Razones por las que es importante ir a la escuela y nadie te explica nunca
Historia

Razones por las que es importante ir a la escuela y nadie te explica nunca

Avatar of Andrea SL

Por: Andrea SL

4 de abril, 2017

Historia Razones por las que es importante ir a la escuela y nadie te explica nunca
Avatar of Andrea SL

Por: Andrea SL

4 de abril, 2017



Cuando hemos perdido horas de sueño pensando si algún día nos va a servir lo que aprendemos en la escuela, es válido, entonces, criticar de manera drástica al sistema educativo mexicano porque no estamos comprendiendo cuál es el sentido. La respuesta a nuestras dudas no siempre es clara; muy pocas veces las enseñanzas tienen algún sentido evidente. Pasan los años y nos percatamos de que las ecuaciones diferenciales en realidad no han sido muy útiles en lo cotidiano y menos aún nos ha servido en la vida memorizar tantas fechas históricas a menos, claro, que nuestra pasión en la vida vaya dirigido a esto.

En efecto, ninguno de esos datos nos ha asegurado un buen futuro y tampoco nos han encaminado a ser mejores personas. Además, somos conscientes de que aprendemos de manera significativa en las experiencias cotidianas; si es así, entonces ¿para qué sirve la escuela? Por un lado, son muchos los cuestionamientos válidos y necesarios al sistema. Criticarlo es fácil, pues sus deficiencias resultan obvias, tanto para quienes han vivido algún proceso educativo formal (en la escuela) como para quienes, tristemente, no han tenido la oportunidad.


importancia de la escuela


No necesitamos ser pedagogos o docentes para darnos cuenta de que las instalaciones (en muchos casos) son precarias. Tampoco hay que ser expertos para reconocer que los contenidos educativos necesitan actualizarse, que la preparación de algunos docentes deja mucho que desear y que hoy la forma monótona de enseñar y los métodos tradicionales eliminan la curiosidad, creatividad y el pensamiento crítico en los estudiantes. Lo que pasa es que la transformación del sistema ha sido más que lenta. Sobre todo en comparación con el mundo tan cambiante en el que vivimos; de cualquier manera, la visión de cómo se entiende hoy la educación es muy diferente a lo que en sus primeros años fue, a pesar de que en la práctica aún no lo parece.

Aborrecer la escuela es completamente natural en este contexto y tiene su razón de ser; no obstante, refleja un conocimiento muy pobre acerca de cuál es el verdadero propósito de la educación formal y por qué es importante. El objetivo de las escuelas dentro de la sociedad sigue siendo fundamental. Más allá de la enseñanza de contenidos generales (matemáticas, física, historia, etc.), el trasfondo de todo el proceso educativo es básico para definir —a futuro— en qué tipo de sociedad queremos vivir.

Si aspiramos a una sociedad democrática, necesitamos de las escuelas, los docentes y las enseñanzas que pretenden transmitir para formar ciudadanía. Educar ciudadanos no ocurre de la noche a la mañana, es un proceso paulatino que se logra enseñando a los estudiantes (desde pequeños) habilidades para comunicarse,  para ser líderes, cuidar el medio ambiente, resolver conflictos, lidiar con sus emociones y mucho más. Asimismo, es vital tomar en cuenta el valor de la dimensión social de los recintos escolares, pues en ellos el alumnado aprende a tratar con los demás individuos, a escuchar a los otros o conocerse a ellos mismos. La importancia de la escuela reside en que es el espacio que brinda todo tipo de herramientas necesarias para la vida.


importancia de la escuela


No sorprende que mañana nos parezca inútil lo aprendido si nuestro proceso educativo fue meramente instruccional. Pero si, al contrario, el docente conoce el valor de la educación, su resultado sería un aumento de justicia en todos los ámbitos y, aunque la transformación sería a largo plazo, sentaríamos las bases para un México conformado por instituciones transparentes que impliquen mayor igualdad de género, aceptación de la diversidad, paz, respeto al medio ambiente, empleos, crecimiento económico y todos aquellos anhelos de la población mexicana.

Es ahí donde la escuela juega un papel de suma relevancia. En ella y en los docentes recae parte de la responsabilidad de formar a niños y niñas, adolescentes y adultos que hagan de esa sociedad una realidad. México necesita de ciudadanos que no sólo reciclen la basura o voten en las elecciones presidenciales, sino que sean personas participativas, conscientes y justas.

Para tener un país de oportunidades con terreno fértil para sueños, hay que  devolver a la escuela la importancia que merece y reconocer que el trabajo de profesoras y profesores en la escuela no se limita a dar una clase de historia o física; la labor docente implica una guía y acompañamiento a lo largo del crecimiento de las personas. La escuela debe ser un espacio seguro para el debate de ideas y la construcción o deconstrucción de conocimientos que den lugar a la transformación del país.

Sí, falta mucho por mejorar en cuanto a nuestro sistema educativo, y existen otros espacios donde una persona puede aprender; sin embargo, si la escuela puede incidir un poco en la construcción de un México mejor, ¿por qué no aprovecharlo?

***

Además de revisar por qué es importante ir a la escuela y contar con un sistema educativo que nutra las potencialidades individuales y colectivas de la sociedad del futuro, es igualmente primordial tomar en cuenta la educación emocional.


Referencias: