La historia de los hermanos que fueron vendidos por 2 dólares en Estados Unidos
Historia

La historia de los hermanos que fueron vendidos por 2 dólares en Estados Unidos

Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

7 de septiembre, 2018

Historia La historia de los hermanos que fueron vendidos por 2 dólares en Estados Unidos
Avatar of Beatriz Esquivel

Por: Beatriz Esquivel

7 de septiembre, 2018

Lucille Chalifoux vendió a sus hijos por 2 dólares en 1950, separándolos y condenándolos a una vida de abusos, así como a una búsqueda incesante para reencontrarse décadas después.


Injusticia, irresponsabilidad, rechazo o simple supervivencia... esa es la duda sobre aquello que pudo haber motivado a Lucille Chalifoux, en aquel entonces de 24 años, para vender y dar en adopción a sus cinco hijos. Duda no sólo del público sino de ellos mismos, quienes aún no comprenden los motivos que tuvo su madre para haberse deshecho de ellos a tan corta edad. 


post-image


La historia de estos hermanos fue inmortalizada originalmente un 5 de agosto de 1948 cuando el periódico The Vidette-Messenger of Valparaiso, Ind. [Indiana] publicó la foto en la que aparecen los cuatro niños y su madre embarazada junto a un cartel de venta. El texto que la acompañaba era el siguiente: 


«Un cartel grande de “En venta” en un patio de Chicago cuenta la trágica historia del Sr. y la Sra. Ray Chalifoux, quienes se enfrentan al desalojo de su apartamento. Sin un lugar al cual acudir, el desempleado conductor de camionetas de carbón y su esposa decidieron vender sus cuatro hijos. La Sra. Lucille Chalifoux gira su cabeza lejos de la cámara mientras sus hijos observan dubitativos. En el escalón superior están Lana de 6, y Rae de 5. Abajo están Milton de 4, y Sue Ellen de 2». 

post-image

[Rae]


Algunos creen que la foto fue un montaje, que la madre recibió dinero por posar, pero sí hay dos cosas reales: en ese entonces recibió ayuda y donaciones que le permitirían subsistir, incluso sin la presencia del padre —que poco tiempo después los abandonó— aunque nunca las aceptó, y que dos años después, en 1950, todos los niños, incluso el recién nacido —David— fueron separados


Lana, la hija mayor es la única de los cinco que nunca tuvo la oportunidad en vida de reencontrarse con sus hermanos y falleció en 1997, siempre con la esperanza de poder encontrarlos de nuevo. Pero la historia del resto está documentada: 


-

Qué pasó con el resto de los hermanos


Rae Ann Mills y Milton fueron vendidos en 1950, por tan sólo 2 dólares, dinero que de acuerdo a Rae, su madre utilizaría para jugar bingo y porque la nueva pareja de su madre no quería tener nada que ver con los niños. Ambos pasarían a llamarse Beverly y Kenneth Zoeteman. Sin embargo, su estadía con los Zoeteman se caracterizó por el abuso continuo. Ambos declararon, incluido David, que eran trabajadores del campo; el padre adoptivo, John, los golpeaba, en especial a Milton; eran encadenados día tras día, y los alimentaban con leche y crema de cacahuate. 


post-image

[Rae]


Rae y Milton muy pronto encontraron a David McDaniel, el menor de los cinco, quien fue adoptado legalmente por una familia cristiana que vivía muy cerca de los Zoeteman. Él cuenta que cuando supo que “Beverly” y “Kenneth” eran sus hermanos, los visitaba y solía desencadenarlos antes de que John lo descubriera. Así transcurrieron los años hasta que a los 17 Rae fue raptada y violada, como producto de la violación quedó embarazada. Si bien inicialmente los Zoeteman le dijeron que podría quedarse con el bebé, a los 6 meses de nacido, hicieron un acuerdo para dar en adopción a la hija de Rae —a la cual continuó buscando años después—; fue entonces cuando ella decidió huir de ahí y hacer su vida lejos de su familia abusiva


post-image

[Rae "Beverly", John Zoeteman, Rita Zoeteman y Milton "Kenneth"]


Por otro lado, Milton fue enviado a trabajar con sus tíos en una distribuidora de huevo, antes de que un agente social lo pusiera bajo el cuidado de amigos de la familia. De acuerdo con Milton, ese fue el momento en el que él supo que los Zoeteman eran sus padres adoptivos. El resto de su vida se caracterizó por su ingreso a un hospital psiquiátrico y un diagnostico de esquizofrenia. Incluso David cuenta que nunca sabía qué personalidad iba a contestar el teléfono. 


post-image

[Sue Ellen y Rae Ann]


Sue Ellen, por su parte, fue adoptada por la familia Johnson y creció en Chicago, muy cerca de donde vivían en su infancia. Aparentemente su vida fue muy tranquila y se reencontró con Rae cuando tenían 69 y 70 respectivamente. La última vez que ambas se habían visto, Sue tenía 4 y Rae 7. Asimismo estuvo en contacto con David, a quien nunca pudo ver en persona, pero sí pudieron comunicarse. 


post-image

[David]


Por último, David, llevó una vida relativamente tranquila, aunque se describe como un adolescente rebelde, también sirvió en Vietnam y llevó a cabo varios viajes —o ayudó a sus hermanos a viajar— para reencontrarse, y a la fecha sigue ayudando a Rae a encontrar a su hija. 


-

El reencuentro con su madre


Tanto Rae, Mills y David reportan que se reencontraron con su madre, no obstante ninguno tiene un buen relato de la experiencia pues aseguran que ella fue fría con ellos y jamás se arrepintió de lo que hizo. Incluso el retrato de Lucille empeora cuando David cuenta que su madre se volvió a casar una vez los había vendido y tuvo otras cuatro hijas que sí mantuvo. 


«Ella se quedó con ellas. No se quedó con nosotros». Declaró David.

post-image

[Rae]


Incluso Rae explica que cuando vio a su madre y le preguntó por qué se deshizo de ellos y no de sus otras hijas, Lucille le respondió que:


«Ustedes me enfermaban. No podía soportarlos». 

No obstante, David se muestra más comprensivo, él interpreta las acciones de su madre como una cuestión de supervivencia. Que ella prefirió venderlos o darlos en adopción antes de verlos morir, al no tener un sustento y verse abandonada por su esposo. Cuestión que sin duda contrasta con las declaraciones de Rae y Milton, quienes aseguran que nunca aceptó la ayuda que le ofrecieron y están conscientes de los sentimientos de odio y desprecio que no tuvo reparo en confesar cuando la visitaron. 


post-image


-


Lo que unió a los hermanos


Si bien David, Rae y Milton sí llegaron a convivir durante la adolescencia, lo que los volvió a reconectar después de que salieron —o huyeron— de sus casas fue precisamente Facebook, lo que podría explicar por qué no encontraron a Lana antes de su muerte. Con la ayuda de sus hijos, encontraron a la familia extendida de cada uno de sus hermanos, hasta que les fue posible comunicarse por teléfono y después concertar visitas, así como que sus propios hijos y sobrinos establecieran conexiones con sus nuevas familias. Ve la entrevista —en inglés— a David en la que cuenta cómo se reunió con sus hermanos:



-

Sin duda, la historia de estos hermanos se caracteriza por una vida difícil, en muchos casos abusiva, pero también es testimonio del impulso que nos lleva a reconocer nuestra historia —aunque sea familiar— y a tender lazos incluso después de décadas de no verse o de no saber de la existencia del resto. 


*

También te puede interesar: 


Chica Mariani, la mujer que luchó durante 40 años contra una dictadura para encontrar a su nieta robada

12 crudas fotografías de los niños migrantes separados de sus familias y encerrados en jaulas en Estados Unidos