NOTICIAS ARTE FOTOGRAFÍA CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Citlalmina, la heroína prehispánica cuyo amor imposible forjó el imperio mexica

24 de enero de 2018

Diego Cera

Además de furiosas batallas y el choque de culturas, la historia de México ha sido forjada a través de los sentimientos de sus habitantes e historias como ésta nos demuestran por qué.


Si hay algo que caracteriza a México es la magia y el profundo sentimentalismo que inunda sus calles. Por donde sea que nos asomemos, seguramente encontraremos una página de la historia nacional que, más allá de gloriosas batallas o firmas de documentos de valor incalculable, hablan de asuntos sentimentales que van más allá de cualquier cuestión política o moral.



Basta con voltear hacia el horizonte para encontrar a dos gigantes enamorados: el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl. Los dos volcanes que nacieron del amor entre un guerrero y una princesa nos vigilan todos los días, como si quisieran recordarnos que somos un pueblo lleno de misticismo y amor en toda la extensión de la palabra. Pensemos un poco en la posibilidad de que estos dos colosos no son los únicos amantes que nos vigilan hasta la eternidad; si algo tan impredecible como la naturaleza pudo forjarse a partir de este sentimiento, es mucho más lógico que toda una sociedad se sustente en estas cuatro letras.


Para encontrar al menos una de estas historias, sólo basta caminar con cuidado y observar entre las calles (o por qué no, debajo de ellas), justo en los vestigios de una ciudad que sucumbió al tiempo, pero no a la memoria: la gran Tenochtitlán. Si bien ese antiguo centro urbano nació de una señal divina, al menos su defensa y crecimiento estuvo fuertemente ligada a una historia de amor que, al igual que la gran pirámide, se mantuvo oculta ante los ojos de millones de personas.



Una historia de amor


Quizá los nombres Citlalmina y Tlacaelél no nos digan mucho —probablemente nada. Sin embargo, para inicios del siglo XV estos dos personajes se convirtieron en un par de leyendas que la sociedad mexica sólo olvidó con la llegada de los españoles. Él nunca pudo llegar a ser el Tlatoani de de Tenochtitlán, pero era la mente maestra detrás de éste. Fue él quien, entre otras cosas, ordenó reformas económicas, culturales y bélicas para que el imperio pudiera expandirse. Aún más: detrás de la mente de Tlacaelél, la fuerza y el coraje el Citlalmina hacían maravillas.



Llevada por el profundo amor que sentía hacia el guerrero, esta mujer ayudó a fortalecer el poderío que el imperio azteca ejercía sobre otros pueblos mesoamericanos. Al enaltecer el ánimo de mujeres, hombres y hasta niños para que se unieran a la defensa del Imperio, Citlalmina logró éxito en batallas tan importantes como a que se registró entre mexicas y tepanecas. Después de ésta, llegó incluso a adoptar a un huérfano al que educó para convertirse en uno de los guerreros jaguares más poderosos del que se haya tenido recuerdo.


Para evitar una conspiración y rebelión por parte de los comerciantes en contra del Imperio, Citlalmina tuvo que casarse con el líder de los conspiradores. Sin embargo, cuando éste se enteró de que todo se trataba de un engaño, decidió asesinar a su esposa cuyo cuerpo fue encontrado por su hijo adoptivo.


Al enterarse del terrible crimen, todo el pueblo se organizó para realizar un funeral al que sólo un Tlatoani podía ser merecedor, toda la ciudad se llenó de flores para despedir a una guerrera que no parecía estar muerta, sino dormida con la misma calma de quien cargó sobre sus hombros la salvación de todo un Imperio.



Al final, historias como ésta nos demuestran que el pueblo mexicano no sólo esta cimentado en sangrientas batallas que fortalecieron a la gente; sino también en sentimientos tan puros que nos demuestran que una gran nación sólo puede forjarse a través del coraje y la fuerza de sus habitantes.


**

Ahora lee:


6 diosas de la cultura azteca que son un símbolo de vida, belleza y muerte

La trágica historia de la mujer azteca que dio origen a a Llorona


TAGS: Amor de tu vida México historia de méxico
REFERENCIAS: Matador Network Tlacaelel y Citlalmina

Diego Cera


Articulista Senior

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Sex at Dawn: The Book That Claims The Evolution Of Monogamy Was Not A Natural Progression 6 Reasons Why You Might Be Having Irregular Periods 5 Popular Songs You Didn't Know Were Inspired By Really Gruesome Crimes Los campos de reconcentración españoles en los que miles de cubanos murieron de hambre 3 Movies That Show How Awkward First Sexual Experiences Can Be What's Free Bleeding And Should You Try It On Your Next Period?

  TE RECOMENDAMOS