INICIO NOTICIAS VIDEO SERIES INFOGRAFÍAS ARTE FOTO CINE HISTORIA LETRAS MÚSICA DISEÑO ESTILO DE VIDA MODA VIAJES CIENCIA Y TECNOLOGÍA COMIDA

Todos los derechos reservados 2017
© Cultura Colectiva

Jelqing y otros métodos utilizados desde la Antigüedad para alargar el miembro masculino

24 de febrero de 2018

Alonso Martínez

Desde hace milenios los hombres han querido alargar su miembro. Para su desgracia, no existe un método completamente efectivo.




¿Por qué parecemos estar obsesionados con el tamaño del pene? De hecho, ese es el motivo que hizo que abrieras este artículo.


Desde hace milenios las personas tienen una compleja fijación por el tamaño del miembro masculino. Tan sólo basta ver algunas creaciones artísticas (pinturas, estatuas) para entender la importancia del falo dentro de la cultura. A pesar de que los griegos pensaban que un pene pequeño era más atractivo y representaba mayor inteligencia, en casi todas las otras culturas antiguas significaba poder y virilidad en sus máximas expresiones.



Por ese motivo, a lo largo de la historia hubo muchos hombres que no estaban satisfechos con su miembro y trataban de encontrar métodos para alargarlo, pero también se realizaba en forma de costumbre en algunos lugares. En las antiguas civilizaciones árabes existía una técnica llamada "Jelqing", que se realizaba como en una especie de ritual en el que los hombres que estaban pasando a la pubertad tenían que realizar un ejercicio que consistía en tomar el pene erecto desde la base y masajearlo hasta la punta con ambas manos lentamente. Existía la creencia de que ese método, si se realizaba de forma apropiada, mostraba resultados a partir de un mes, sin embargo, no se ha comprobado.


Ese es sólo uno de los tantos métodos extraños que se han usado a lo largo de la historia para tratar de alargar el pene. Algunos de ellos no ayudaban, y en lugar de agrandarlo lo deformaban o lo ponían en riesgo, demostrando que por alguna razón, desde la Antigüedad los hombres están obsesionados con el tamaño del pene.



-

Antigua Asia


Los remedios naturales siempre fueron la herramienta principal en China desde su concepción. Por ese motivo, uno de los tratamientos más comunes para tratar de alargar el pene se realizaba con hierbas y masajes constantes. Usaban ginseng y yohimbina, una planta que se ha usado para combatir la disfunción eréctil que tiene efectos que se cree son afrodisiacos. No se tiene un claro registro de hasta cuándo se intentó, pero el resultado variaba con cada persona. Sin embargo, se cree que el hecho de que una de las plantas provocaba erecciones más fuertes hacía pensar a los "pacientes" que su pene se estaba haciendo más grande.



-

Polinesia


Existe registro de que en Polinesia los hombres usaban una especie de manga tejida con fibra de un tipo de planta (quizá la yohimbina) para estirar su pene. El "dispositivo" se asemeja a una trampa de dedos china; de una extremo sostenía el pene y del otro un objeto pesado.


Este tipo de métodos provoca que las células internas del pene se dividan y se regeneren dando un aspecto más grande, sin embargo, eso es dañino para el miembro y cada vez se dificulta más mantener una erección.



-

Brasil


Este quizás es el método más extraño. En el siglo XVI los hombres que buscaban alargar su pene se exponían a la mordida de una serpiente para lograrlo. Eran parte de la tribu Topinama y usaban especies venenosas que les provocaban horribles dolores durante meses hinchando el pene. No está claro qué tipo de cuidados tenían en ese entonces para evitar la mutilación, pero al parecer funcionaba.



-

África


Desde hace más de dos mil años hasta la actualidad es costumbre de algunas tribus africanas expandir algunas partes del cuerpo. Se ha visto el alargamiento de cuello en algunas mujeres, el de oídos por medio de la perforación o una constante carga de peso. En el caso del pene es algo similar. Los hombres colgaban rocas atadas a una cuerda desde su pene o distintos materiales con el propósito de alargarlo. Posiblemente tuvo resultados como los que mencionamos anteriormente: sí existía una especie de crecimiento, pero con daño permanente.


Esto también se intentó en el antiguo Egipto, pero también se ha intentado en distintas partes del mundo.



-

Isla de Borneo


Un método extremo y alternativo. Los hombres de las islas de Bordeo solían insertar una especie de tubo de metal dentro del orificio del pene buscando una erección permanente. Eso, además de ser peligroso, podía ser contraproducente, pero al parecer era una costumbre. Asimismo, solían abrirse heridas para insertar bolas del mismo material para darle textura, buscando darle más placer a sus parejas.


-

Está de más advertir que estos métodos (a excepción quizá del Jelqing) son peligrosos y podrían terminar incluso en la amputación del pene. Actualmente existen procedimientos quirúrgicos que aseguran incrementar el tamaño de éste hasta una pulgada, sin embargo, aún hay bastantes riesgos a considerar, por lo que no muchos hombres apuestan por hacerlo. Los que quieran intentarlo podrían usar la famosa bomba de aire que asegura hacer el pene más grande, pero su efectividad nunca ha sido probada.


TAGS: Sexualidad Africa Datos curiosos
REFERENCIAS: Penile Guider Storify Penile Boost

Alonso Martínez


Editor de Cine

  COMENTARIOS

  MÁS DE CULTURA COLECTIVA

Los proyectos de Luis Gerardo Méndez, protagonista de Club de Cuervos de Netflix Las fotos que prueban que el Museo de Guggenheim es uno de los más bellos Todo lo que debes saber sobre el origen de la Navidad en México Arthur Miller, las obras de teatro que deberían estar en cartelera Sinister Colonial Ghost Stories: The House Of The Fleshless Indigenous Woman Las películas de Zac Efron que puedes ver ahora mismo en Netflix

  TE RECOMENDAMOS