Amó, acosó a una mujer y se quitó la vida: la perversa historia de "Peter" el delfín

Amó, acosó a una mujer y se quitó la vida: la perversa historia de "Peter" el delfín

Por: Abril Palomino -

Su entrenadora confiaba en la inteligencia del animal y quería enseñarle a hablar, el delfín lo logro y comenzó a desarrollar un comportamiento muy extraño...


Peter era el nombre de un delfín extraordinariamente inteligente, incluso un equipo de científicos intentó entrenarlo para que pudiera hablar. Tanto el delfín y los investigadores se comprometieron tanto, que el animal desarrolló una conexión muy especial con un miembro del equipo: una mujer llamada Margaret Howe. El delfín se enamoró de ella.

  Relacionadodatos-perturbadores-sobre-los-delfinestecnologiaAbusan a mujeres: 6 datos para que dejes de amar a los delfines

  Relacionadocomportamientos-reproductivos-de-los-animalestecnologiaEl adulterio de los calamares y otras conductas reproductivas de los animales

Margaret Howe

Margaret Howe Lovatt creció amando a los animales, desde que era pequeña soñaba con poder hablar con ellos. En la década de 1960, cuando ella tenía 20 años, tuvo la oportunidad de acercarse a este sueño gracias a un experimento financiado por la NASA en el laboratorio Dolphin Point en la isla de St. Thomas, parte de un instituto de investigación financiado por Washington en Miami. Se trataba de un experimento secreto dirigido por el Dr. John C. Lilly, médico y neurólogo de formación y Gregory Bateson quien quedó impresionado por Margaret y su iniciativa por participar y apoyar el proyecto de cualquier forma, pese a que no tenía conocimientos del tema.

La historia de Peter, el delfín que amo y murió por una mujerFoto: La sexta

El experimento de la NASA

Gregory la aceptó y permitió que Margaret observara a los delfines y anotará todo lo que observaba. A pesar de no tener ningún entrenamiento científico, ella era experta en detectar el comportamiento de los animales, los investigadores valoraron este entusiasmo y mostraron respeto por su trabajo.

El objetivo del estudio en el laboratorio secreto era determinar si los delfines podían ser entrenados para entender y hablar inglés. Cuando Margaret conoció por primera vez al trío de delfines: Peter, Pamela y Sissy estaban alojados en una piscina marina debajo del laboratorio, donde se podían observar a diario. A través de lecciones todos los días, Lovatt los alentaba a crear sonidos de tipo humano. A medida que Margaret pasaba más tiempo con las maravillosas criaturas, formó vínculos cada vez más estrechos con ellas, especialmente con Peter, de 6 años.

Margaret odiaba irse por la noche, estaba muy dedicada a la investigación. Así que convenció a los científicos para que la dejaran vivir en el laboratorio, impermeabilizando las habitaciones superiores e inundándolas parcialmente. De esta forma, humanos y delfines podrían convivir en el mismo espacio. Howe tenía un escritorio suspendido del techo y un colchón colgante protegido por una cortina de ducha, a Peter le encantaba salpicar agua para llamar la atención.

Peter el delfinFoto: La voz del muroPeter había sido un estudiante curioso y dedicado. El equipo de Lilly ya había establecido que los delfines podían ajustar la frecuencia de sus chillidos y silbidos para imitar los sonidos humanos, y afirmó que durante su tiempo con Howe, Peter aprendió a pronunciar algunas palabras y a notar la diferencia entre ciertos objetos.

Por su parte, Howe era una maestra creativa y paciente; por ejemplo, cuando Peter no podía comprender ciertos sonidos, particularmente la "M" en su nombre, se le ocurrió pintarse la cara con un maquillaje blanco espeso y lápiz labial negro para que él pudiera ver claramente la forma de sus labios moverse. «Su ojo estaba mirando mi boca. No había duda, realmente quería aprender. Con el tiempo, se dio la vuelta para hacer burbujas en el agua [como pasa cuando se pronuncia la 'M']». Fuente.

Margaret y Peter el delfinFoto: BBC

Peter, el delfín

Durante diez semanas, de junio a agosto de 1965, el centro de investigación de St Thomas se convirtió en el lugar del experimento. A través de todas las lecciones del habla y el entrenamiento de Peter, Lovatt aprendió que el delfín mostraba mucho interés por la anatomía de su profesora. Lovatt y el delfín hacían todo juntos: comer, dormir, bañarse y jugar, Peter era un delfín en desarrollo, se encontraba en una etapa “adolescente” por lo tanto no era extraño que presentará erecciones y actitudes lascivas. Sin embargo, esto comenzó a suceder cada vez más en presencia de Margaret, hasta que empezó a frotarse en su propio cuerpo. Howe explicó a la BBC que en una ocasión masturbó a Peter para mantenerlo concentrado, de lo contrario, no podía poner atención en sus clases, «Simplemente se convertiría en parte de lo que estaba pasando, como una picazón, simplemente deshazte de eso, rasca y terminaremos y seguiremos adelante».

Ella literalmente se mudó con él durante tres meses, durmiendo junto al tanque y trabajando en un escritorio sobre el agua donde él nadaba. Pasaban mucho tiempo juntos, y como Peter no podía concentrarse cuando estaba muy excitado, el equipo de científicos decidieron trasladar al delfín a otro recinto para que pudiera satisfacer sus instintos sexuales con las hembras, sin embargo esto era realmente complicado. 

La chicha que hablaba con los delfinesFoto: Publimetro

LSD y el fin del experimento

El Dr. John C. Lilly pertenecía a un grupo exclusivo de científicos con licencia del gobierno para investigar los efectos del LSD. En este experimento se dosificó a sí mismo y a los delfines en el laboratorio. Afortunadamente, la droga pareció tener poco o ningún efecto en los delfines. Pero tampoco había respuestas favorables del experimento principal, esto sumado con la soberbia y locura de Lilly fueron los puntos decisivos para que la NASA detuviera el experimento. Con estas pruebas únicamente se demostró que los delfines tienen altos niveles de autoconciencia y pueden entender la comunicación de los signos humanos, pero todavía hay poca evidencia de que exista un lenguaje de delfines.

  Relacionadomichael-malloy-historia-hombre-que-no-podia-morirhistoriaLa extraña historia del hombre que no podía morir

  Relacionadolos-experimentos-nazis-para-revivir-a-los-animales-extintoshistoriaEl día que los nazis intentaron revivir animales extintos sólo para cazarlos

Una vez que terminó el experimento y se cerró el laboratorio, Peter fue retirado definitivamente y su salud se deterioró rápidamente. Unas semanas más tarde, Peter se suicidó, simplemente se dirigió al fondo de su tanque y dejó de respirar. El dolor de perder la relación fue demasiado para él. Margaret se entristeció, pero finalmente se sintió aliviada de que Peter no tuviera que soportar la vida en el confinamiento. 

Margaret Howe Lovatt se casó con el fotógrafo que trabajó en el proyecto de Dolphin Point, tuvieron tres hijas. Margaret no habló públicamente del experimento durante casi 50 años. Sin embargo, recientemente concedió entrevistas a Christopher Riley para su documental sobre el proyecto, llamado “La chica que hablaba con los delfines” y producido por la BBC. En esta producción se aclara que de ninguna manera esto podría considerarse una historia de amor o zoofilia, únicamente se trató de un experimento científico o fallido.La historia de Peter, el delfínFoto: Publimetro

En portada: STST Word

También te puede interesar:

Síndrome K: la enfermedad inventada que deforma la cara y salvó a miles de judíos

Proyecto Libro Azul: el día que EEUU consideró como una amenaza a los extraterrestres

6 mujeres que afirman haber sido embarazadas por extraterrestres

Referencias: