¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto?
Historia

¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto?

Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

29 de junio, 2017

Historia ¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto?
Avatar of Diana Garrido

Por: Diana Garrido

29 de junio, 2017

 



Entre las majestuosas pirámides y los mercados rodantes del Antiguo Egipto se movían los pobladores que formaban la mayor parte de la civilización. Los hogares eran sostenidos por esclavos, siervos y sirvientes. También había personas dedicadas a la agricultura y a la artesanía. Ellos usualmente eran trabajadores exclusivos del Rey y sus amigos cercanos. Para el faraón, únicamente trabajaban los soldados, los marineros y los constructores de edificios y pirámides. Sin embargo, ninguno de ellos tenía derecho a la educación, puesto que se pensaba que cada quien nacía con una “profesión” definida. Incluso el faraón nacía bendito, ya que se consideraba el único que podía comunicarse con los Dioses.

De este modo se componía la sociedad egipcia, misma que sobrepasaba los números vistos en otros países. Egipto tenía la tasa de natalidad más alta del mundo antiguo por lo que la situación distaba de ser pacífica y armónica. De hecho, gracias a la sobrepoblación, las enfermedades se acrecentaban y no había un sistema de salud que los protegiera o previniera, por lo que dentro de cada familia se creaban sus propios métodos de cuidado y salud que se transmitían de generación en generación. Lo anterior hacía a la familia el núcleo social más fuerte e importante dentro del organigrama que conformaba la sociedad egipcia. 


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 1


Así, con la familia como institución primaria, el matrimonio era casi obligatorio, pues era la base sobre la que se reproducía la vida. Por ello, un hombre soltero era mal visto en la comunidad puesto que debía tener hijos y una esposa para cumplir con las reglas sociales establecidas. De hecho, los matrimonios tenían que llevarse a cabo en la adolescencia, sin importar si tenían pareja. En caso de no tenerla, les asignaban una.

La vida en Egipto se regía por la familia, por ello es que en el poder, el núcleo familiar era igualmente importante. De los más conocidos linajes nacieron los faraones más sobresalientes y controvertidos que pasaron a la historia por haber sido únicos y gobernado a la civilización al borde del Nilo.

¿Cómo eran realmente tres de los gobernantes más icónicos del Antiguo Egipto?


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 2


Tutankamón


Pocos son los que no han escuchado hablar del faraón cuya tumba fue hallada en perfecto estado en 1922. La familia y ascendencia de Tutankamón tienen una historia confusa ya que su padre, Akenatón, era esposo oficial de Nefertiti, con quien tuvo seis hijas. Sin embargo, tenía una esposa secreta llamada Kira, con la que engendró al futuro faraón. Una vez en el trono, debían casar al pequeño de 9 años que ahora ocupaba el puesto más importante de aquella nación, así que contrajo matrimonio con una de sus medias hermanas, quizá por la cercanía y confianza que había entre ellos. Pero no sólo el origen de su vida es un misterio, su vida en sí lo es, puesto que fue muy corta y en realidad no realizó alguna aportación que cambiara el rumbo de Egipto en su momento, sino hasta el siglo XXI cuando su tumba fue descubierta y con ella, una serie de detalles de la vida diaria.

Su nombre original era Tutankhaten, que significa 'Imagen Viva del Aten', haciendo referencia al Sol, lo que denotaba la religión de sus padres. Sin embargo, al subir al poder cambió su religión y nombre para comenzar a obsesionarse con su propia muerte y el futuro descanso. Antes, los faraones eran enterrados en un cementerio en el que sus cuerpos eran puestos casi juntos. A raíz de la obsesión de Tutankamón, las últimas moradas de los faraones se convirtieron en verdaderos lujos. 

Quizá el joven faraón no tuvo una gran vida, pero su muerte ha llevado a grandes descubrimientos. Su tumba es muy pequeña, lo que hace pensar que quizá sea sólo una parte de ella, no es de extrañarse que tal vez haya más partes de él enterradas en lugares específicos y muy enigmáticos, porque a pesar de haber sido un chico en desarrollo al momento de su fallecimiento, el tamaño de los restos es muy reducido, además su cuerpo no tiene corazón.


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 3


Los antiguos egipcios creían que había vida después de la muerte siempre y cuando el cuerpo se conservara en el mejor estado, lo que hizo que en años subsecuentes se desarrollara una técnica de momificación mucho más específica en la que hacían que algunos órganos se mantuvieran en buen estado, especialmente el corazón. Era considerado el órgano con el que el ser vivo pensaba y extrañamente, los restos del faraón no tienen corazón, en su lugar hay un escarabajo con un supuesto hechizo funerario. Se cree que fue de esta manera debido a que murió lejos del hogar y al llegar para ser reparado, el órgano se encontraba en muy malas condiciones. En vida, el joven habría pedido mantenerlo en buen estado para poder vivir luego de fallecer, en cambio, sus deseos no fueron del todo atendidos.

Si alguna petición del faraón no se cumplía, se respiraba peligro. Tutankamón, al ser faraón, tenía el derecho de aplicar la ley en todo aquel que desobedeciera y eso podía implicar desde un sanción hasta la muerte. Muchos le temían al joven quien poseía dagas, sus favoritas eran una hecha de oro y otra de hierro, armas mortales debido a que el chico sabía manejarlas con gran destreza, éstas provenían de metales muy específicos como de los restos de un meteorito que había caído años atrás. En efecto, el chico era un acérrimo coleccionista de armas, las cuales no dudaba usar en contra de súbditos desobedientes, cuyos intereses se oponían a la religión o al propio país.

Sin embargo, aunque pareciera ser un líder sanguinario, no lo era del todo. Era comprensivo y sabía en qué momento debía usar la misericordia para conservar la calma. Una de las formas de relajarse a las que recurrió y que siempre le daba buenos resultados era la música, tenía trompetas y otros instrumentos de aire que sirvieron como herramientas de tranquilidad y para hacer sus rituales personales, también para mantener serena su mente en momentos difíciles. En 1939, los instrumentos hallados cerca de su cuerpo fueron tocados, lo que desató un mito que decía que podían ser de mal agüero, pues en el pasado sólo se utilizaban tales trompetas para anunciar batallas. Irónicamente, en 1939, daba inicio la Segunda Guerra Mundial.

Su muerte es algo incierto, se piensa que fue un asesinato o que luego de una fractura en la pierna le sobrevino una infección incurable. Lo cierto es que el adolescente fue recompensado por la vida futura (irónicamente) con el sepulcro más caro, excéntrico y bello del mundo, y aunque su corto reinado no es muy significativo en la vida de los egipcios, es el faraón más recordado por su corta edad y por su tumba hallada que mostraba muchos aspectos de la vida de aquellos años y de la vida misma del faraón.


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 4


-


Cleopatra


Por mucho tiempo se ha relacionado estrechamente el nombre de Cleopatra con el de la belleza., la inteligencia y la fuerza de una mujer. Sin embargo, la joven reina de Egipto era mucho más que eso: a pesar de que pasó a la historia como la poseedora de un rostro y cuerpo perfectos, el mundo ha olvidado que su cerebro era lo que en verdad la hacía ser tan sensual y tener a más de uno rondando por su amor. 

Los historiadores se han encargado de poner a Cleopatra como una incesante rompecorazones que sedujo a Julio César y Marco Antonio, gobernantes romanos, para saciar su hambre de poder y de pasión. No obstante, más que para enaltecer su propia figura, la faraona fue una gran estadista. Tuvo un hijo con Julio César con el propósito de extender sus dominios, ya que César no tenía descendencia, lo que le daría al hijo de la pareja el derecho legítimo de gobernar Egipto y Roma y así las culturas se mezclaran para crear un imperio mestizo tan poderoso como los Dioses mismos.


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 5


Ella era una mujer seductora, pero el mito de su belleza parece ser más una falacia que una verdad, ya que lo que seducía de su persona era la forma en que entablaba una conversación y la inteligencia que emanaba por cada poro de su cuidada piel. Era excéntrica y al combinar dicha característica con su físico, solía enamorar a propios y extraños. En las fiestas aparecía vestida de la diosa Isis y en las monedas era representada con una belleza extraordinaria. Se mandó a esculpir, pero en realidad el aspecto de las figuras no era sino el mismo que el de las demás mujeres de la época. Así que nadie puede asegurar que haya sido una belleza imprescindible o que su físico haya superado el promedio.

Además del hijo que tuvo con Julio César, se casó con Marco Antonio, con el que tuvo gemelos: un niño y una niña. Ante la muerte de la reina, Julio César se llevó a su hijo con engaños y falsas promesas sobre un reino inmenso. Una vez en Roma fue asesinado a los 14 años. En cambio, los gemelos pudieron vivir para contar su fallida llegada al poder. La niña se casó con un joven perteneciente a la clase política, con quien tuvo un niño que llegaría a ocupar un puesto junto a Calígula, su primo, el cual finalmente lo mandó asesinar. De este modo, ningún descendiente de Cleopatra logró reinar en Egipto y Roma, lo que frustró cada minucioso plan de la faraona en vida. 

Luego de una batalla, Marco Antonio fue informado de la supuesta muerte de Cleopatra y atrapado en la desesperación, se suicidó. Octavio la secuestró y planeaba exhibirla como un trofeo a base de tortura y esclavitud; sin embargo, Cleopatra, al vislumbrar su desagradable futuro, tomo la misma decisión de Marco Antonio y se quitó la vida. Según la historia, su cuerpo fue depositado junto al de su amado esposo en un sitio que nadie conoce.


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 6


-


Hatshepsut


Incluyendo a Tutankamón, su familia estuvo llena de gobernantes y tiranos, pero fue Hatshepsut quien finalmente dejó huella definitiva en la historia del país. Hatshepsut creció sin la idea de convertirse en gobernante del país, pero con el afán de proteger su linaje, fue casada con su medio hermano Thutmose II. La joven no estuvo muy conforme con la decisión, sin embargo, la aceptó ya que no era una persona que peleara por sus derechos, simplemente se dejaba llevar y obedecía las órdenes que se le daban. Con su medio hermano como esposo, Hatshepsut comenzó su vida política, la cual pintaba para ser intrascendente. No obstante, ésta dio un giro inesperado cuando su esposo falleció, dejando al hijo de un antiguo matrimonio a cargo del poder. 

Como era de esperarse, Hatshepsut entró en desesperación cuando tuvo que ser ella la que gobernara un tiempo en nombre de su esposo fallecido y de su hijastro, quien era joven y, a decir verdad, no tenía mucho interés en la política, o quizá no estaba del todo enterado de lo que ocurría. Así se mantuvo durante siete años. Los primeros meses de su gobierno fueron titubeantes pues ella no estaba preparada en ningún sentido para ser la regente de Egipto. Sin embargo, trató de hacer su mejor esfuerzo para ayudar al jovencito a sacar a Egipto adelante. Pronto, ambos se colocaron como faraones y gobernantes iguales.


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 7


Luego de aquellos siete años, Hatshepsut exigió más poder político, puesto que a pesar de estar segura de que no había nacido para gobernar, su sentido de estadista llevó a Egipto a un esplendor sin precedentes. Entonces la ascendieron en posición como co-gobernante del lugar junto a su hijastro, quien en realidad dejaba las decisiones importantes a la regente. Los historiadores están divididos sobre el motivo por el que Hatshepsut llegó al poder: hay quien dice que sus intereses se fueron volviendo más y más densos cuando se vio forzada a gobernar en nombre de su esposo e hijastro. Otros aseguran que simplemente estaba asegurando el legado familiar en el gobierno.

Cuando se dio cuenta de que podía hacer grandes cosas estando a la cabeza de la sociedad egipcia, decidió dedicar su vida a mejorar la nación. Fue gracias a ella que el comercio se expandió a otros países del Mediterráneo, donde hizo trueques y vendió productos que posteriormente fueron exportados con el fin de generar más ganancias a Egipto.

Luego de algunos años de hacer crecer la economía y de ver evolucionar a Egipto como potencia mundial, Hatshepsut falleció dejando a su hijastro a cargo del país. Él había aprendido mucho de la mujer, aunque le tenía cierto odio por no dejarlo gobernar en solitario. Durante 30 años, Thutmosis III siguió las reglas que la emperatriz había establecido para así conseguir un país mucho más rico y con más oportunidades, pero al final, trató de borrar el nombre de la faraona para que no interfiriera en su propia escalera al triunfo y la inmortalidad.

De este modo, el nombre de la emperatriz no es precisamente el más nombrado ni el más recordado, pero sí uno de los más importantes en la historia del Antiguo Egipto, en especial por la forma en que convirtió al reino en un país comercialmente influyente.


¿Cómo eran realmente los faraones del Antiguo Egipto? 8


-


Así, con una historia marcada por corrupción y muerte, los faraones de Egipto hicieron historia como regentes de gran valor, algunos con más presencia mediática y otros como grandes estadistas de la civilización crecida al borde del Nilo. Es cierto que la aportación al mundo de cada uno de ellos le ha dado más valor y credibilidad a la enigmática nación, que durante muchos siglos fungió como el país más desarrollado y vanguardista del mundo.


*
Referencias

History Extra
National Geographic





Referencias: