La historia del CCH, el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM

La historia del CCH, el Colegio de Ciencias y Humanidades de la UNAM

Por: Abril Palomino -

Recordamos a la escuela y a sus alumnos en su 50 aniversario


El Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) es una escuela de tradición en la Ciudad de México y alrededores, ha sido un semillero de mentes brillantes, y la cuna de importantes movimientos juveniles y sociales. Miles de mexicanos recuerdan con cariño y orgullo su formación científica y humanista que les acercó a la máxima casa de estudios: la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

  Relacionadoconvocatorias-becas-de-apoyo-de-la-unamarte13 becas de la UNAM que te interesarán si eres artista

  Relacionadociudad-neza-su-historia-en-fotografiashistoriaCiudad Neza: su historia en fotografías

El Colegio de Ciencias y Humanidades

Este año el CCH cumple 50 años de formación, 50 generaciones de alumnos que han optado por una educación integral que va de acuerdo a los ideales de la UNAM, balanceando el interés científico y social en la educación media superior. Gracias a sus 5 planteles distribuidos en la zona metropolitana, el CCH ha podido acercarse a jóvenes desde el Sur de la ciudad, hasta más allá de las fronteras del Estado de México.

CCH, el Colegio de Ciencias y Humanidades Foto: El UniversalAdemás de ser una institución educativa, el CCH ha sido la sede de una importante etapa de transición para sus estudiantes, quienes usan esta escuela como un puente entre la inocencia de los primeros años de adolescencia, con las libertades y responsabilidades que puede representar la vida adulta. En este colegio se enseña la responsabilidad que cada alumno tiene con su propia formación e intereses.

La historia del CCH

Fue el 26 de enero de 1971 cuando gracias a la iniciativa de Roger Díaz de Cossío, Juan Manuel Terán y Contreras y otros académicos, el Consejo Universitario dio luz verde para el proyecto de una nueva institución de bachillerato llamada Colegio de Ciencias y Humanidades, el cual tenía como base tres principios: aprender a aprender, aprender a ser y aprender a hacer, además de descentralizar la educación media superior.

Bajo la dirección de Pablo González Casanova, rector de UNAM en ese momento, comenzó la primera etapa de planeación considerando 5 planteles: Vallejo, Naucalpan, Azcapotzalco, Oriente y Sur. Hubo dos etapas de apertura: en la primera (abril 1971) se construyeron los planteles al norte de la ciudad; Vallejo, Naucalpan y Azcapotzalco, y en la segunda (abril 1972); Oriente y Sur.

La historia del CCHFoto: El UniversalA diferencia de las preparatorias de la UNAM, la dinámica de la escuela y el plan de estudios era muy flexible, dando la libertad a los alumnos para acomodar sus clases y horarios según sus intereses. Esta oportunidad forjó un alto sentido de la responsabilidad en sus alumnos y empatía por las materias, dando una entrada al interés científico por elección y no por obligación. En el aspecto humanístico y social, el plan de estudios del CCH mostraba una nueva perspectiva crítica siempre abierta al diálogo, en la cual los alumnos se sintieran libres de mostrar y defender sus puntos de vista.

  Relacionadola-historia-de-ciudad-satelite-estado-de-mexicohistoriaCiudad Satélite, el suburbio prometido de los años cincuenta

  Relacionadola-historia-de-la-unidad-infonavit-iztacalcohistoriaUnidad Infonavit Iztacalco: el sueño de la modernidad que terminó en pesadilla

Los profesores del CCH alentaban a los alumnos a aprender más que memorizar datos, optimizando el tiempo de sus clases para dejar a los estudiantes tareas extraescolares que les ocupaban la tarde en bibliotecas o instituciones culturales. Así fue hasta el cambio de plan de estudios propuesto por José de Jesús Bazán Levy, director del CCH entre 1992 y 1996. Este cambio se generó para adaptar las necesidades de las nuevas generaciones quienes no tenían una formación previa de calidad como sus sucesores. 

Entre los alumnos destacados del CCH están Carmen Aristegui (Sur), Arcelia Ramirez (Sur), José Hernandez (Vallejo) o Enrique Arreola (Naucalpan).

CCH aniversarioFoto: Datanoticias

Sin embargo, no todo son gratos recuerdos. Un aspecto negativo en las memorias de sus estudiantes generalmente se relaciona con las actividades de grupos de porros desde el interior de los planteles, quienes actuaban con impunidad y violencia, ocasionando disturbios que interfieren con las clases y actividades de los alumnos.

A medio siglo de recorrido, el CCH es una de las instituciones de nivel medio superior más importantes de México, dando una formación particular a los jóvenes que están por construir el futuro del país.

Te podría interesar: 

Libros que puedes leer cuando no tienes Netflix porque son mejor que las series

Yóllotl: los significados del corazón para los mexicas en el México prehispánico

La bruja prehispánica que aterrorizó a los aztecas y aparece como bolas de fuego en la noche