La historia con la que conocerás el verdadero y atroz significado de la bomba atómica

Martes, 9 de mayo de 2017 7:28

|Monica Gonzalez



El lunes 6 de agosto de 1945, Tsutomo Yamaguchi se encontraba en un viaje de negocios en la ciudad de Hiroshima en Japón. Ese mismo día, Estados Unidos hizo detonar la primera bomba nuclear utilizada en un ataque:
Little Boy. A pesar de haber sufrido graves quemaduras, Yamaguchi había sobrevivido; la historia japonesa lo recordaría como un “hibakusha” —término acuñado para referir a los sobrevivientes de los ataques nucleares, que literalmente significa “persona bombardeada”—, pero su tragedia no terminaba ahí. El 8 de agosto Yamaguchi regresó a su ciudad natal, Nagasaki. Al día siguiente, la ciudad recibió el segundo y último ataque nuclear de la Historia: la bomba Fat Man. Nuevamente, Yamaguchi se encontraba a unos tres kilómetros del centro de la detonación y sobrevivió; sin embargo, durante la búsqueda de su familia, entre los escombros, estuvo expuesto a tanta radiación que años después le provocó cáncer de estómago. Tsutomo Yamaguchi murió en el año 2010, a la edad de 93 años, después de una vida de tragedia y dolor.


hiroshima ataque nuclear


En los ataques a Hiroshima y Nagasaki no sólo se perdieron alrededor de 200 mil vidas —en su mayoría civiles—, sino que los sobrevivientes sufrieron las secuelas físicas y psicológicas del ataque nuclear; además de que durante mucho tiempo fueron estigmatizados por una sociedad que se resistía a integrarlos —a muchos se les negaba trabajo y les era difícil encontrar a alguien que quisiera hacer una familia con ellos. Yamaguchi no es el único sobreviviente que la Historia recuerda. Gracias al trabajo de periodistas y corresponsales de guerra que arriesgaban su vida en las zonas de conflicto, podemos conocer los estragos que dejó la Segunda Guerra Mundial.

Entre estos periodistas encontramos la figura de John Hersey (1914-1993), uno de los primeros en escribir sobre los ataques a Hiroshima; además de ser pionero en el llamado “nuevo periodismo”, un estilo que integraba los recursos literarios de la ficción para el desarrollo de reportajes. Hersey fue ganador del Premio Pulitzer en ficción en 1944 por su libro “A Bell for Adano”, en el cual relataba la ocupación aliada en Sicilia durante la Segunda Guerra Mundial. Desde antes de los ataques a Japón, Hersey trabajaba como corresponsal de guerra, escribiendo para periódicos y revistas estadounidenses. Fue uno de los primeros periodistas en llegar a las ruinas de Hiroshima, comisionado por el periódico The New Yorker para escribir sobre los efectos de los ataques nucleares a través de testimonios de los sobrevivientes.


John Hersey Hiroshima


Es así como nace “Hiroshima” (1946), un libro que relata la crueldad a la que fueron sometidos los habitantes de esta ciudad. Se trata de la reconstrucción de la vida de seis sobrevivientes tras el lanzamiento de la primera bomba atómica. El libro es un minucioso trabajo periodístico que recoge los testimonios mediante los cuales podemos conocer la desgarradora historia sobre lo que ocurrió aquella mañana en Hiroshima, cuando un “resplandor tremendo” cortó el cielo. Este libro se ha convertido en un texto imprescindible para los periodistas. Acertadamente, el autor describe a sus personajes no sólo física y psicológicamente, sino también habla sobre la situación que vivían antes de que cayera la bomba que los afectaría de por vida. Hersey consigue transmitir el miedo y el dolor que los habitantes de Hiroshima sintieron cuando recibieron la bomba.


Hiroshima libro


El trabajo periodístico que realizó es sumamente completo, incluye entrevistas y crónicas. Su narración es clara, sencilla y contenida, consigue trasladar al lector a los escalofriantes momentos de horror que se vivieron durante y después de la explosión que desconcertó a todos en Hiroshima y cambió la Historia. Hersey no incluye adjetivos calificativos, no condena, ni juzga los atroces hechos. No emite opinión, escribe con cautela cuidando cada detalle, cada testimonio, para lograr así transmitir y conectar a sus personajes con los lectores. Su estilo narrativo nos hace olvidar que se trata de un texto periodístico, el lector se sumerge en una especie de novela para luego regresar sutilmente a la realidad del hecho que este habilidoso periodista narra.

En “Hiroshima”, John Hersey revela el verdadero y atroz significado que tuvo la bomba atómica. Descubre la visión que cada uno de sus entrevistados tenía sobre la guerra y lo ocurrido aquella mañana. Exitosamente consigue reconstruir los pasos de aquellos que sobrevivieron, el sufrimiento con el que libraban diariamente las batallas que una salud mermada por la radiación les obligaba a enfrentar. Los testimonios presentados nos enseñan que el dolor es una forma distinta de vivir.


**

La guerra nuclear ha sido tema de muchas obras artísticas, incluso en el género del manga y del anime japonés se han tratado los estragos de los ataques de Hiroshima y Nagasaki. Si quieres conocer más de la historia de Little BoyFat Man (las bombas utilizadas por Estados Unidos), te invitamos a leer este artículo.

TAGS: Periodismo
REFERENCIAS:
Monica Gonzalez

Monica Gonzalez


  COMENTARIOS