Fiódor Dostoyevski y la Ley de la Tierra

Fiódor Dostoyevski y la Ley de la Tierra

Por: mediodigital -

El 11 de noviembre de 1821, en Rusia, nació uno de los escritores cuyo trabajo literario destrozaría la mente y el corazón de los humanos a través de evidenciar los conflictos que encierra la mente cuando ésta se sumerge en sociedad. Fiódor Dostoyevski añadió la dimensión psicológica a su práctica narrativa; cada uno de los análisis de los conflictos de cada uno de sus personajes los observa desde su propio interior. Análisis que cuestionan la moral.

fiodor-dostoievski

La humillación, la maldad, la bondad, el amor y la desgracia son términos recurrentes en su obra, en la que mantiene que las actitudes y posiciones de los hombres tienen que ver con la concepción primaria que cada persona posee sobre sí misma, la que se deforma con la “contaminación” exterior. Dostoyevski manifestó que los hombres aman los razonamientos abstractos y las sistematizaciones bien elaboradas, al punto de que no les molesta deformar la verdad; cierran los ojos y los oídos a todas las pruebas que los contradicen con tal de sustentar sus construcciones lógicas.

Durante su juventud, después de asistir a la Academia Militar de San Petersburgo y concluir sus estudios universitarios, se unió a un grupo de jóvenes intelectuales quienes leían y debatían las teorías de escritores socialistas franceses, las que estaban prohibidas en la Rusia zarista. Durante estas reuniones secretas se infiltró un informador de la policía, y todo el grupo fue detenido y enviado a prisión. En diciembre de 1849 se les condujo a un lugar en que debían ser fusilados, pero en el último momento se les conmutó la pena máxima por otra de exilio. Dostoyevski fue sentenciado a cuatro años de trabajos forzosos en Siberia y a servir a su país; posteriormente, como soldado raso. Las tensiones de ese periodo se materializaron en una epilepsia, padecimiento que sufrió durante el resto de su vida.

Durante el tiempo que estuvo en prisión tuvo acceso sólo a textos bíblicos, lo que produjo un cambio espiritual y psicológico en el autor. Estas lecturas lo hicieron rechazar el ateísmo socialista que había practicado en su juventud. Las enseñanzas de Jesucristo se convirtieron en la suprema confirmación de las ideas éticas y de la posibilidad de la salvación a través del sufrimiento. La brutalidad de los delincuentes, salpicada a veces por gestos de valentía, generosidad y sentimientos nobles, le ayudaron a profundizar en su conocimiento de la complejidad del espíritu humano.

Dostoevskij_1876

Regresó a San Petersburgo en 1854. Ahí, Dostoyevski retomó su carrera literaria, lanzó una publicación mensual en colaboración con su hermano Mijáil, llamada Vremya (Tiempo). En ella publicó, en capítulos, Memorias de la casa muerta, en estos textos, al igual que en la novela, Humillados y ofendidos (1861), el autor ruso presentó por primera vez el tema de la redención y del logro de la felicidad a través del sufrimiento, pues es la ley de la Tierra.

Dostoyevski traslada a sus narraciones los problemas morales y políticos que le preocupan y deja a un lado el reconocimiento universal. En Crimen y Castigo, probablemente su mejor novela, es un análisis sobre un ser que se ve como un individuo extraordinario, quien tiene derecho a quebrantar el orden moral. En cambio, en El idiota, Dostoyevski crea a un personaje con el paradigma del hombre bueno, quien es finalmente derrotado por sus propios odios y deseos.

Personajes autodestructivos como en Los endemoniados demuestran la idea que el escritor ruso tenía de los hombres, de quienes creyó que no podrían conquistar la libertad absoluta "sino arrojándose a través de un muro” y violentando su moral. La gran aportación de Dostoyevski a la literatura universal consistió en dar un nuevo enfoque a la novela en el que el narrador ya no está fuera de la obra relatando acontecimientos más o menos ajenos a él, sino que su presencia se manifiesta con voz propia, como si de otro personaje se tratara.

Klodt_Michail_Petrovich_-_Raskolnikov_and_Marmeladov

Los hermanos Karamazov, considerada como una de las grandes obras maestras de la literatura universal, constituyó la expresión artística más poderosa de la habilidad de Dostoyevski para traducir a palabras sus análisis psicológicos y sus puntos de vista filosóficos, de estos últimos están llenos sus obras. En cada uno de sus libros se descubre que el secreto de la existencia humana no sólo está en vivir, sino, también, en saber para qué se vive.

En cada una de las páginas escritas por Dostoyevski, el lector encontrará que: un hombre siempre, y en todas partes, elige actuar como se le antoja y no como le dicen la razón y sus intereses; ya que es muy probable que sienta deseos de actuar contra sus intereses.

Referencias: