El hombre con manos de piedra que triunfó en uno de los deportes más peligrosos
Historia

El hombre con manos de piedra que triunfó en uno de los deportes más peligrosos

Avatar of Eduar Said Beltrán

Por: Eduar Said Beltrán

19 de julio, 2018

Historia El hombre con manos de piedra que triunfó en uno de los deportes más peligrosos
Avatar of Eduar Said Beltrán

Por: Eduar Said Beltrán

19 de julio, 2018

Los sueños de un niño de barrio, de golpes magros y con nada que perder.

Empezó como inician casi todos: sobreviviendo. A los golpes se hizo y a los golpes caería. Criado en los barrios marginales de Panamá, donde las lluvias de balas son el día a día, Roberto “Mano de Piedra” Durán, que le hacia honor al distrito de donde salió, mostró desde muy pequeño el feeling para los problemas, siempre al buscar la pelea encontraba a su contendor. "A veces quedaba mal, pero el otro quedaba peor", comentaba. Bien merecido tenía su apodo.

 

En principio fue un “rompehuesos”, un vago más del callejón, un fracasado, un perdedor, un don nadie. Pero tenía un talento: pelear. Y un talento más, era un delincuente menos.

 

post-image


Con la desgracia encima, la suerte en su contra y el desvarío ausente corrió la osadía, conjuro su éxito y dando golpes alcanzó la gloria. Los sueños de un niño de barrio, de golpes magros y con nada que perder (tan sólo un par de dientes) lo consagraron en la historia del boxeo como uno de los púgiles más letales al momento de combatir.

 

Cada golpe, tan letal, tan mortífero, tan callejero, tan propio de él, les recordaba a sus rivales que era un contrincante duro. Tan duras como sus manos de piedra; talladas por los desafíos de la vida y los desmanes del tiempo. En las cuerdas del ring se las gasto tirando golpes, esquivando deudas y defendiendo su título.


post-image


A los puños hizo su hogar, su fama, su leyenda. Agresivo, temerario y muy osado. Noqueó y lo noquearon, conoció las derrotas y el agridulce sabor de la victoria. El buscapleitos de El Chorrillo, que consigna aquella imperecedera frase que perpetua su legado, hoy dice: “no más”. 



**


Si amas este deporte, entonces te interesarán leer estos cinco cuentos de Knock Out para todo amante del boxeo.


Referencias: