El hombre que quiso liberar a los indígenas y esclavos durante la Colonia y fue cruelmente asesinado

Sábado, 27 de enero de 2018 14:01

|Alejandro I. López
guillen de lampart

Cambió su nombre para simular que era parte de la nobleza, denunció el mal gobierno del Virrey y buscó la libertad de los indígenas y esclavos en la Nueva España en pleno siglo XVII.



Decidió cambiar su nombre para adquirir un halo de nobleza, a pesar de que sus orígenes eran humildes y no tenía relación alguna con la aristocracia europea. Agregó el “de Guzmán” en su apellido españolizado para simular que provenía de una familia de alto rango y así conseguir su objetivo.


A su fugaz paso por Holanda y España –después de huir de Inglaterra por publicar a favor de la insurrección católica y ganarse la vida como pirata–, Guillén se instruyó en ciencias sociales y naturales, aprendió latín y otros idiomas y estudió matemáticas. Poseía un portentoso conocimiento para su edad, fruto tanto de su formación académica como de la experiencia que había obtenido a través de su andar en distintas latitudes.


guillen de lampart 1


Se trataba de Guillén de Lampart, un joven irlandés que llegó a la Nueva España con menos de 30 años y cuyas ideas le costaron la vida.


Después de servir con habilidad para distintos oficios y encomiendas de súbditos del Rey de España, Guillén ganó la confianza de sus superiores y pronto le fue encomendada una misión espía a la Nueva España por parte del Duque de Olivares, con el fin de proteger el catolicismo en la región y denunciar malos manejos en una colonia que, para entonces, poseía una vida política y social casi autónoma del poder de la metrópoli.


En la Nueva España encontró una poderosa similitud con la situación que vivió en su país natal, donde fue educado en el seno de una familia de católicos rebeldes a la ocupación del protestantismo inglés. Lampart reafirmó sus ideales cuando entró de lleno en el contexto social novohispano, donde la esclavitud, los trabajos forzados, una distribución desigual de la riqueza y la desaparición del mundo indígena, fenómenos que habían iniciado un siglo atrás, tomaban un rumbo definitivo mientras el poder de la Corona Española se acrecentaba cada vez más.


guillen de lampart 2


Después de pasar unos pocos meses en la Ciudad de México y tras enviar una carta a modo de informe para el rey Felipe IV sobre el mal gobierno del nuevo virrey Diego López de Pacheco Cabrera y Bobadilla, Lampart comenzó a sufrir la persecución de las autoridades novohispanas. La información influyó poderosamente en la opinión del Duque de Olivares, que sugirió al rey investigar de cerca el comportamiento del virrey y después de la opinión coincidente de Juan de Palafox, López de Pacheco fue arrestado.


Sin embargo, esto no era suficiente para el irlandés. Lampart tenía una sola idea, tan peligrosa como justa en mente: liberar del yugo de la Corona a indios, esclavos y castas, pues en su opinión, la Conquista de estas tierras por parte de España había sido injusta, violenta e ilegítima.


“Qué pena de tanta tiranía, habiéndose muerto y consumido más de doscientos millones de ellos (indígenas) desde la Conquista (...) la misma aflicción y pena causa la tirana esclavitud de tanto número de negros, mulatos, berberiscos y otros cuyo derecho de naturaleza está usurpado (...) les reducen a la misera esclavitud y servidumbre, igualándolos a los brutos animales en el aprecio y maltrato…”


guillen de lampart 3


Se trata de una noción revolucionaria, una visión fuera de todo contexto que ponía en tela de juicio a la Conquista y sus instituciones más de un siglo antes del movimiento independentista. El plan de Lampart parecía tan consecuente respecto a lo que percibía en la sociedad novohispana, como descabellado para ser una proclama hecha por un aventurero irlandés que fingía descendencia de la familia real en plena colonia.


“Prevista ya la tirana posesión e injusta de la Corona de Castilla, y su lábil acción a estos reinos por vía de poder intruso para poner en ejecución y práctica cualquier celoso caballero su restauración y restitución, y adjudicarlo a los que tienen voto para elegirle espontáneamente por su príncipe, que los gobierne en paz y los defienda en guerra y los premie en ambos”.


guillen de lampart 4


El grueso de sus ideales están contenidos en la “Proclama por la liberación de la Nueva España de la sujeción a la Corona de Castilla y sublevación de sus naturales”, el texto que hallaron en su posesión cuando fue acusado por la Inquisición de cometer delitos contra la fe Católica, en 1642.


Lampart pasó 17 largos años encarcelado, incluyendo una fuga exitosa de menos de 24 horas donde pegó panfletos sobre la injusticia que había sufrido en distintos puntos de la Ciudad de México y fue capturado de nuevo mientras se dirigía a Veracruz, a una población de esclavos africanos. Finalmente, fue condenado a morir en la hoguera en noviembre de 1659.


*

Ahora lee:


El genocidio del Porfiriato que no te enseñaron en la escuela

El guerrero prehispánico que alcanzó la inmortalidad y aterrorizó a los aztecas


Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Cultura
  COMENTARIOS