Historia

La fealdad y el pecado de la homosexualidad en el mundo prehispánico

Historia La fealdad y el pecado de la homosexualidad en el mundo prehispánico



Cuando lo españoles llegaron a lo que más tarde sería conocido como la Nueva España, muchas costumbres de los nativos los sorprendieron y aterraron: en especial los sacrificios humanos, una parte fundamental de la religión de los aztecas. Además de ello, las pirámides, los códices, el lenguaje, el arte, el oro, la plata, los animales exóticos y la arquitectura de los pueblos mesoamericanos fueron un descubrimiento que los fascinó y extrañó a partes iguales. Sin embargo, no fue lo único…

Las prácticas homosexuales, tan habituales entre los habitantes de aquella época (y de todas las épocas de la humanidad), fueron de su particular desagrado. Como ejemplo tenemos el fragmento de una misiva de relación de Hernán Cortés al rey Carlos I de España:

“…aun allende de lo que hemos hecho relación a Vuestras Majestades de los niños y hombres y mujeres que matan y ofrecen en sus sacrificios , hemos sabido y sido informados de cierto que todos son sodomitas y usan aquel abominable pecado”.

  sexo maya costumbres prehispanicas

Los españoles y los mismos mexicas reseñaron en diversos textos la práctica del temazcal como ritual religioso purificador, pero también como lugar de encuentro sexual entre hombres y mujeres por igual:

"Y acontecía meterse en este baño (temazcal) muchos hombres y mujeres, y allá dentro, con la calor, hombres con mujeres y mujeres con hombres y hombres con hombres, usados ilícitamente. En México había hombres vestidos en hábitos de mujer y éstos eran sométicos y hacían los oficios de mujeres, como tejer e hilar, y algunos señores tenían uno y dos para sus vicios”. Este fragmento pertenece al códice Tudela, escrito entre los años 1533 y 1554.

Otra muestra de que el tema sexual de estos pueblos era francamente escandaloso para los conquistadores (incluso tomando un cariz de leyenda), se refleja en la “Historia General de las cosas de Nueva España”, de Fray Bernardino de Sahagún: una princesa tolteca se enamoró de un vendedor de chiles de la huasteca, que se paseaba desnudo por un mercado. En especial, se vio atraída hacia el miembro viril de aquel sujeto, por lo que no dejaba de pensar en él. Su padre, al percatarse de la “enfermedad sexual” que su hija comenzó a padecer a partir de aquel encuentro, ordenó a sus hombres buscar al vendedor de chiles para que curara el apetito sexual de su hija.

La fealdad y el pecado de la homosexualidad en el mundo prehis

No se sabe a ciencia cierta la veracidad de este relato, lo cierto es que refleja la concepción que los españoles tenían de los habitantes indígenas: hombres y mujeres con una mentalidad muy abierta respecto al sexo y con un apetito elevado por las pasiones carnales.

En todos los poblados por los que las caravanas de soldados españoles pasaron, existía la permisividad de la homosexualidad y de los hombres ataviados como mujeres. Gran parte de esas expediciones que llegaron a México tenían a frailes y evangelizadores en sus filas, por lo que no es de extrañar el escándalo que estas prácticas “ilícitas” causaban entre ellos. La libertad sexual era vista como un gesto pecaminoso y rápidamente se ganó el repudio de unos conquistadores que ya tenían en la mira a los nativos como seres salvajes y de escasa educación.

“Pecado nefando” es el término que los españoles utilizaron para referirse a la homosexualidad entre los pueblos mesoamericanos. Esta práctica “polémica” no era la única que se llevaba a cabo. Es conocido que actos como la poligamia e incluso la pedofilia eran permitidos, sobre todo, entre los huastecos y totonacos. Entre los zapotecos existía un grupo sexual denominado “muxe” (considerados como un tercer sexo), quienes tenían la misión de iniciar sexualmente a los muchachos jóvenes. Este grupo se conformaba sólo de hombres, ya que las mujeres debían llegar vírgenes al matrimonio. Los mayas eran permisivos con la homosexualidad, que era mejor vista que el sexo prematrimonial. Altos jerarcas y sacerdotes la practicaban y la veían como un gesto normal.

En cambio, dentro de la sociedad azteca, la homosexualidad era vista como algo polémico y prohibido, por lo tanto, se practicaba en la clandestinidad. Algunas fuentes mencionan que existía la pena de muerte para quien llevara a cabo actos sodomitas: el homosexual activo moría por empalamiento, al homosexual pasivo se le extraían las entrañas por vía anal y las lesbianas recibían garrotazos hasta fallecer.

sexo prehispanico destacada

Sin embargo, la homosexualidad estaba esparcida en otras partes del continente americano: en el imperio Inca se llevaban a cabo piezas artísticas en las cuales se retrataba la práctica sexual entre hombres. Los conquistadores hallaron estatuillas hechas con oro puro donde los hombres realizaban cópulas anales. Escandalizados, derritieron estas piezas y se aprovecharon del material con el que estaban hechas para aumentar sus riquezas.

Innombrables prácticas represoras contra los aborígenes comenzaron a suscitarse para erradicar lo que los españoles consideraban pecaminoso: cuando Vasco Núñez de Balboa arribó a Cuarecua (en la actual Panamá), fue testigo de actos sodomitas en el hogar de un importante cacique: “en ella sorprendió al hermano del cacique vestido de mujer y a otros muchos acicalados que, según atestiguaron los vecinos, eran invertidos. Mando el capitán español entregarlos en número de cuarenta a la voracidad de los perros...". Este fragmento pertenece a “Décadas”, una de las tantas crónicas que se escribieron sobre el descubrimiento del Nuevo Mundo, cuyo autor es Pedro Mártir de Anglería.

perros sexo conquista de america

Con la llegada de los españoles a esta parte del mundo, los ritos y prácticas sexuales considerados indebidos comenzaron a sufrir modificaciones debido a la censura religiosa y la imposición de nuevos códigos morales. Severos castigos se impusieron hacia aquellos que se obstinaran en seguir bajo estos esquemas de “aberración física”. Poco a poco, la homosexualidad pasó a ser un comportamiento intolerable y mal visto por la sociedad. Los pueblos mesoamericanos no sólo fueron despojados de sus dioses, sus costumbres, su lengua y su identidad sino, al mismo tiempo, de la libertad de elegir su sexualidad.



-

La diversidad sexual es un tema que ha acompañado a la humanidad desde que comenzó el descubrimiento de su naturaleza y su identidad. En casi todas las sociedades del mundo, la homosexualidad ha sido vista por algunos hombres y mujeres como un comportamiento transgresor e ilícito, motivo de diversas disputas para imponer un pensamiento opresor en aquellos que simplemente tienen una identidad diferente a la socialmente aceptada. ¿Qué orilla a alguien a ser intolerante al respecto? En torno al tema, es necesario que el país abra la puerta del clóset; la homosexualidad en México.


*
Referencias:

La Jornada

Domus Sapientiaie



 

Referencias: