El asesino de prostitutas mexicano que fue liberado y aplaudido como héroe
Historia

El asesino de prostitutas mexicano que fue liberado y aplaudido como héroe

Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

12 de enero, 2017

Historia El asesino de prostitutas mexicano que fue liberado y aplaudido como héroe
Avatar of Alonso Martínez

Por: Alonso Martínez

12 de enero, 2017

 

You'll go to hell...
for what your dirty mind is thinking.
-Radiohead

¿Podríamos considerar al asesinato un arte?

Quentin Tarantino convierte historias violentas en obras de arte e incluso Thomas de Quincey, representativo escritor británico del siglo XIX, meditó sobre la idea de que privar a alguien de su vida era una de las Bellas Artes. Claro, el autor lo hace de forma irónica mientras explica diferentes crímenes de esa índole, pero su texto toma credibilidad cuando comienza a comparar "malos atentados" contra los positivos.

Quincey afirma que un asesinato perfecto es aquél en el que nunca se descubre al perpetrador y el acto se lleva a cabo de una forma magnánima. Considerando lo anterior, es imposible no mirar los delitos vinculados a la acción y comenzar a reflexionar si algunos son fantásticos, o bien, terribles crímenes. En este sentido, el caso de "el estrangulador de Tacuba", cuyo nombre real era Gregorio Cárdenas Hernández, es una de las obras artísticas más repugnantes que hemos visto.

gregiorio cardenas goyo

Gregorio, también conocido como "Goyo", fue responsable de cuatro asesinatos y se convirtió en uno de los más famosos criminales del país. Todos sabían quién era. Lo señalaban como un asqueroso demonio y causó asombro en los hogares mexicanos. Nunca un asesino en serie había acaparado la atención de todos los encabezados de los periódicos.

Goyo –según la perspectiva que tomaría Thomas de Quincey– cometió varias obras de arte, pero ninguna de ellas fue tan fina como para guardarla en los libros de historia popular. La primera víctima se llamaba María y era una prostituta. Él la invitó a su automóvil la noche del 15 de agosto de 1942 y la llevó a su casa. Después de tener sexo de ella, decidió tomar los cordones de sus zapatos y estrangularla en un momento de distracción. Una acción nada sutil y con falta de planeación –y peor aún– sin motivo alguno (las mejores obras deben tener un propósito). Una vez que María dejó de respirar, la arrastró hacia su jardín y decidió enterrarla. 

el goyo cardenas asesino

Sus siguientes dos víctimas resultaron en obras similares. Raquel y Rosa eran trabajadoras sexuales que aceptaron ir al hogar de Goyo después de que les ofreciera una cantidad considerable de dinero. Ambas terminaron muertas. La única que logró luchar antes de los sucesos fue Rosa. Goyo la violó una vez que ella sospechó de sus intenciones, pero no logró salvarse. 

Fue hasta su cuarta obra que Gregorio cayó preso. Su peor trabajo artístico lo llevaría directo a la cárcel y al mismo tiempo, por un sendero de fama que nunca había visto en su mísera vida. El nombre de la víctima era Graciela Arias Ávalos, la hija de un importante abogado de la Ciudad de México y su muerte significó el final de la serie de asesinatos que Goyo cometería. La mujer era una estudiante compañera de Cárdenas. Ambos cursaban la carrera de Ciencias Químicas y aunque él no era un joven atractivo, fue su intelecto el que hizo que Graciela le diera una oportunidad cuando Goyo la invitó a su hogar.

Cuando Graciela decidió que no accedería a sus insinuaciones sexuales, Gregorio perdió la cabeza y le azotó la manija de una puerta en la cabeza, sólo para estrangularla después. Fue arrestado esa misma madrugada.

 ¿Cómo es que un estudiante de Química se convierte en un artista de la muerte? 

Hernández nació en la Ciudad de México siendo hijo de migrantes de Veracruz. Cuando era pequeño, todos pensaban que era un niño peculiar debido a una infección encefálica que lo afectó desde sus primeros años. Al inicio se pensaba que su comportamiento cambiaría, pero con el tiempo empeoró y fue marcado por la crueldad que tenía con los animales. Tiempo después mejoró su conducta y se convirtió en un estudiante de excelencia, ganando incluso una beca de PEMEX para estudiar en la UNAM la carrera que tanto deseaba. Fue ahí donde comenzó su interés por Graciela.

El hombre era rechazado por no ser atractivo y tener un pequeña parálisis en su rostro; posiblemente eso lo llevó a contratar prostitutas y eventualmente a asesinarlas. Al momento de su arresto, "el Goyo Cárdenas" inmediatamente confesó sus crímenes y no mostró ningún tipo de arrepentimiento.

el goyo cardenas prostitutas

Diferentes especialistas de la salud mental hicieron un sinfín de análisis para determinar si el Goyo Cárdenas tenía algún tipo de enfermedad que lo impulsara a cometer esos asesinatos. Algunos aseguraron que sufría de esquizofrenia, otros de un desorden maniacodepresivo y otros más afirmaron que no había nada malo con su proceso mental.

Fue sentenciado a cadena perpetua dentro de la prisión de Lecumberri y aunque escapó cinco años después, no tardaron mucho en encontrarlo y ponerlo de vuelta en reclusión. Mientras pasaba sus días en la cárcel, diferentes criminales comenzaron a imitar su modus operandi y su popularidad llegó hasta niveles insospechados. El Goyo decidió reformar su vida y se le concedió permiso de estudiar psiquiatría, piano y leyes durante su encierro. Se convirtió en un experto y una figura prominente dentro de la institución. Entonces sucedió un hecho insólito.

el goyo cardenas

En 1976, el presidente en turno Luis Echeverría añadió otra estúpida acción a la enorme lista que tenía llevaba cargando su a cuestas: le otorgó el perdón público a Goyo y lo invitó al Congreso de la Unión donde el hombre fue señalado como un héroe por ser un "gran ejemplo" y un "caso claro de rehabilitación". En San Lázaro, el asesino fue reconocido como "inspiración para los mexicanos", mientras recibió una ovación de pie llena de aplausos y vitoreos. Su vida como hombre libre se redujo a trabajar como abogado y murió en 1999 en Los Ángeles, California, casi a los 85 años. "Me examinaron como 48 o 50 médicos. Unos señalaron esquizofrenia, otros una psicopatía, otros diferentes tipos de epilepsias, otros debilidad mental a nivel profundo. Otros, paranoia. Sí, cómo no”, comentó en última entrevista.

el goyo cardenas graciela

El México irónico en el que vivimos aplaudió en la tribuna del Congreso a un asesino que no tenía ningún tipo de arrepentimiento (un hecho deleznable que sin embargo, hoy forma parte de una larga tradición). La situación sirvió como un reflejo de nuestra estupidez y la acción se popularizó como un acto cómico y trágico durante el sexenio de Luis Echeverría. Los diputados no sólo aclamaron a un mal artista, sino a sus horribles obras que ni siquiera un hombre como Tarantino vería con valor artístico.


*

Referencias:

Murderpedia

Cosecharoja








Referencias: