La historia de los dos "Chernobyl" mexicanos de los que nadie habla

La historia de los dos "Chernobyl" mexicanos de los que nadie habla

Por: Beatriz Esquivel -

Conoce el caso de Ciudad Juárez y el de la Central Nuclear de Laguna Verde, Veracruz, en los que el desconocimiento y la negligencia han expuesto a algunas personas a la radiación.

Con la transmisión más reciente de HBO sobre el terrible accidente de la planta nuclear de Chernóbil, los riesgos de la radiación están más que latentes en el consciente actual de las personas y si bien la mayoría de las personas en México no han estado cerca de una planta nuclear, este tipo de energía y el uso de material radiactivo es relativamente común.

En México contamos con dos reactores nucleares que producen el 3.2 % de la energía total del país; ambos ubicados en Laguna Verde, Veracruz. También podemos encontrar materiales radiactivos en máquinas de análisis médicos, que por lo general suelen ser utilizadas para el tratamiento del cáncer. 

La historia de los dos Chernobyl mexicanos de los que nadie habla 1Este tipo de equipo requiere de personal especializado que tenga los cuidados necesarios para no provocar una contaminación accidental que dependiendo de la duración y la forma puede devenir en casos de desarrollo de cáncer, malformaciones o hasta la muerte misma cuando la dosis de radiación es demasiado alta.

El caso de Ciudad Juárez, Chihuahua

En 1977 ocurrió lo que hasta la actualidad es considerado como el accidente radiológico de mayor importancia en nuestro país. De acuerdo con el informe del Sistema Internacional de Información Nuclear y la Secretaría de Energía, Minas e Industria Paraestatal llamado “Accidente por contaminación con cobalto-60 México 1984”, en tal año el Centro Médico de Especialidades, ubicado en Ciudad Juárez, Chihuahua adquirió una unidad de teleterapia que contaba con una fuente de Cobalto-60 sin el personal adecuado o los papeles de importación adecuados. 

Relacionadolas-mujeres-que-murieron-tragicamente-por-fabricar-relojes-con-radiacionLas mujeres que murieron trágicamente por fabricar relojes con radiación

A la llegada de esta gran máquina y la falta de personal provocaron que quedara abandonada en los almacenes del centro médico hasta 1983, cuando Vicente Sotelo Alardín, empleado del centro, decidió venderla como chatarra. Para transportarla, él la desarmó, retirando inadvertidamente el blindaje de la fuente radiactiva y subiéndola a su camioneta. 

La historia de los dos Chernobyl mexicanos de los que nadie habla 2Cartel en Samalayuca, el cementerio que se creó para enterrar y cubrir con cemento el material radiactivo de Ciudad Juárez. / Foto: netnoticias.Sotelo llevó la fuente radiactiva al depósito de chatarra “Yonke Fénix” donde el material fue reutilizado para la fabricación de varillas de metal, sin que en ningún momento se percataran de su radiactividad o que estaba poniendo en grave peligro a los empleados del lugar. 

Con el paso del tiempo, las varillas fueron exportadas a Estados Unidos, lo cual provocó la alerta del Laboratorio Los Alamos, pues sus detectores indicaron la presencia de la radiación cuando el transportista circuló en la cercanía. La investigación del laboratorio determinó que se trataba de las varillas que provenían de nuestro país, en particular de la empresa Aceros de Chihuahua, S.A y la maquiladora Falcón de Juárez estaba contaminada, precisamente de Cobalto-60. 

Relacionadofotos-de-la-vida-antes-del-desastre-nuclear-en-chernobilCómo era la vida antes del desastre nuclear de Chernóbil en 20 fotografías

Por otro lado, encontraron que un foco importante de radiación era la camioneta usada para transportar la fuente, dado que en su interior Sotelo y su cómplice perforaron de forma intencional la pieza, liberando, sin saberlo, cilindros que harían del vehículo un lugar contaminado. La camioneta pasaría cerca de 40 días estacionada debido a una descompostura. 

La historia de los dos Chernobyl mexicanos de los que nadie habla 3El robo de material radiactivo ha sido una problemática común en el país. / Foto: PublimetroPara frenar la diseminación del material contaminado, la empresa paró su fundición y su distribución hasta asegurar que las varillas que se producían no tuvieran rastros de radioactividad; en el caso de la camioneta fue removida del lugar a una zona menos conurbada para evitar la exposición de la población a la radiación; el personal y residentes cercanos al depósito de chatarra y la camioneta fueron evaluados para determinar su exposición ante el Cobalto-60. 

Relacionadofotografias-de-bomba-nuclear-en-three-mile-islandFotografías históricas para conocer un desastre nuclear que no es Chernóbil

De acuerdo con el informe, cerca de 4 mil personas fueron expuestas a la radiación y si bien la mayoría estuvieron expuestas a dosis muy bajas, algunos pobladores cercanos a la zona donde la camioneta permaneció fueron enviados a hospitales para determinar su estado de salud. En un periodo de aproximadamente 44 días se produjeron 6 mil 160 toneladas de varilla contaminada que se distribuyeron en 16 estados de México y en Estados Unidos.

Central Nuclear en Laguna Verde, Veracruz 

Esta central ha estado rodeada de mala fama, críticas y oscuros secretos que intentan ocultar los malos manejos y las negligencias en los procedimientos internos de la planta. La historia de los dos Chernobyl mexicanos de los que nadie habla 4Central Nuclear Laguna Verde, Veracruz. / Foto: Wikimedia Commons.

Tal es el caso que Proceso reporta, en particular porque la radiación emitida por tuberías y válvulas afectó a cinco trabajadores a quienes se les negó la indumentaria de protección necesaria y ante la alerta de la exposición de sus dosímetros, se les indicó que continuarán sus labores.

El relato de una de las empleadas que se vio deliberadamente expuesta a los altos niveles de radiactividad, Ana Luisa Rodríguez, cuenta que las muestras tomadas fueron descartadas y los superiores minimizaron la situación. 

La historia de los dos Chernobyl mexicanos de los que nadie habla 5Foto: eltiempo.comEste tipo de reporte se compagina con otros en los que se asegura que en Laguna Verde se han modificado y falsificado reportes con el objetivo de no ser penalizados por organismos internacionales que verifican la seguridad de este tipo de centrales. Del mismo modo, se han registrado procesos que evidencian la deficiencia de sus condiciones, como apagados de emergencia que denotan fugas radiactivas, por mencionar un ejemplo. 

Si bien la planta de Veracruz aún no ha alcanzado un punto crítico como Chernóbil, lo cierto es que ante las aparentes malas gestiones podría existir un riesgo mayor no sólo para el resto de los trabajadores, sino la población de la zona. 

Te podría interesar:

El día que el gobierno mexicano alimentó a niños con leche radiactiva
Fotografías de las víctimas de la radiación de Chernobyl
Perros radiactivos: Qué pasó con las mascotas abandonadas en Chernobyl