Poderosas fotografías de National Geographic del trasplante de cara más difícil de la historia

Conoce la historia de Kate Stubblefield a través de estas fotos de National Geographic que documentan el trasplante de cara más difícil hasta el momento.


Las cirugías experimentales a la fecha siguen siendo uno de los últimos recursos para ciertas condiciones médicas, en especial para aquellos que sufren enfermedades terminales y cuya esperanza de vida suele verse acortada precipitadamente; sin embargo, fuera de estos casos, también se trata de una de las formas idóneas para que la ciencia y la medicina avancen.


 

-


Este es el caso de Katie Stubblefield, quien se convirtió en la persona más joven en recibir un trasplante de rostro en los Estados Unidos. La cirugía duró aproximadamente 16 horas en la Clínica Cleveland, misma que comenzó con retirar el rostro de Adrea Schneider que había sido declarada muerta tres días antes luego de que su organismo no lograra recuperarse de una sobredosis. Este rostro se convertiría en la nueva cara de Katie, quien tiene 10 años menos que la donadora del rostro.


-


Su historia comienza cuando en lo que National Geographic describe como «un momento impulsivo de adolescente», Katie decidió intentar quitarse la vida con un rifle después de enterarse que su novio salía con alguien más. Sin embargo, el impacto de bala tan sólo se llevó su nariz, boca, mandíbula, el frente de su cara, parte de su frente y casi toda su visión. El trabajo inicial de los doctores no tenía ningún fin estético, en realidad se trataba de mantenerla con vida dado que hasta su cerebro estaba expuesto y había sufrido daños. 


-

-



Sin embargo, Katie no recordaba nada de su intento de suicidio o de todas las cirugías a las que se sometió para que la estabilizaran, las cuales, incluidas el trasplante de cara fueron costeadas por las donaciones de amigos de la familia y colectas de dinero, así como por el Departamento de Defensa. 


-


«Nunca pensé en hacer eso antes, así que al escucharlo, no supe cómo manejarlo. […] Me sentí tan culpable de hacer pasar a mi familia por tanto dolor. Me sentí horrible». 


-

-


Si bien en un principio el plan era tomar lo menos posible de la cara de la donadora, después de que sus padres platicaran con los doctores definieron que podría ser mejor idea hacer un trasplante completo, razón por la cual este se ha convertido en uno de los casos más difíciles. Y es que las consecuencias podrían ser graves. En caso de que el cuerpo de Katie rechazara el trasplante, no tendría suficiente tejido en su cuerpo para una nueva reconstrucción. 


-

-


No obstante, a la fecha su cuerpo no ha rechazado su nuevo rostro, aunque sí tendrá que tomar de por vida medicamento para evitar el rechazo o hasta que la ciencia moderna encuentre algún método que ayude a que el cuerpo produzca por sí solo una célula que ayude a que el sistema inmune acepte el nuevo tejido. 


-

-


Actualmente Katie ha pasado por otras tres cirugías mayores que tenían como fin hacerle lo que los médicos llaman lifting, el cual consiste en limpiar sus senos nasales, colocarle implantes de titanio bajo sus ojos para levantar la cuenca, quitar la piel en exceso y hacerle un implante en su paladar para ayudarle a hablar mejor. 



Sin duda, la historia de Katie es una muy larga, que se ha caracterizado por toda una serie de cirugías y procedimientos médicos para salvar su vida y mejorarla, así como de mucho sufrimiento, pero sobre todo, se trata de una gran lección de vida y lo que ella llama su segunda oportunidad, pues ahora podrá continuar con su vida, entrar al colegio y comenzar una carrera, al tiempo que es una prueba viviente de lo que la medicina experimental y el avance científico puede lograr. 


«Tengo una segunda oportunidad en la vida, eso es como el comienzo de otro capítulo. Muy poético, ¿no?»



**

Si quieres saber más sobre la historia de Kate y el procedimiento médico, visita el sitio de National Geographic (en inglés).


*

También te puede interesar:


Por qué los Testigos de Jehová no pueden recibir transfusiones de sangre

Cómo es estar dentro de un ritual de ablación de clítoris en 15 crudas fotografías de Stephanie Sinclair