INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Las brujas de Zugarramurdi, un paganismo mal interpretado

11 de junio de 2018

Daniel Lobos Jeria

En la cadena montañosa de los Pirineos se asentó una cultura que practicó un culto cosmogónico íntimamente relacionado con las fuerzas de la naturaleza

Las cuevas de Zugarramurdi se conocen con el sobrenombre de “catedral del diablo”. Esta localidad pasó a la historia cuando entre 1608 y 1610 el Tribunal del Santo Oficio español, liderado por el inquisidor Juan del Valle Alvarado, procesó a más de 300 personas acusadas de brujería. Estas denuncias incluían posesión demoníaca, celebración de misas negras, maleficios a campos y animales, alteración del clima y practica de vampirismo y necrofagia.

La mayoría de los acusadas recibió penas de cárcel a perpetuidad después de ser cruelmente atormentadas. Otras murieron en los mismos potros de tortura. En los juicios decenas de ellas fueron condenadas a morir mediante el suplicio de la hoguera como acto de purificación. Estos autos de fe se fundaban en testimonios basados en intrigas, envidias y supersticiones que mantenían los propios vecinos de la localidad de Logroño.



Orígenes

Hace miles de años, en la cadena montañosa de los Pirineos, se asentó una cultura que, al igual que otros pueblos de la época, practicaron un culto cosmogónico íntimamente relacionado con las fuerzas de la naturaleza. Estas creencias fueron perfeccionadas por los druidas y los celtas tres mil años antes de la llegada del cristianismo a estas regiones, donde durante los siglos XV, XVI y XVII se produjo el fenómeno social de la brujería. Las ceremonias que el cristianismo clasificaba como brujería eran los rituales del culto cosmogónico original. Ésta fue una cultura autóctona, pagana y rural, estrechamente ligada a los elementos de la madre naturaleza que la Iglesia confundió, denostó y llamó brujería.

Este culto tenía su origen en el Sol, al que denominaron eguzi (el astro centro del universo). El vocablo evolucionó hasta convertirse en euskaldunak, que definía a una comunidad de adoradores solares. Los fenómenos de las tormentas y las tempestades estaban representados por una diosa femenina llamada Mari, la “Gran Madre”, deidad originaria que adoptaba la forma de una bola de fuego. Estos grupos de “brujas primigenias” respetaban las leyes de la naturaleza, como más adelante se representarían en los aquelarres.

Representación de la diosa Mari




El aquelarre

El aquelarre es una reunión de brujas. En Zugarramurdi se practicaba el culto al macho cabrío, adorado en las noches de plenilunio. Esta ceremonia tiene su origen en el dios de la caza Akerra, que se representaba como un animal arrogante, con grandes cuernos y herbívoro. Esto último simbolizaba que obtenía el alimento de forma directa de la tierra. Este ser se convirtió en el protector de los animales del bosque y del ganado. De este dios deriva la palabra "aquelarre" por Ake Larren. "Larrea” en la lengua vasca significa “el prado del macho cabrío”.


El Akerra era colocado como tótem en una piedra desde donde presidía el aquelarre


Estos rituales de adoración al dios Akerra eran fiestas comunitarias. En ellas los ritos paganos se mezclaban con el baile y los excesos de todo tipo. Los participantes adoraban al macho cabrío y le besaban los genitales y el ano (osculum infame), se formaba una rueda de personas que giraba en torno a una gran hoguera y proferían antiguos cantos paganos. Además se sacrificaba un cabrito joven, del que bebían su sangre. En las cuevas existía una pila de agua donde las brujas se purificaban mojando su cabeza antes del aquelarre. Este gesto puede ser interpretado como elemento originario del bautismo cristiano. Los celebrantes ingerían pócimas alucinógenas y plantas con propiedades afrodisiacas. Asimismo cataban o bebían las orinas colectivas que se recolectaban en amplias tinajas, con el objetivo de provocar la fertilidad de las tierras y la perpetuación de la vida de los animales y de las personas.


