Historia

4 terribles genocidios que no conocías porque Hollywood no hace películas sobre ellos

Historia 4 terribles genocidios que no conocías porque Hollywood no hace películas sobre ellos

El cine ha intentado mostrar una y otra vez –con resultados de todo tipo– los crímenes acontecidos durante la Alemania Nazi y el Holocausto, pero tales genocidios no son los únicos que han aquejado a la humanidad en el devenir del siglo XX y XXI.


El drama de Polanski en ‘El pianista’ muestra la crudeza del Holocausto y la persecución de los judíos y los demás enemigos del Reich, mientras la venganza funciona como un remedio malsano en la fantasiosa ‘Bastardos sin gloria’ de Tarantino; pero si se trata de tocar las fibras más sensibles, la tragedia de Benigni en ‘La vida es bella’ puede conmover a cualquiera. 


El cine ha intentado mostrar una y otra vez –con resultados de todo tipo– los crímenes contra la humanidad acontecidos durante la Alemania Nazi y el Holocausto. La parafernalia que acompaña la historia del Tercer Reich, el constante escrutinio morboso de personajes como Hitler o Himmler y el efecto de tales producciones en taquilla es un poderoso aliciente para revisitar historias de víctimas que lograron salir con vida y rehacer su vida ante la total adversidad.


Es posible que mientras mira alguna de estas películas, el espectador se sitúe en la piel de sus protagonistas por un momento y sea capaz de experimentar rabia, solidaridad, tristeza o coraje ante la humanidad (y la falta de) que remite la pantalla. Empero, es más probable que rompa con la tensión inmediatamente después de salir de la sala de cine y aliviado, confirme una y otra vez que lo que aconteció en pantalla no son más que hechos del pasado, de uno muy oscuro que aconteció a miles de kilómetros del horizonte que percibe como su realidad histórica, política y geográfica; sin embargo, es aún más factible que esté equivocado.


Conoce otros genocidios del siglo XX cuya historia, alejada de las producciones de Hollywood, dista de tener un final feliz:


Ruanda


post-image


El pueblo que conforma a esta nación del centro de África, los banyaruanda, se dividen históricamente en dos grupos étnicos basados en su ocupación: mientras los hutus se dedicaban a la ganadería, los tutsis hacían lo propio con la tierra.


A partir de que Ruanda se convirtió en una colonia belga en el siglo XX, nació un conflicto entre tutsis (entonces clase dominante y minoritaria, elegida por los belgas para gobernar) y los hutus, que se nutrió de discursos de odio y manipulación a través de distintos medios de comunicación y estalló finalmente en 1994, dejando cerca de un millón de víctimas mortales ante la inacción de la ONU y el mundo entero.


Conoce más del genocidio de Ruanda luego de leer «El terrible genocidio que nació del odio irracional entre hermanos».


-

Guatemala


post-image


En la segunda mitad del siglo XX, los distintos gobiernos dictatoriales de Guatemala provocaron el auge de distintas organizaciones sociales y políticas que intentaron modificar el régimen y mejorar las paupérrimas condiciones del país, especialmente guerrillas, que se concentraron en la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG).


Durante los primeros años de la década de los 80, el gobierno dictatorial del general Efraín Ríos Montt inició una ofensiva contra los indígenas, so pretexto de su posible adherencia a las guerrillas: incendiaron sus casas y cultivos, envenenaron pozos, destruyeron iglesias y pusieron en marcha una política de persecución y represión contra la población civil. El saldo aproximado fue de 200 mil víctimas entre asesinados y desaparecidos.


-

Sudán


post-image


Desde principios del siglo XX existe una auténtica cacería contra la población negra en el país del noreste africano, un grupo que históricamente ha sufrido discriminación en el territorio controlado por árabes.


Tanto el gobierno de Sudán como el de Darfur han estado implicados en financiamiento y organización de los janjaweed, las milicias árabes que perpetran estos crímenes de odio contra la población negra en Darfur. Algunos de los crímenes son la quema de aldeas, el uso de violencia sexual y los asesinatos en masa, que han provocado la suma de 300 mil africanos de distintas etnias asesinados durante el conflicto.


-

Myanmar


post-image


El presente de los rohinyás es la historia de un éxodo masivo de más de 800 mil niñas, niños, hombres y mujeres que huyen del exterminio de su pueblo como un ejercicio de limpieza étnica consentida por el gobierno de Nyanmar en el sureste de Asia, el país que fue su hogar, pero que desde hace cuatro décadas inició una guerra de baja intensidad contra ellos.


En la actualidad, los rohinyás son menos que forasteros para el gobierno local: las leyes no los reconocen como ciudadanos, les prohíben el libre tránsito y no tienen derecho a casarse, ni siquiera a recibir salud, educación o poseer propiedades. Tal campaña gubernamental ha sumado para legitimar el genocidio que está en marcha, dejando más 7 mil víctimas mortales y otras 800 mil personas en campos de refugiados en la frontera con Bangladesh en condiciones infrahumanas.


Conoce más de la situación en Nyanmar en “El genocidio del que nadie habla y está por exterminar a todo un pueblo”.


-