Funk Carioca: El baile prohibido en las favelas de Brasil.
Historia

Funk Carioca: El baile prohibido en las favelas de Brasil.

Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

10 de enero, 2016

Historia Funk Carioca: El baile prohibido en las favelas de Brasil.
Avatar of Paola Vazquez

Por: Paola Vazquez

10 de enero, 2016


 El baile funk o funk carioca es un controvertido baile nacido en Río de Janeiro por sus tintes sexuales y provocativos movimientos, así como el estilo de vida que involucra y llegó a Río de Janeiro en la década de los 80 bajo la influencia del funk de Miami. Como es común en la música contemporánea, se trata de una fusión, en la cual el funk funde soul, jazz y ritmos latinos.  Brasil aporta los ritmos propios de la región, como la samba, mezcla de raíces indígenas y africanas que se han sumado para enriquecer al género con vibraciones que golpetean, propias de la sensualidad que caracteriza a este país.

Los Master of Ceremonies del Funk, equivalen a los cantantes de rap, house, ragga. Entre sonidos de ritmos electrónicos, estilo hip hop, golpeteo de la samba, los sonidos vocales que asemejan a los cantos tribales africanos, el funk es más que un ritmo o un género, es un estilo de vida. Involucra modos de vestir, hablar, tatuarse y danzar que se ha asociado con la delincuencia, la pornografía, las drogas, y las mafias propias del clima de las favelas.. Este es un tipo de vida que muchos jóvenes aspiran a tener, por el dinero y los beneficios de la fama: drogas, alcohol, mujeres.

El funk carioca es un baile popular que nace en las favelas, donde los bailarines más diestros aprenden a bailar desde niños en las calles. Con vibrantes movimientos de cadera que ondulan al ritmo de una samba, el funk carioca se ha convertido en el género favorito de los jóvenes, que puede escucharse tanto en fiestas en casas, como en antros y discotecas que asemejan más a salones de fiesta improvisados.

baile funk


Es la música de las periferias, de los suburbios, los barrios y guettos. En el baile la temperatura se eleva y los cuerpos, cada vez más pegados; entre sonidos que apelan a contrastes entre lo suave y lo golpeado, se confunden sudores y calores, entre pieles de color leche y chocolate… Besos, caricias y más, encuentros que quien sabe hasta dónde pueden llegar después de un baile.

El funk carioca era marginal en los noventa y se hizo masivo hacia inicio de siglo XXI al igual que el escándalo que provocó la Lambada en los años setenta y el boom que tuvo en los noventa con el grupo Kaoma. Todos han sido “bailes prohibidos” por considerar indecente el movimiento ondulatorio de las caderas de parejas que bailaban pegadísimas. No ha sido el  primer ni el único baile prohibido de la historia. Desde la Edad Media, la Iglesia prohibió los cantos y danzas por considerarlos paganos, provocadores, herejes.; censuró, principalmente a las mujeres, calificándolas de brujas, adoradoras de Baco, el dios del placer, la danza y el vino. Y cuanto más prohibieron los bailes, las danzas se ejecutaban clandestinamente en donde las mujeres bailaban desnudas y extasiadas, reivindicando su sensualidad y sexualidad censurada, reprimida.


Funk, evento masivo


Lo mismo sucede con el funk, en Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro, de casi 70 mil habitantes, el ejército intervino en 100 en una operación que buscó quitar el control a las bandas delincuenciales de narcotráfico. En una medida desesperada, se prohibieron los bailes funk, aunque no directamente, muchos espacios se cerraron y las restricciones legales para llevar a cabo estos eventos se hicieron cada vez más estrictas. Esta fue una medida que buscaba evitar la reunión de la comunidades delincuenciales, eventos en los que no faltaban los ajustes de cuentas, venta de drogas y la entrada sin restricción a menores de edad.

Una chica explica sencillamente por qué a pesar de las prohibiciones, el funk sigue vivo: “Me gusta menearme cuando escucho funk, me invade como una cosa en el cuerpo, me dan ganas de bailar.” Otro chico declara: “el funk es para todos, para quien quiere enamorarse, para quien quiere olvidarse de la vida, para quien quiere viajar, para quien quiere… involucrarse”. Por otro lado, algunas personas mayores opinan que están mejor sin el baile funk porque asocian al género con la mafia. Difícil situación en un sociedad acosada por la violencia.


Funk carioca

Sin embargo, los grupos de funk han sido disciminados y no siempre bien vistos por  prejuicio a su imagen. No todos son masculinos, también los hay de mujeres y las letras de las canciones: hablan del barrio y lo que ahí se vive como la pobreza, amor, dignidad, solidaridad, sexo, violencia e injusticia social, realidad propia de las favelas; a pesar de que los ritmos incitan meramente a la seducción.

Los bailes en muchos sitios han cambiado a tonos más light, sin embargo, el género se resiste a desaparecer. Incluso, se han creado opciones para aprender a moverse en academias de baile. Aunque para su difusión y extensión, este género se abrió canales propios de producción y circulación, en realidad fueron las prohibiciones legales que endurecieron los trámites burocráticos para  llevar a cabo los bailes, lo que potenció que el dinero de las mafias fluyera a estos eventos.

Baile Funk in the favela

En Brasil, específicamente en Tiradentes se realiza cada año el Funk Festival Canta Cidade Tiradentes, que busca destacar a artistas locales. El género se ha dado a conocer a nivel internacional con bandas como Black Allien & Speed, con su canción ‘Follow Me Follow Me’; en Europa con DJ Malboro¸ la artista M.I.A potenció el género en 2005 con ‘Bucky Done Gun’, aunque en una versión más light y el grupo Bonde do Rol mezclando el funk con rock.

A pesar de todo, el funk ha bajado su intensidad y pierde espacios, esto relacionado al conflicto social que involucra en relación a la violencia, y por otra parte a la discriminación y el racismo. La emergencia de estos ritmos es clave para entender un aspecto de la cultura popular que es el de la danza o el baile, las  identidades que se generan en estos espacios de convivencia; un aspecto que puede involucrar reivindicaciones incluso políticas.
A pesar de las prohibiciones, los cuerpos indican una resistencia a dejar de moverse, siguen vibrando al ritmo de la sensualidad brasileña y latina.

baile funk


Referencias:

Una guía audiovisual para entender el Funk carioca

*

Te puede interesar:

Arte de protesta en el Brasil de los años sesenta

El arte de protesta, la otra cara del mundial en Brasil


Referencias: