (1618)

Rubens


Los animales, la mayoría de las veces, son más piadosos que los seres humanos. Una loba llamada Luperca y un pájaro carpintero, los animales sagrados del dios Marte, encontraron a los desamparados en el monte Palatino. Ella se dio a la tarea de cuidar a los niños y los amamantó para mantenerlos con vida. Al crecer, Rómulo y Remo regresaron a Alba Longa para asesinar a Amuli y liberar a su abuelo para entregarle el trono que alguna vez le perteneció. Los gemelos crecieron hasta ver morir a su abuelo y ellos se hicieron cargo de las riendas de la ciudad.


La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje 1


Cierto momento en que se desató una epidemia de esterilidad entre las mujeres de la ciudad, los hermanos acudieron con el oráculo para pedirle una solución al problema, ya que la ciudad envejecía y no nacían niños que sustituyeran a los muertos. El oráculo les dijo: «Madres del Lacio, que os fecunde un macho cabrío velludo». Se refería al dios romano Fauno Luperco, la versión del dios griego Pan, dios de la fertilidad y de la sexualidad masculina.


A partir de este acontecimiento, cada 15 de abril, los romanos celebraban la fiesta de Las Lupercales a cargo de tres castas de sacerdotes: los lupercos (“amigos del Lobo”) Quintilios, Flavios y Julios, aunque estos últimos durante un periodo muy corto. Lupercales deriva del término lupus (lobo, animal que representa a Fauno Luperco o Liceo). La fiesta fungía como rituales de fertilidad para que las mujeres nunca dejaran de tener hijos y las cosechas jamás terminaran. Al mismo tiempo era una fiesta que rendía culto a Fauno Luperco y Luperca.


La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje 2


Se realizaban sacrificios a un perro y un macho cabrío, considerados impuros en aquellos tiempos, en la cueva del Lupercal, en el costado sudoeste del monte. Después se cortaba en tiras su piel y con ellas en mano los lupercos (sacerdotes romanos) corrían desnudos por los alrededores del monte Palatino, donde se ejecutaba la fiesta, pegando a todo aquel con el que se encontraran en su camino. En este ritual de dolor las mujeres especialmente eran las más buscadas, pues al ser golpeadas quedaban purificadas y listas para periodos de fertilidad, según las interpretaciones del historiador Varrón y el poeta Ovidio. Hay que resaltar que los rostros de los lupercos se manchaban con la sangre de los sacrificios y el cuchillo usado para ello se enjuagaba con una tela bañada en leche. 


La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje 3


¿Qué representa la sangre untada en el rostro de los lupercales y el pedazo de tela bañado en leche? A decir de Plutarco, un poeta romano del siglo 1 a.C., la sangre representaría el peligro al que los gemelos Rómulo y Remo fueron expuestos por el cruel Amulio y la leche sería los cuidados que la loba les dedicó y el líquido con el que los mantuvo vivos. Ovidio cuenta que las mujeres que se acababan de casar y querían se madres rápidamente procuraban que fueran azotadas por los lupercales y sus tiras de piel.


La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje 4


La fiesta no podía estar completa sin comida. Se repartían pasteles preparados por mujeres vírgenes usando la harina producto de las primeras cosechas del año pasado. No se sabe a ciencia cierta por qué los perros eran usados como parte de los sacrificios; al respecto existen diversas teorías: porque eran enemigos de los lobos, porque los griegos usaban a a estos animales en sus ritos de purificación o a causa de que el dios Pan los consideraba buenos por custodiar a los rebaños. Como sea, representa uno de tantos enigmas inexplicables que rodeaban a esta fiesta en la que se dice que el vino abundaba y que gran parte del comportamiento de los lupercales era provocado por la intoxicación etílica.


-

Roma se cristianiza y Las Lupercales pierden su significado


La obscena fiesta romana que exaltaba el castigo y la sexualidad salvaje 5

Papa Gelasio I


Por supuesto con la llegada de la cristiandad a Roma, la fiesta fue condenada como una herejía, fue perdiendo fuerza y sobrevivió hasta el año 494 d.C., cuando el Papa Gelasio I la prohibió y la retomó para dedicar el día la Virgen María. Más tarde la fiesta evolucionó como una conmemoración del martirio y muerte de San Valentín el 14 de febrero del año 270. Valentín fue un sacerdote cristiano, anteriormente médico, que se opuso con fuerza a la ley que prohibía a los soldados jóvenes contraer matrimonio. Su solución fue desobedecer al Emperador Claudio II y celebrar matrimonios clandestinos con su bendición. Al percatarse de su accionar, Claudio mandó encarcelar y asesinar al rebelde.



-


Así que la fiesta que hoy se celebra como el Día de los enamorados, Día del amor y la amistad o San Valentín, llena de globos, regalos, chocolates y besos, tiene sus orígenes en Las Lupercales, una celebración (mitad verdad, mitad mito) que los romanos instauraron para celebrar el nacimiento de Roma y su necesidad de que la vida floreciera en todas sus manifestaciones. Ésta es uno de tantos datos curiosos sobre el Imperio Romano que todo amante de la moda debe conocer para comprender a una de las civilizaciones más interesantes del mundo.


-


Bibliografía:

Gardner, Jane F. Mitos romanos. Axal Ediciones

Wiseman, T. P. Remus, A Roman Myth. Cambridge University Press


Referencias: