Albert Einstein, Charles Darwin y otros genios que fueron terribles estudiantes

Albert Einstein, Charles Darwin y otros genios que fueron terribles estudiantes

Por: Abril Palomino -

Estos personajes demuestran que las calificaciones no te definen.


A pesar de que la escuela y los conocimientos académicos actualmente son una parte muy importante en la formación de cualquier ser humano, es importante recordar que no lo son todo en la vida y mucho menos definen el futuro o las habilidades de las personas. 

Como muestra de lo anterior existen algunos ejemplos sobre grandes personajes de la ciencia, arte y entretenimiento cuyos logros han sido de gran utilidad para la humanidad y sin embargo, sus profesores no auguraban ningún futuro próspero debido a su terrible comportamiento en clase o poca capacidad para “aprender” o “concentrarse”, a continuación algunos ejemplos:

  Artículos Relacionadosgenios-que-murieron-pobres-y-cambiaron-al-mundohistoriaGenios de la historia que cambiaron al mundo pero murieron solos y en la pobreza

  Artículos Relacionadosteoria-felicidad-albert-einsteinhistoriaEl día que Einstein confesó su teoría de la felicidad a un mensajero japonés

Alexander Graham Bell

Una de las mentes más creativas de la era moderna vivió una infancia odiando el colegio, el cual le quitaba mucho tiempo para el ocio. Graham Bell prefería pasear antes que encerrarse con sus compañeros y maestros, así que no era de esperarse que su desempeño escolar dejará mucho que desear. Por este motivo tuvo muchísimos problemas con su padre, quien era sumamente exigente, así que el muchacho decidió dejar su casa a los 15 años e irse a vivir con su abuelo quien no le exigía nada, con él pasaba las tardes leyendo y divirtiéndose, hasta que 3 años después, su abuelo murió y Alexander tuvo que volver a vivir con su disciplinado padre.Genios que fueron malos estudiantesFoto: National GeographicEn esta etapa de su vida el joven se mantenía constantemente motivado ante las iniciativas de su hermano y los retos de su padre sobre elaborar ingeniosos proyectos mecánicos y eléctricos como autómatas parlantes. Hasta que su hermano muere y le hace prometer a Alexander que diseñara un invento para que se puedan comunicar desde el “más allá”. Gracias a esta promesa Graham Bell logró desarrollar el invento que revolucionó la comunicación: el teléfono. sin embargo, al principio de su lanzamiento, fue severamente subestimado.

Napoleón Bonaparte

Este líder vivió una infancia y adolescencia cruel, llena de burlas por parte de sus compañeros y maestros que lo discriminaban constantemente por su acento, así fue como Napoleón desarrolló una personalidad huraña y hostil. Conforme pasó el tiempo el joven comenzó a defenderse y comenzar pleitos a golpes con quien le atacaba. En la escuela militar sus maestros lo consideraban mediocre en cuanto a las lecciones de estrategia militar, aunque reconocían que el muchacho ponía mucho empeño y dedicaba muchas horas a su estudio.

Winston Churchill

«Siempre me ha gustado aprender. Lo que no me gusta es que me enseñen», es una de las icónicas frases hechas con aquel reconocido primer ministro británico, quizás este pensamiento explica el porqué Churchill tuvo que repetir un grado de la primaria y realizar dos veces el examen de ingreso a la Academia Militar de Sandhurst.

Albert Einstein

Nadie esperaría que un niño con problemas para hablar y de lento aprendizaje terminaría ganando el premio Nobel de Física y revolucionando la historia de la humanidad. Así es, Albert Einstein padeció durante gran parte de su infancia por la frustración ante la severa disciplina que le era impuesta por sus padres. Fue hasta los 9 años cuando Einstein logró desarrollarse como autodidacta en las materias de biología, filosofía, geometría, sin embargo, en la adolescencia sufrió una fuerte depresión como consecuencia de la soledad ocasionada por su timidez, así que volvió a tener malas calificaciones, al grado de que un profesor le comentó que nunca lograría hacer nada importante en su vida. Después de esta declaración Albert Einstein decidió abandonar sus estudios.Albert Einstein estudianteFoto: National GeographicAl cabo de los años el joven intentó retomar la escuela, pero tuvo que realizar dos exámenes de admisión a la universidad para obtener un lugar, ya dentro de la escuela Albert padeció del rigor escolar. Cuando concluyó el programa académico fue el único de sus compañeros en no encontrar trabajo inmediatamente. Sin embargo, la suerte tocó a su puerta cuando obtuvo un trabajo en la oficina de patentes de Berna, donde su trabajo le dio tiempo para desarrollar las ideas que revolucionaron la ciencia para siempre.

Charles Darwin

Charles Darwin vivió una infancia tranquila y feliz hasta que su madre desapareció cuando él tan sólo tenía 8 años de edad y su padre decidió internarlo en una escuela religiosa. Darwin padeció mucho del rigor escolar y religioso, su desempeño fue pésimo, no sentía la mínima atracción por aprender. El joven prefería dedicar sus tardes a observar la naturaleza y coleccionar plantas e insectos, actividades que su padre consideraba una pérdida de tiempo y vergonzosas para a familia.Genios que fracasaron en la escuelaFoto: El IndependientePara reivindicarse Darwin decide estudiar medicina, pero fracasó al reconocer que no tolera tener que trabajar con sangre, sin embargo, gracias a esta carrera conoció la taxonomía y la zoología, por lo cual decide inclinarse hacia esos estudios e inspirado por los relatos de Humboldt decide comenzar un viaje que cambio el estudio de la biología.

  Artículos Relacionadosimportancia-de-la-escuela-educacion-mexicohistoriaRazones por las que es importante ir a la escuela y nadie te explica nunca

  Artículos Relacionadosincuestionables-genios-y-su-lado-oscuro-e-imperfectohistoriaEl lado oscuro de 5 genios de la ciencia y la cultura que cambiaron el curso de la historia

Thomas Alba Edison

Sus padres y profesores lo consideraban un estúpido, y no lo decían como un insulto, simplemente no encontraban otro adjetivo para describir su poca habilidad en la escuela. Después de ser expulsado por tercera vez del colegio su mamá decidió educarlo en casa, donde Edison pudo poner muchos conocimientos en práctica y se dio cuenta de lo mucho que le aburrían las matemáticas y teorías.

Charles Chaplin

Este simpático comediante es un gran ejemplo de que las circunstancias no definen a las personas. Nació en el seno de una familia muy pobre, de padre alcohólico y madre con problemas mentales. Debido a sus condiciones económicas ni él ni su hermano pudieron ir a la escuela, por lo que su madre intentó educarlos en casa hasta que fue internada en un hospital psiquiátrico y los niños tuvieron que vivir en un orfanato.Genios que fueron muy malos estudiantesFoto: Frases de la vidaEn el internado la educación era extremadamente disciplinada, una experiencia completamente nueva para Chaplin, la cual no recibió con los brazos abiertos, sobre todo el estudio de la historia, el cual consideraba una materia violenta, prefería pasarse las clases y recreos haciendo reír a sus compañeros con distintas personificaciones y narraciones. En su juventud optó por unirse a una compañía de teatro itinerante y así -sin saberlo- convertirse en el cómico más importante del siglo XX.

Te podría interesar: 

19 poderosas fotografías para entender cómo era Alemania gobernada por Hitler

Libertad, rebeldía y sexualidad: 20 fotos de la vida secreta de los travestis nazis

Racismo, misoginia y desprecio por lo mexicano en 12 frases de José Vasconcelos