PUBLICIDAD

HISTORIA

La accidentada historia de la carretera México-Cuernavaca

Uno de los caminos más transitados de todo México pasó por problemas en su historia y construcción que, al día de hoy, casi nadie recuerda.

Dos de los destinos turísticos y vacacionales de México más concurridos por los capitalinos son, sin duda, Cuernavaca y Acapulco: lugares que reciben a miles de visitantes de la CDMX en las vacaciones y puentes por su relativa cercanía y fácil acceso.

Es gracias a la carretera México-Cuernavaca-Acapulco que estos lugares son parte de las opciones preferidas para viajar, pues el trayecto, a pesar de ser largo, es más cómodo. Sin embargo, no siempre fue así: en el pasado el viaje en carretera de México a Acapulco era de los más peligrosos del país.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Un incentivo económico

Los orígenes de esta carretera se remontan a los inicios de la Colonia, una década después de la caída de Tenochtitlán, ante la necesidad de exportar las riquezas del país a España.

Fue así que Gonzalo de Sandoval, después de descubrir Acapulco, ordenó que se realizara un camino desde la capital hasta la costa guerrerense, que en realidad eran meros senderos en muy pobres condiciones, que se perdían entre ríos y montes.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De no ser por el descubrimiento de la ruta marítima Manila-Acapulco, este camino habría sido olvidado. Gracias a Miguel López de Legazpi, quien trazó dicha ruta en 1565, Acapulco se volvió un importante centro de importación de productos provenientes de Asia, ‘obligando’ a las autoridades a construir el “camino de herradura”.

Caminos precarios

Inaugurado en 1592, el camino de herradura se pensó para ser transitado sobre caballos, con carruajes o a pie, pero las condiciones de esta ruta eran cuanto menos extremas: requerían pasar por montañas, caminos accidentados y mosquitos a lo largo del viaje.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

De hecho, las condiciones eran tan precarias, que no era inusual que los animales de transporte como burros y caballos sucumbieran al agotamiento: se negaban a seguir avanzando o fallecían en el camino.

Entre las personas que sufrieron el trayecto se encontraban monjas, prisioneros, comerciantes y hasta figuras famosas como Alejandro Humboldt, quien en 1803 escribió sus quejas sobre el camino de herradura:

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

“Las dificultades que más entorpecen las comunicaciones entre la capital y el puerto de Acapulco, nacen de las rápidas avenidas de dos ríos, el Papagallo y el río de Mescala. Estos torrentes que en tiempos de sequedad no tienen 60 metros de ancho, en tiempos de lluvia tienen de 250 hasta 300”.

Intentos fallidos por mejorar

A pesar de ser un camino tan importante económicamente para la Colonia, España nunca se interesó por mejorar sus condiciones, y no fue hasta después de la independencia que se empezaron a hacer verdaderos esfuerzos por mejorar la vialidad.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Así fue como, en 1869, el Congreso de la Unión invirtió más de un millón 200 mil pesos para el desarrollo del camino, pero fue un esfuerzo fútil: incluso después de la inversión, solo eran transitables para vehículos menos de 40 kilómetros de un total de 511.

El resto del trayecto se debía cruzar con animales de carga, lo cual supuso otro gran obstáculo en el desarrollo de la carretera, ya que las empresas encargadas de rentar estos servicios a inicios del siglo XX sobornaban a los ingenieros civiles para que testificaran sobre la imposibilidad de mejorar el camino para los vehículos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Nace la carretera México-Cuernavaca-Acapulco

Las presiones por un camino vehicular no cesaron y por fin, en 1927, se contrató una compañía estadounidense para encargarse de la obra: la Byrne Brothers. Tomó casi un año de trabajos, pero el 11 de noviembre de 1927 quedó inaugurada la carretera México-Cuernavaca-Acapulco.

Con el nuevo camino, el trayecto que solía durar hasta siete días se acortó a ‘solo’ 36 horas, por lo que se le agregó al flujo de comerciantes una buena cantidad de turistas.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Pero la carretera no estaba lista aún para tal tránsito: solo tenía capacidad para un coche a la vez y en varios tramos los ríos imposibilitaban el cruce. Sin embargo, las personas la usaban cada vez más, ocasionando que en 1952 se construyera la autopista México-Cuernavaca, la primera del país.

Hoy en día este gran camino es transitado por miles de conductores diariamente. La mayor molestia para quienes la recorren suele ser el tráfico insufrible, pero no están conscientes de todo lo que pasó en la historia de esa ruta.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Algunos riesgos, sin embargo, son reemplazados por otro. Si antes los caminos precarios y los mosquitos eran los mayores peligros, ahora los accidentes automovilísticos son el nuevo gran percance. Siempre que transites por estos caminos, recuerda hacerlo con la adecuada precaución.

*Con imágenes de: México Desconocido, ¡O César o Nada!, Infobae, Wikipedia

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD