PUBLICIDAD

HISTORIA

Jeffrey Dahmer y cómo el privilegio de ser blanco lo salvó de la policia

El “Caníbal de Milwaukee” utilizó su privilegio de ser un hombre blanco para escapar de la justicia durante muchos años y debemos hablar de ello.

Monstruo: La historia de Jeffrey Dahmer, la nueva serie de Netflix dirigida por Ryan Murphy (American Horror Story) y protagonizada por el actor Evan Peters está dando mucho de qué hablar, ya que muestra todas las atrocidades que el también llamado Caníbal de Milwaukee hizo durante varios años sin que la policía se percatara de ello pese a que sí existieron varias denuncias en su contra.

Así es, el hombre que fue detenido hasta el 22 de julio de 1991 cuando tenía 31 años y tras haber cometido 17 asesinatos entre 1978 y 1991 (desde sus 18 años), utilizó su privilegio de ser blanco para salvarse de la justicia durante más de una década. Y es que, al vivir en un barrio habitado en su mayoría por negros y considerado conflictivo por la venta de drogas, Dahmer tenía una ‘ventaja’ y era la de ser aceptado por la sociedad como una persona ‘buena’ por el simple hecho de ser blanco, además de ser físicamente atractivo y ser demasiado educado al momento de comunicarse.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La lucha por los derechos civiles en Estados Unidos

Jeffrey Dahmer nació el 21 de mayo de 1960 en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos, y fue en agosto de 1963 que Martin Luther King Jr manifestó su icónico discurso ‘I have a dream’ o ‘Yo tengo un sueño’, en el que expuso la necesidad de igualdad ante una sociedad altamente racista, sin embargo, la retórica del movimiento a favor de los derechos civiles no logró progreso y por esa razón en aquella época (y hasta nuestros días) esta problemática siguió vigente y por lo tanto, ser un hombre blanco en las décadas de los setentas, ochentas y noventas, época en la que el Monstruo de Milwaukee cometió sus crímenes, era sinónimo de privilegios.

Las veces que Jeffrey Dahmer se salvó de la policía

*Ojo, este texto contiene spoilers de la serie*

Durante toda la serie, vemos a un Jeffrey Dahmer demasiado tranquilo, ya que en muchas ocasiones logró evadir a la justicia aprovechando su ‘posición’ y de cierta manera hasta burló a la policía, quienes desafortunadamente creyeron todos y cada uno de sus argumentos pese a que había varias denuncias y evidencias de sus actos.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Desde los primeros capítulos, se pueden ver diversos momentos en los que Dahmer logró persuadir a la policía gracias a que era un hombre blanco viviendo en un barrio de bajos recursos habitado en su mayoría por afroamericanos, los cuáles dentro del contexto político y social eran los que supuestamente cometían los crímenes.

Un ejemplo de ello se muestra en el segundo capítulo cuando en 1978 fue acusado por un niño de 13 años, quien le dijo a la policía que le tomó fotos, pero aunque sí fue llevado a juicio y se le condenó por 10 meses, después salió libre y simplemente continuó con su vida, ya que insistió en que el niño decía mentiras.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Después de eso, logró cometer un segundo crimen gracias a que una vez más la policía lo privilegió pese a que el joven de 14 años Konerak Sinthasomphone salió corriendo de su apartamento para salvarse luego de que Dahmer fuera a comprar bebidas. Esto sucedió ya que aunque la vecina de Dahmer, Glenda Cleveland, llamó a la policía y ésta se presentó en el lugar, el Caníbal de Milwaukee les dijo que era su pareja de 19 años que simplemente tenía unas copas de más y hasta los propios policías lo ayudaron a llevarlo de vuelta a su departamento, el cual aunque tenía un olor fétido nunca revisaron y se fueron. De hecho, en aquella ocasión le preguntaron que por qué vivía en un barrio tan conflictivo y él les contestó que porque ‘era muy barato’.

En otra escena de la serie, Dahmer llama la atención de los agentes al manejar un auto con varias bolsas negras en el asiento de atrás, y al momento de pararlo en la calle él simplemente se portó muy amable y les dijo que lo que tenía dentro de las bolsas era hierba cortada de su jardín. Le creyeron todo porque, al tener solo 18 años y mantener una apariencia intacta y amable, supuestamente no le iba a ‘arruinar su futuro por un arresto’.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO
Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD