La historia del zar que acribilló a su peor enemigo con perros a los 13 años

Martes, 7 de noviembre de 2017 17:46

|Alejandro I. López
historia de ivan el terrible

La historia del primer zar está rodeada de violencia, muerte y decadencia. Desde sus primeros días y hasta el final de su vida, la historia de Iván IV se escribió con sangre.



Tras la pérdida de su padre a temprana edad, un niño de apenas 3 años fue declarado Príncipe de Rusia, pero su madre gobernó en su lugar hasta su muerte, envuelta en un misterio que apunta a su envenenamiento por los Shuisky. Tal fue el primer capítulo que vivió Iván IV, uno de los monarcas más polémicos en la historia de la humanidad.


Con 8 años y una vida por delante, Iván comenzó tímidamente su ascenso al poder. Acostumbrado a rondar en los pasillos del Kremlin como un estorbo para los boyardos, el heredero al trono sufrió de un sinfín de abusos ante la falta de una figura rectora que cuidara de él: la familia Shuisky y los demás clanes lo consideraban poco más que un bufón.


historia de ivan el terrible 1


Estas burlas le llevaron a desarrollar una condición característica de su mandato, la intolerancia contra todo aquél que considerara enemigo de sus intereses o bien, que se opusiera a los planes que Iván el Terrible tenía para su reino. Una de las órdenes que definió el carácter del joven Iván fue la captura y muerte del príncipe Andréi Shuisky.


Apenas a los 13 años, el heredero de la corona rusa mandó aprehender a Shuisky. Una vez que los guardias cumplieron con tal cometido, el nombre de Iván forjó su camino al pedestal de crueldad y sangre fría que habría de mantener ante el escrutinio de la historia: después de ser arrestado por los guardias, Andréi fue aperreado; desmembrado por una jauría hambrienta que mordida tras mordida le demostraba quién mandaba en el Kremlin.


historia de ivan el terrible 2


La muerte de Andréi fue sólo el inicio de un polémico estilo de gobernar que mantuvo a Iván al frente de Rusia durante 40 años, mismo que le dio el mote con el que se conoce desde entonces: "el Terrible". A los 17 años (1547), Iván se casó con una mujer que dio a luz a su vida: Anastasia Románovna. La joven se convirtió en un oasis de tranquilidad para el atormentado zar, un bálsamo que calmaba el carácter intempestivo y violento del hombre que expandió el poder político y militar de Rusia hasta sitios impensados.


Sin embargo, el periodo de lucidez de Iván IV terminó súbitamente: Anastasia murió en el verano de 1560 sin una causa evidente de por medio. Los fantasmas del asesinato de su madre volvieron a rondar su mente y la sombra de la suspicacia sobre los boyardos le llevó a iniciar una cacería contra distintos miembros de los clanes.


Se trató del principio del fin: Iván "el Terrible" había perdido la cordura y las acciones políticas de su gobierno, que mermaron el poder de los boyardos y significaron las bases del poderío de Rusia en Europa y Asia, los cuales habrían de pasar a segundo término en importancia ante sus actos de locura:


historia de ivan el terrible 3


El zar consolidó una tiranía donde todos aquellos que consideraba innecesarios o enemigos políticos, terminaban muertos, no sin antes sufrir de torturas ordenadas e ideadas por él mismo. Es bien conocido que Iván mandó a hacer calderas gigantes para sumergir a sus adversarios y ver cómo sufrían en agua ardiente, para después exigir a sus súbditos que les arrancaran la piel en los trozos resultantes de las quemaduras.


Iván el Terrible también fue acusado por su insaciable apetito sexual, que descargaba con cientos de vírgenes y vástagos que disfrutaba asesinar, pero el momento cumbre de su locura, el clímax de su desenfreno llegó cuando acabó con la vida de Iván, su hijo mayor y heredero al trono. La historia cuenta que en un arranque de ira, el zar arremetió contra la esposa de Iván por considerar que vestía de forma indigna para su hijo. Después de golpearla con un bastón en la cabeza y justo cuando yacía en el suelo apareció Iván, quien reclamó airadamente a su padre. Finalmente, en medio de un trance de brutalidad, el zar golpeó con el bastón a su hijo en la sien, provocándole una muerte inmediata.


historia de ivan el terrible 4


Fuera de sí, Iván "el Terrible" se tendió en el suelo y abrazó el cadáver de su hijo mientras se hundía en un pesar que habría de acompañarlo durante el resto de sus días. Había asesinado al heredero al trono, sangre de su sangre y no sólo había manchado su nombre para siempre, también el de Rusia. Desde entonces, el zar perdió aun más la cordura y murió en soledad, con sífilis y con graves problemas mentales 4 años después, en 1854.


*

Te puede interesar:

Fotografías de la decadencia y soledad que ocasionó el nazismo en Rusia

Por qué el asesino serial más famoso de la historia nunca existió


Alejandro I. López

Alejandro I. López


Editor de Historia y Ciencia
  COMENTARIOS