PUBLICIDAD

HISTORIA

Las Soldaderas de la Revolución mexicana: fotografías de las mujeres de humo y fuego

Conoce a las Soldaderas, las mujeres de la Revolución mexicana, con estas 16 fotografías que muestran que lucharon y amaron por su país.

«Viudas, solteras, amantes y casadas, madres y hermanas formaron batallón al mando de fornida extortillera las soldaderas se fueron al montón» –Liliana Felipe, "Las soldaderas"

Las soldaderas, adelitas, coronelas, rieleras, revolucionarias; mujeres que con con sus niños, comales, tortillas, sarape, casa a cuestas y la carabina a sus espaldas, abandonaron sus casas para acompañar a sus hombres en una guerra revolucionaria que pretendió cambiar al país. Al grito de “Tierra y Libertad” esta insurrección no fue sólo de hombres; sin ellas, las mujeres, las soldaderas, la Revolución mexicana no hubiera podido aguantar: gracias a ellas los soldados tenían un rincón dónde guarecerse y tortillas calientes para aguantar las inclemencias de la guerra.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las fotos de las soldaderas desmienten el hecho de que las mujeres sean el sexo débil; ellas soportaron peores tratos que los de los caballos y las difíciles condiciones de vida: cargaban a su espalda una casa ambulante, alimentaban a los soldados, cuidaban de los niños, los heridos y los animales. Eran cocineras, enfermeras, pero también desempeñaban labores militares. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Agustin Casasola, Jorge Guerra, en sus fotografías, y Salvador Toscano, en su filmografía, recogen un testimonio que permite asomarse a la realidad que vivieron miles de mujeres a lo largo y ancho del país, ellas, mujeres de a pie que dejaron una huella en la historia. Fotografiar en medio de la guerra no es tarea fácil, Casasola no dejaba ni un día su cámara ni sus acervos fotográficos; enviaba sus reportes al extranjero, viajaba en tren y entrevistaba a los líderes revolucionarios. Mujer revolucionaria sujeta un rifle mientras camina por una calle. c. 1915 / Foto: Colección Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

En Morelos, al lado de las soldaderas, se enfila en largas caminatas. Él no tiene un arma, pero apunta con su cámara y dispara. Su fotografía es el testimonio desde el que nos asomamos a estas imágenes de mujeres que, entre el fuego de las balas y el humo de los fogones, se nos revelan llenas de entereza y dignidad. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Soldadera ccon soldado federal a bordo de un ferrocarril en la estación de Buenavista. c. 1950. / Foto: Colección Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

Ellas, las Adelitas, recibieron este nombre en relación al personaje con el cual se construyó el corrido popular: una  enfermera que atendía a los villistas de la División del Norte. Y, ¿qué pasaba cuando sus hombres caían en batalla? Tenían la opción de desertar, regresar a sus casa, aunque para muchas esta ya no era opción; también podían decidir continuar con la tropa, tomando el arma del difunto o con suerte de que algún otro soldado, general o coronel las cobijara, aunque solas corrían el riesgo de ser abusadas o robadas por el ejército enemigo como botín de guerra.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto de Casasola, Soldadera y un revolucionario sentados en un vagón de ferrocarril. c. 1954 / Foto: Colección Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

Las soldaderas jugaron roles diferentes en la guerra. Algunas se enfocaban a tener listas las provisiones necesarias en alimentos y cuidado de sus acompañantes. Otras, adquirieron responsabilidades dentro del ejército: tareas de aprovisionamiento, propaganda y transporte de armas; ellas eran las soldaderas de base.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Casasola, Soldado se despide de su pareja. c. 1914. / Foto: Colección Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

También estaban aquellas que se habían sumado a las filas de lucha e incluso disfrazadas de hombres, habían logrado ascender a cargos y estar al mando de tropas: las Coronelas como Rosa Bobadilla, Juana Ramos, Carmen Parra, o Carmen Vélez (La generala), que tenía a su cargo una tropa de 300 hombres. Otras como Petra Herrera armaron sus propias tropas de mujeres; esta jefa carrancista tuvo a su cargo aproximadamente mil mujeres.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Los corridos también son una manera de conocer historias anónimas de estas mujeres, que cargaron junto con sus armas y enseres de cocina, sus amores y desamores, pero también su fuerza y valentía. Legado que las mexicanas de hoy recuperamos como herencia y ejemplo.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Que el fragmento de este corrido ilustre la heróica historia que vivieron las soldaderas:

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

«Ay, decía doña Agripina
con las armas en la mano
Yo me voy con esta gente
(…) vuela, vuela palomita
con tus alitas muy finas;
anda, llévale a Agripina
estas dos mil carabinas».

Garduño, Adela Velarde Pérez, soldadera. / Foto: Colección Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Casasola, Valentina Ramírez, soldadera y mujer de la Revolución mexicana, perteneciente a las fuerzas revolucionarias de Sinaloa. c. 1911. / Foto: Colección Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

Las tropas se movilizaban por el país en trenes, repletos de hombres y en los cuales ellas viajaban muchas veces entre los vagones.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Foto de Casola. Grupo de mujeres mestizas, soldaderas, en un tren con sus canastas de comida y sus miradas ristes, 6 de abril de 1912. / Sinafo, Fototeca Nacional del INAH, inv. 5670

Muchas mujeres aprendieron el uso de las armas al heredar las carabinas de sus maridos, caídos en batalla.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Un beso en las trincheras, muestra del amor en medio de la guerra.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Soldadera da un beso en la mejilla a un soldado federal. c. 1912, Chihuahua México. / Foto: Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

Apretujadas, arriba de los trenes, ellas viajaban expuestas al quemante sol.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Mujeres que formaron parte de batallones bien entrenados, algunas se convirtieron en grandes estrategas militares: coronelas o generalas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

El rebozo, parte de la vestimenta cotidiana y útil indumentaria, con la cual no sólo se abrigaban, sino que con él transportaban a sus niños en la espalda.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Varadas en medio del camino, muchas ocasiones tenían que esperar largos lapsos de tiempo hasta que un tren recogiera a las tropas. 

Soldaderas sentadas entre vías ferreas, c.. 1915. / Foto: Colección Archivo Casasola - Fototeca Nacional, INAH. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Ellas no tenían caballo, eran "pateras", recorrían grandes distancias a pie cargando, junto con sus canastas, sus esperanzas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Fotos de la Fototeca Nacional del INAH, disponibles a través de la Mediateca INAH

*Este artículo fue publicado originalmente por Paola Vazquez el 21 de noviembre de 2018 y ha sido actualizado por Cultura Colectiva. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Te puede interesar:

15 fotografías que demuestran el poder de las mujeres

Las adelitas, coronelas y soldaderas cuentan su historia

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD