Historia

La mujer que se acercó demasiado a la guerra y murió deprimida entre el glamour y la violencia

Historia La mujer que se acercó demasiado a la guerra y murió deprimida entre el glamour y la violencia

Pasó de vivir bajo los reflectores de la moda a ser una de las figuras femeninas más importantes de la historia bélica; Lee Miller fue una mujer que se vio asociada a la fotografía surrealista del siglo XX, pero que también cobró importancia por su incursión en la Segunda Guerra Mundial como fotógrafa de la contienda.

lee-miller-por-george-hoyningen


Miller se unió a un grupo selecto de mujeres que se involucraron en la guerra, en un periodo en que era difícil pertenecer a ello, pues existía la oposición de las autoridades militares de aceptar la presencia de mujeres en el campo de batalla, a menos que cumpliesen funciones consideradas femeninas, como las de enfermera.

Los inicios de Miller en la fotografía fueron como modelo para fotógrafos reconocidos como Arnold Genthe y Edward Steiche. Desde pequeña mostró una actitud rebelde, y ello le condujo la expulsión en varios colegios. En 1929, a los 22 años, Miller debutó como modelo para la revista Vogue, y a los 27 años decidió mudarse a París, donde estableció contacto con Man Ray, quien influenció decisivamente en su trabajo.

Man-Ray-Lee-Miller

Durante esa época se convirtió en la amante del fotógrafo Man Ray; ella disfrutaba de una vida de lujo al sur de Francia, incluso fue pintada por Picasso mientras ella fotografiaba a sus compañeros en poses surrealistas, de ahí su renombre como una de las mujeres asociadas a este género artístico (surrealismo).

Su relación con Man Ray le permitió hacer valiosos amigos, quienes eran grandes artistas y a quienes logró fotografiar en icónicas imágenes; entre ellos estaban Max Ernst, Leonora Carrintong, Picasso y Joan Miró. Dos años después de establecerse en París, cerró su estudio y se casó con un empresario egipcio, con quien vivió en El Cairo hasta 1939.

miller y picasso

En Francia también conoció a Roland Penrose, fundador del surrealismo inglés y organizador de la gira mundial del Guernica de Picasso, la cual recaudó fondos para la República española asediada. Penrose y Miller se casaron años después.

by Cecil Beaton, bromide print on white card mount, mid 1960s


Pero fue el más grande conflicto bélico el que transformó a Miller en una fotógrafa que vivió las tensiones, la ansiedad y la separación de maridos e hijos que experimentaban millones de mujeres.

En Inglaterra, donde se había dedicado a hacer fotografía de moda, a finales de 1941, casi todas las mujeres realizaban alguna clase de servicio militar. Si no vestían el uniforme de las secciones femeninas de las Fuerzas Armadas, trabajaban en los hospitales o en las fábricas de armamento, separadas de sus maridos que servían al ejército, sin ver a sus hijos, instalados muy lejos de las zonas industriales del país.


lee-miller-guerra

Mujer de guerra 

Una de las imágenes que destacan en su trabajo como fotógrafa de guerra es la que realizó a la piloto de guerra polaca Anna Leska, quien aparece sentada en la cabina de su caza.Otra fotografía similar fue hecha a Anne Douglas, piloto de una sección que transportaba aviones desde las fábricas a los aeródromos: ella posa a contraluz, con un juego de palos de golf y un cubo de basura, mostrando el contraste entre la cruda situación y la elegancia afectada de la fotografía de moda.

anna leska

Su portafolio artístico incluye muchas fotos de mujeres uniformadas, enlaces en motocicleta, empaquetadoras de paracaídas, y otras con insignias de oficiales.

Miller consiguió acceso a uno de los grandes hospitales militares norteamericanos en Inglaterra, donde retrató a una enfermera que esterilizaba guantes de cirujanos, en una imagen extrañamente surrealista en la que los guantes, con sus dedos de goma extendido para secarse, parecían manos.

Lee-Miller-foto

  foto-de-lee-miller


En el país galo documentó los sufrimientos de las mujeres, destacando sus imágenes de francesas, bebé en brazos y con la cabeza rapada por sus recién liberados paisanos, porque el niño era hijo de un soldado alemán.


foto-lee-miller-guerra


lee miller


Pero la más famosa de todas las imágenes de Lee Miller que hay no es suya, sino de David Scherman para la revista Life. Al volver de una vista al campo de Dachau, se hizo fotografiar sentada en la bañera de Adolf Hitler, en el piso que el líder nazi tenía en Múnich.


lee-miller-banera-hitler

Después de la guerra, tras casarse con Penrose, Miller sufrió depresión y alcoholismo, precio que tuvo que pagar por haber estado tan cerca de la muerte, retratando los rostros, oliendo los cuerpos y sintiendo el aire que muchas personas no pudieron respirar después de la muerte; murió a los 70 años a causa de un cáncer que muchos relacionan con dichos padecimientos. 

Es así como Miller se ubica dentro de las mujeres más icónicas de los conflictos bélicos, como la norteamericana Martha Gellhorn, quien fuera amante y esposa del escritor Ernest Hemingway, y de Gerda Taro, compañera del más notable fotógrafo de guerra: Robert Capa.



**
Las mujeres han marcado la historia, a pesar de que muchas de ellas no han sido reconocidas por la Historia. 


Referencias: