INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

La historia de los accesorios que usamos todos los días

15 de junio de 2018

Jackie Gairaud


Desde que Richard Warren Sears aprovechara un cargamento de relojes que el vendedor rechazó para venderlo por catálogo en 1886 hasta que Jeff Bezos fundara la primera tienda en línea en 1994 han pasado solamente 108 años. Podemos pensarlo como mucho tiempo, pero si lo comparamos con los siglos de historia que han atravesado todos esos accesorios que podemos comprar tan fácilmente desde la comodidad de nuestro hogar, nos damos cuenta que apenas acaba de suceder.


Suena increíble que cosas tan mundanas que vestimos a diario, que nos quitamos y que no miramos dos veces han estado con nosotros desde el principio de la civilización, transformándose y evolucionando con nosotros.



¿Te has detenido a pensar a quién se le ocurrió ponerse un reloj en la muñeca? ¿Quién decidió que había tenido suficiente del sol y decidió cubrirse con lentes? ¿Por qué usamos anillos además de firmar contratos para simbolizar nuestro amor? ¿De quién fue la brillante idea de perforarnos las orejas? Para resolver estas dudas que tal vez antes no tenías, Tommy Hilfiger te presenta la historia de estos accesorios que usamos a diario.


-


Relojes


La creación del reloj de muñeca se le atribuye a veces a Abraham Louis-Breguet, un inventor suizo, pero los relojeros Patek Philippe también se han apropiado del crédito. Quien sea que lo lograra, para finales del siglo XIX, los relojes en brazaletes se habían vuelto un accesorio favorito entre las mujeres. Los joyeros dispuestos a incluir un reloj en sus diseños tenían una ventaja inmediata sobre los que no.



No se le consideró un accesorio para hombres hasta Segunda Guerra Boér (entre el Reino Unido y los sudafricanos que se oponían a su dominio de 1899 a 1902), en la que algunos soldados británicos optaron por asegurar sus relojes de bolsillo con cintas y cuerdas a sus muñecas y así podían coordinar con mayor precisión sus ataques. Para la Primera Guerra Mundial, los aviadores y soldados en las trincheras habían adoptado la técnica. Así se volvió un símbolo de gallardía para los hombres y de refinamiento para las mujeres que se ha perpetuado hasta nuestros días.


-


Lentes de sol


Tal vez te imaginas el origen de este tropical accesorio en alguna virgen playa paradisiaca en la que los despreocupados habitantes los inventaron para poder ver mejor a las palmeras rebosantes de cocos, las hermosas mujeres de lustroso cabello y los cangrejos en el suelo antes de ser picados por estos. Pero no, surgieron entre las tribus inuitas en climas helados. Ellos usaban colmillos de morsa en los que tallaban dos pequeñas aberturas para proteger sus ojos del reflejo intenso del sol sobre la nieve.



Los primeros lentes oscuros como los conocemos se han encontrado en China, donde alrededor del siglo XII usaban lentes de cuarzo opaco para proteger a los ojos del sol. En el mundo occidental, James Ayscough empezó a prescribir lentes matizados para corregir desórdenes de la vista alrededor de 1752. Durante los siglos siguientes se prescribían para pacientes con sífilis ya que sensibilidad a la luz era uno de los síntomas.


¿Y el glamour? Te preguntarás. Eso, como a muchas otras cosas, se lo dio la llegada de la Época Dorada de Hollywood. Las estrellas de cine las usaban, supuestamente, porque las lámparas que se utilizaban en los estudios de filmación les dejaban los ojos sumamente rojos y sensibles. También se dice que era simplemente para evitar que los reconocieran por la calle. Cualquiera que sea el caso, el estereotipo permaneció




-


Aretes


Al principio eran solamente para hombres, los egipcios y asirios usaban aretes para demostrar su pertenencia a las clases altas de su sociedad. En el imperio romano, los esclavos usaban aretes para que todos supieran su estatus, pero las mujeres romanas, siguiendo el ejemplo de las antiguas griegas, vestían aretes con perlas para marcar su pertenencia a la alta sociedad. Conforme el imperio se expandió, las romanas añadieron topacio, zafiro y granate a sus marcadores de estatus. Mientras tanto, en China, India y Asiria, los aretes decorativos eran sumamente populares, aunque su diseño y decoración servía también para marcar castas.


Durante la Edad Media los marineros perforaban sus orejas con argollas de oro para que con eso se pagara un entierro cristiano si sus cuerpos caían al mar y eran encontrados por desconocidos. Después la iglesia prohibió la práctica pero los piratas siguieron haciéndolo, colocándose una arracada por cada barco que hubieran saqueado.



Las mujeres empezaron a utilizarlos a partir del siglo XVII también de manera intermitente dependiendo de la moda. Cuando los sombreros largos eran considerados lo más in no había lugar para aretes, pero cuando se les empezó a exigir que usaran el cabello recogido, los aretes recuperaron su popularidad, hasta que los valores conservadores victorianos prohibieron su uso de nuevo. En contra de esos valores fue que volvieron a popularizarse tanto entre hombres como entre mujeres.



-




Anillos de matrimonio


Ok, tal vez no uses este accesorio diario, tal vez no quieras hacerlo jamás. Y es bastante comprensible, pero también resulta interesante conocer el origen de esta tradición multimillonaria que funde diecisiete toneladas de oro solo en Estados Unidos cada año.


Como muchas de nuestras tradiciones, intercambiar anillos como señal de afecto llegó al mundo occidental desde el Egipto tardío a través del Imperio Romano. Ellos enlazaban hojas o cuero, los más dedicados incluso tallaban marfil o hueso.


Si le crees a los más románticos, el círculo simbolizaba para los egipcios la eternidad mientras que el vacío en el centro la puerta hacia eventos conocidos y desconocidos que atravesarás con la persona amada. Después, los romanos, como era su estilo, le dieron una connotación de propiedad en la que un hombre reclamaba a una mujer como suya poniéndole un anillo, enorgulleciendo a Beyonce desde antes del nacimiento de Cristo.



Los católicos lo adoptaron de los romanos. En sus ceremonias de matrimonio incluían anillos ornamentados con palomas, liras y dos manos entrelazadas, lo que eventualmente dio origen al anillo Claddagh de los irlandeses, a veces los anillos tenían pequeñas formas que representaban a los novios. Con la llegada de los versos medievales y la idea del amor romántico, llegaron también los anillos con pequeños grabados por dentro que usaban ambos amantes a partir del siglo XV.


El primero en regalar un anillo de diamantes a su prometida fue Constanzo Sforza a Camilla D'Aragona en Italia. Pero no se volvió el símbolo emblemático del compromiso sino hasta la mitad de los años cuarenta, cuando la joyería De Beers lanzó su campaña comercial: “Los diamantes son para siempre” que fue como haber inventado la Navidad, sus ganancias se multiplicaron.



Si te preguntabas por qué se usa en dedo anular, nadie lo sabe con certeza. Se supone que los egipcios y romanos creían que una vena corría de este dedo hasta el corazón, aunque en realidad el anillo de bodas y de compromiso se ha usado en todos los dedos de cada mano. Lo más probable es que responda a razones prácticas pues la mano izquierda es la que menos usamos usualmente y el dedo anular no se utiliza tanto como, por ejemplo, el pulgar.




Los accesorios que usas han atravesado siglos de historia para llegar hasta ti y volverse un reflejo de tu esencia. Disfrútalos celebrando su evolución, accede a las tiendas en línea de Liverpool, Palacio de Hierro o Sanborns y encuentra a tu compañero ideal.





TAGS: Marcas historia de la moda
REFERENCIAS: Relojes 1 Relojes 2 Aretes 2 Lentes 1 Lentes 2 Aretes 1

Jackie Gairaud


  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

7 cosas que esperamos del especial navideño de Sabrina Así puedes pedir el reembolso por la cancelación de la NFL en el Estadio Azteca 7 frases de Fernando del Paso sobre la dura realidad de México que muy pocos se atreven a ver 10 términos que todo amante de las letras debe conocer para no parecer un novato Glifosato, la sustancia nociva que fue hallada en tortillas mexicanas Fernando del Paso: el genio que llevó a la Emperatriz Carlota a la locura

  TE RECOMENDAMOS