INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Fotografías de Mark Allen Johnson sin censura de cómo es estar en una cirugía de reasignación de sexo

21 de octubre de 2018

Beatriz Esquivel

La cirugía de reasignación de sexo no es nada sencilla. Sin embargo ayuda a que las personas puedan sentirse cómodos en su propia piel.


Aviso: algunas de estas fotografías pueden ser muy gráficas.


Películas como la Chica Danesa trajeron al reflector la historia y los pesares que desde hace décadas las personas transgénero deben de atravesar para poder acceder a una cirugía de reasignación de sexo.



Si bien actualmente se trata de un tema ampliamente discutido, en el que aún persiste una visión discriminatoria, de rechazo profundo y hay que decirlo: gran violencia hacia las personas transgénero; la ciencia ha avanzado lo suficiente para que el proceso sea menos traumático y doloroso. Al tiempo que los medios han encontrado la apertura suficiente para hablar de estos temas sin prejuicios —aunque siempre habrá aquellos que caigan en las descripciones denigrantes—.



A la vez que la medicina permite que las personas accedan a este tipo de cirugías, las leyes poco a poco —aunque no a la velocidad suficiente— se han modificado para permitir que puedan cambiar sus documentos legales y sus nombres, mejorando hasta cierto punto las trabas a las que suelen enfrentarse cada vez que son discriminados en alguna entrevista de trabajo cuando los posibles empleadores descubren que el entrevistado biológicamente nació como hombre o mujer.



Por ejemplo en el 2010, en los Estados Unidos, se retiró el requisito que solicitaba que toda persona transgénero se hubiese realizado la cirugía de reasignación de sexo para que su pasaporte reflejara su sexo, por lo que ahora, no es necesario operarse para tener un pasaporte que los identifique tal cual se conciben y viven. En ese sentido, Corey Johnson, un concejal de Nueva York lo resume de gran forma:


«Tú género cada vez se trata menos de tu físico y más sobre cómo vives como un ser humano».



-

Consideraciones de la cirugía


Esto no quiere decir que esas dificultades ya no existan… o que nuevas surjan. Antes de someterse a una cirugía de reasignación de sexo la terapia de hormonas es necesaria y tanto para ello, como para la cirugía misma, es necesario tener la solvencia económica para cubrir los costos, que pueden ser muy altos. Esto obliga que muchas personas no tengan la oportunidad de llevar a cambio su transición física.




En ese sentido, la cirugía de reasignación de sexo no sólo se trata de una cuestión de vanidad, sino más bien de que el cuerpo refleje aquello que está en la mente y en la identidad de cada persona. Asimismo permite que abandonen métodos que podrían considerarse arcaicos para modificar su cuerpo temporalmente, como las fajas para aplanar los senos o el relleno para simularlos.



-

Cirugía de reasignación de sexo, en qué consiste


Entonces la cirugía dependiendo del sexo puede incluir la reducción o aumento de senos, y primordialmente la vaginoplastia —que no debe confundirse con el rejuvenecimiento vaginal— o la metaidoioplastia, es decir, la construcción de una vagina o de un pene, respectivamente.



Las fotografías que acompañan este texto pertenecen a la serie Transgender Sex Chance Surgery Cirugía de reasignación de sexo transgénero—, de Mark Allen Johnson, quien se caracteriza por cubrir temas polémicos, así como retratar la realidad de mucha gente que suele ser discriminada por su condición de vida o profesiones. En esta serie él retrató una vaginoplastia por inversión peneana.



Para este tipo de cirugía uno de los requisitos primordiales es el tamaño del pene, que deberá tener una dimensión mínima de 12 centímetros cuando se estira la piel, esto ayudará a crear la profundidad de la vagina. Pero en caso de no cumplir con el requisito, existen otros procedimientos que utilizan parte del intestino para construir la vagina.



La vaginoplastia por inversión peneana consiste en invertir la piel del pene y el escroto para crear una vagina lo más funcional posible. El glande suele ser utilizado para reconstruir un clítoris; el glande se conserva con los nervios y vasos sanguíneos con la finalidad de que mantenga su sensibilidad y por lo tanto pueda actuar como centro de placer… como cualquier clítoris lo haría. Mientras que la uretra se acorta y se modifica su posición, al tiempo que la piel del escroto se utiliza principalmente para reconstruir los labios vaginales.



Este tipo de cirugías, aunque pueden tener una recuperación lenta, finalmente hacen que las personas que se someten a éstas estén en consonancia con lo que sienten y lo que su cuerpo refleja, mejorando su calidad de vida, así como su seguridad en sí mismos… y eso, sin duda, es una ganancia para su bienestar físico y mental.


**

Encuentra más del trabajo fotográfico de Mark Allen Johnson en su sitio.


*

También te puede interesar:


Fotografías de Sara Swaty del largo proceso de una mujer para convertirse en hombre

Fotografías de Sahar Fadaian sobre cómo viven las prostitutas transgénero en la India


TAGS: Hombres fotografía documental Medicina
REFERENCIAS: The New York Times, "Easing the Law for New Yorkers Shifting Gender". Vaginoplastia por inversión peneana Asociación Española de Cirugía Estética Plástica, "¿En qué consiste la cirugía de reasignación de sexo?"

Beatriz Esquivel


Articulista

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Actores que tuvieron que ir a terapia despues de acabar la filmación de tus películas favoritas Por qué creían que la sangre de la menstruación era venenosa en la Edad Media La razón por la que Friendly Fires escapó unas horas del Corona Capital 2008 Cómo descubrí que mi abuelo fue un nazi How To Choose The Right Partner, According To Psychology Robbie, indie y amor: 38 fotos de cómo se vivió el Corona Capital 2018

  TE RECOMENDAMOS