Gorki: las letras de la Revolución Rusa

Gorki: las letras de la Revolución Rusa

Por: Rafael Perez -

Antes de convertirse en una de las más grandes glorias de la literatura rusa, Alekséi Maksímovich Peshkov (Nijni Novgorod, 28 de marzo de 1868 – 18 de junio de 1936), mejor conocido como Máximo Gorki (Máximo el amargo) enfrentó infinitas carencias desde la infancia. A la edad de diez años quedó huérfano y tuvo que enfrentarse al mundo por sus propios medios. Ejerció distintos oficios que le permitieron llevarse un bocado a la boca, desde ayudante de cocina hasta jardinero, vagando sin rumbo fijo a lo ancho de su país.

Gorki escritor ruso

El contacto directo con la gente humilde y las condiciones en que vivían dio a Gorki no sólo los temas de sus primeras obras, sino todo un ideal político que marcaría su vida y su obra literaria.

Cuando la policía lo descubrió repartiendo propaganda antizarista,  fue catalogado inmediatamente como un elemento subversivo y la consecuente represión que se vio reflejada en distintas detenciones arbitrarias de las que fue víctima más adelante.

Fue en aquella época cuando por mandato del Zar Nicolás II se le negó la inclusión como miembro honorario de la Academia de Ciencias, un honor que se había ganado y que le fue negado de forma prácticamente inapelable. Vladimir Korlenko y el gran escritor Antón Chéjov dimitieron de su lugar como miembros de la Academia de Ciencias en señal de protesta ante tal injusticia cometida por el Zar.

gorki y chejov

En 1905 Rusia entera se convulsionó ante el estallido general de los movimientos revolucionarios, estando Gorki siempre en primera línea demostrando una congruencia entre su discurso literario y sus actos. Sin embargo, al ser sofocada la revuelta, se tuvo que exiliar en países como Francia, Inglaterra, Estados Unidos e Italia.

Durante el periodo de exilio y estando en una forzada tranquilidad lejos de su país, tuvo tiempo de escribir obras un tanto alejadas del ímpetu anarquista y juvenil de sus primeras creaciones, dando paso a una reflexión más consciente, tal como se ve reflejada en una de sus mejores novelas: La madre.

gorki

Al volver a Rusia en 1914, con mayor fama gracias a las obras que escribió durante su exilio, retomó la lucha política. La Revolución de Octubre vería culminada su lucha en 1917 con el derrocamiento del régimen zarista, y Gorki formaba parte de ello, confiando siempre en que mejores tiempos se alzarían de los escombros y el dolor de aquel momento histórico.

En plena efervescencia del triunfo revolucionario en 1921, Gorki se vio obligado a dejar nuevamente su país para refugiarse en Italia, esta vez por causas de salud.

Máximo Gorki

Volvió a Rusia en 1928 cuando Stalin, quien ahora detentaba el poder en Rusia, le pidió que se encargara de organizar por completo la vida cultural del país.

Aunque la labor revolucionaria de Gorki, no sólo de forma intelectual sino también activa, le confieren un papel innegable en la vida de la Rusia postrevolucionaria, se sabe que no gozaba de la simpatía de Stalin; por esta razón, cuando se anunció su muerte a causa de una neumonía, no fueron pocos los que tuvieron un mal presentimiento. Rusia ahora se encontraba bajo el yugo de un nuevo tirano que gobernaba con violencia y total desprecio a la libertad, hechos que Gorki repudió y se empeñó en combatir hasta su muerte, y aunque físicamente haya dejado de existir en 1936, dejó en cada uno de sus libros un legado para la posteridad, textos con los ideales propios de un hombre que siempre amo y defendió la libertad ante toda adversidad.

tolstoi y gorki

Referencias: