Por qué el jazz era visto como algo asqueroso que causaba enfermedades

Por qué el jazz era visto como algo asqueroso que causaba enfermedades

Por: Beatriz Esquivel -

Patológico, una infección, un virus, una epidemia y un cáncer, son algunas de las palabras que se utilizaron para describir al jazz y sus efectos en la década de los 20.

«Nosotros reconocemos que estamos viviendo en la época del jazz, pero nos oponemos a poner en peligro las futuras generaciones al inculcarles antes de su nacimiento, la locura que ahora manda en el país». 

Este es un extracto del argumento que el Ejército de Salvación en Cincinnati, Ohio presentó ante el jurado para detener la construcción de un cine cercano a un hospital en 1926. En aquél entonces el cine (mudo) se caracterizaba por la música en vivo y por supuesto, en un momento en el que el jazz estaba en su apogeo, éste era el género usual para musicalizar cada película. 

Éste tan sólo es un ejemplo brevísimo del estigma que el jazz provocó en la población estadounidense, que paulatinamente creó todo un mito alrededor de los efectos de esta música en la salud de los humanos. 

Por qué el jazz era visto como algo asqueroso que causaba enfermedades 1

Por un lado, había aquellos como los del Ejército de Salvación que argumentaban que era causante de cansancio, reducción de la esperanza de vida y enfermedades como la neurastenia, así como otro tipo de consecuencias, por ejemplo que aumentaba las tasas de divorcios, suicidios y crimen

La neurastenia era considerada como una condición neurológica que provocaba fatiga, ansiedad, dolores de cabeza, presión alta y hasta depresión. El jazz se asociaba a la neurastenia partiendo de la suposición de que las vibraciones de este género creaban una perturbación a nivel molecular.

Por qué el jazz era visto como algo asqueroso que causaba enfermedades 2Sidney Bechet, uno de los músicos más prominentes del jazz. / National Portrait Gallery, Smithsonian Institution, © Arthur LeipzigLee más: Canciones de jazz que debes escuchar con el amor de tu vida y con la luz apagada

Las repercusiones a nivel molecular de la música se originaron con la idea del ritmo y nuestra salud. En términos muy simples, una buena salud era equivalente a un ritmo natural y armónico; totalmente contrario a lo practicado en el jazz, en especial el que involucraba la improvisación o las entradas antes de tiempo, que se consideró arrítmico. Por lo tanto, para los médicos conservadores de entonces, escuchar este tipo de ritmos podía romper con tal armonía en nuestro sistema nervioso y provocar que toda una generación de estadounidenses sufrieran de “nervios”. 

La convicción de los efectos negativos del jazz, en particular después de la Primera Guerra Mundial, provocó que en diversas localidades de Estados Unidos se prohibiera tal género, considerando que el jazz «había provocado más daños que los que el alcohol había hecho». La prohibición fue de la mano con el surgimiento de bares ilegales, llamados speak easy, en los que se asociaba la venta de licor con los grupos de jazz (ambos prohibidos) que amenizaban las veladas. 

Por qué el jazz era visto como algo asqueroso que causaba enfermedades 3Un speak easy de 1920. / Life.En realidad, las implicaciones del jazz en la salud pública tenían su origen en los motivos raciales detrás del rechazo del género. Al ser un ritmo desarrollado por las comunidades negras de Nueva Orleans y que se esparció gracias a la migración de estos hacia el norte del país, su aceptación estuvo indiscutiblemente ligada a sus músicos. Este fenómeno no fue exclusivo del jazz, pues incluso en la actualidad es posible rastrear géneros musicales que son marginados y rechazados por la crítica a partir de sus orígenes. 

En otras palabras, conforme músicos blancos comenzaron a tocar jazz, su connotación negativa también se diluyó. Entonces la sociedad del momento se enfrentó a distintas versiones del jazz: aquella que era sincopada (llamado hot jazz), “nerviosa” y eminentemente negra, y otra que en términos actuales se interpretaría como un jazz mucho más pop, diluido, incluso “blanqueado” (sweet jazz) que le resultaba a las audiencias racistas mucho más armónico y por lo tanto, menos nocivo para su salud. 

Por qué el jazz era visto como algo asqueroso que causaba enfermedades 4Bee Jackson en Londres. Lee más: 20 canciones de jazz que te harán ir de la cena a la cama

Por otro lado, también existían los defensores del jazz. Ellos tenían un postulado totalmente opuesto: la música podía curar algunos de los síntomas antes descritos, en lugar de provocarlos. Del mismo modo, un fuerte argumento que rebatía las aseveraciones en contra del género era que lo que causaba tales efectos en los estadounidenses era la vida moderna y no el ritmo musical.

«Si cada hombre, mujer y niño en los Estados Unidos [bailaran] charleston todos los días tendríamos la más bella raza de humanos que ha caminado en dos pies. El charleston es la fuente moderna de la juventud y salud eterna, por no decir nada de la belleza eterna». Admitió Bee Jackson, una bailarina prominente de charleston. 

Habrá sido la influencia blanca en el género, la simple vida moderna o el desarrollo de las ciencias y la neurología que poco a poco la música fue separada de los supuestos efectos nocivos para la salud y entonces, el jazz fue rehabilitado y elevado a uno de los géneros estadounidenses por excelencia.

-
Todas las citas pertenecen a: Russel L. Johnson, “‘Disease Is Unrhythmical’: Jazz, Health, and Disability in 1920s America", en Health and History, vol. 13, núm. 2, 2011, pp. 13-42. Disponible en línea.  

Podría interesarte:

Efervescencia colectiva: por qué la humanidad necesita del baile y otros rituales
La verdadera historia de 'Green Book', la película que podría ganar el Oscar
7 frases racistas de Einstein y otros personajes que considerabas héroes