El osculum infame era parte del ritual de adoración del macho cabrío


Según los inquisidores españoles del siglo XVII, el aquelarre principal se celebraba en el prado berroscoberro, que estaba muy cercano a la aldea, aunque estos mismos inquisidores indicaron más de cuarenta lugares donde se celebraban estas ceremonias. En Zugarramurdi se celebraba aquelarre tres veces a la semana: los lunes, miércoles y viernes después de las nueve de la noche. Se cree que estas practicas duraron mas de cuatro siglos antes de que sus participantes fuesen ferozmente perseguidos y juzgados.



Los participantes

La convocatoria para brujos y brujas era obligatoria, y la inasistencia se podía sancionar con dolorosos castigos físicos que incluían flagelaciones. Los participantes recibían el nombre original de sorguiñak y se cree que tenían la habilidad de adivinar el futuro o predecir la suerte. En estas reuniones participaba gente de todas las edades y las brujas en su mayoría eran hermosas, muy alejadas del estereotipo que el folclore, el arte y el cine a veces han tratado de imponer. Algunos participantes llegaban desde el país vasco francés y también de otros lugares lejanos de España o de Europa.


Participantes de un ritual pagano alrededor del fuego, símbolo de la naturaleza


El “jefe” era la encarnación simbólica del Akerra. Éste tenía la misión de impartir justicia a nombre de la naturaleza e iniciar a los nuevos miembros por medio de relaciones sexuales. La bisexualidad no era un tabú en los rituales paganos, principalmente si era una práctica que significaba una crítica al canon cristiano sobre la sexualidad, sólo predicada entre un hombre y una mujer. Este líder se representaba con piel de cabra colocada sobre su cabeza y hombros. También estaba la “Reina del Aquelarre”, que era la sacerdotisa de sexo femenino por su analogía de representar a la madre naturaleza. Era un símbolo de vida y de fecundidad.



La realidad práctica

Las brujas no tenían ningún poder sobrenatural. Los habitantes vascos que no practicaban estos rituales paganos las consideraban dotadas de poderes mágicos por sus prácticas de adivinación, que se basaban en la lectura de piedras, pétalos de flores, posición de la luna y otras manifestaciones de la naturaleza. Las supuestas brujas también practicaban la botánica para curar, hacer maleficios o provocar enfermedades.


Las brujas eran las curanderas de la época


En realidad, las brujas eran las sanadoras en el contexto de su época. Asistían partos, sabían manipular sustancias anticonceptivas y atendían en cualquier situación medica o sanitaria ante la carencia de médicos que no se rebajaban a cuidar a pobres aldeanos que no contaban con medios económicos.



En la cultura popular

Las ejecuciones de las brujas vascas a comienzo del siglo XVII sirvieron de inspiración al cineasta español Alex de la Iglesia para realizar la película Las brujas de Zugarramurdi (2013), en la que la mezcla de comedia y de terror sirve para narrar las peripecias de un trío de hombres que son secuestrados por brujas navarras, quienes además son caníbales. También existe una película española de 1984 llamada Akelarre, dirigida por Pedro Olea, la cual hace hincapié en el choque entre la cultura católica castellana y la cultura pagana vasca.


Fotograma de la película Akelarre (Pedro Olea, 1984)


También en la localidad se inauguró en 2007 el Museo de las Brujas de Zugarramurdi. Situado en un viejo hospital, en la salida hacia las cuevas del mismo nombre, este espacio patrimonial se construyó con el fin de perpetuar la memoria y vida de aquellas personas que fueron juzgadas por el caótico extremismo religioso de la época.

***

Si te interesan los temas relacionados con el ocultismo, tal vez quieras leer sobre el significado del pentagrama, la herramienta favorita de las brujas wicca.

TAGS: Historia mundial Religión Datos curiosos
REFERENCIAS:

Daniel Lobos Jeria


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

La fórmula de dos pasos para que encuentres la talla perfecta de tus jeans Cómo usar baggy jeans sin verte pequeña ni sentirte incómoda The Biggest Myths About Nietzsche: How He Has Been Misunderstood By Society And The Far Right 6 fotografías de los antiguos amores de Ariana Grande #MBFWMx P/V19: Hombres, nuevas masculinidades y surrealismo #MBFWMx P/V19: JULIO X Francisco Cancino

  TE RECOMENDAMOS