Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel

Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel

Por: Beatriz Esquivel -

Joseph Smith ha pasado a la historia como el gran profeta de la Iglesia Mormona para los creyentes, pero también como uno de los más grandes estafadores para los más escépticos.

Incontables veces hemos presenciado cómo basta tener una historia medianamente creíble, mucho carisma y habilidad para la manipulación para convencer a todo un grupo de personas de formar un culto y llevar a cabo todo tipo de acciones. 

Ya sea que se trate de suicidios colectivos como en el caso de Jonestown, asesinatos como el de Sharon Tate o simplemente convencer a unos cuantos de deshacerse de su dinero a través del pago de cursos de autosuperación como la cienciología o mediante el pago del diezmo en múltiples religiones, lo cierto es que aquellas personas que logran establecer sus cultos pueden ser terriblemente peligrosas y hasta inteligentes, aunque eso no significa que no hayan fracasado anteriormente en su vida.

Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel 1Retrato de Joseph Smith. / Foto: Wikimedia Commons. Lee más: El misterioso templo mormón en Aragón al que sólo pueden entrar los elegidos de Dios

Eran las primeras décadas del siglo XIX. En Nueva York, en una etapa en la que la economía de la región creció exponencialmente, los barcos de vapor transportaban mercancías de un lado a otro, los trasatlánticos cruzaban el océano y las vías ferroviarias se multiplicaron. Era un momento en el que la gente tenía oportunidades económicas y a través de Estados Unidos existía un gran fervor religioso, lo cual permitió el surgimiento de todo tipo de iglesias, así como la proliferación de algunas supersticiones locales. 

En ese contexto, Joseph Smith inauguró el Movimiento de los Santos de los Últimos días, que así como la actual Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días —o como se le conoce popularmente, la Iglesia Mormona— establecen como base de su religión la Biblia y el famoso Libro de mormón, que Smith habría de redactar después de que según su testimonio, el ángel Moroni lo guiara hasta unas tablillas de oro que él tradujo.

Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel 2Portadilla de la primera edición de 1830. / Foto: Wikimedia Commons. Lee más: 10 músicos que no sabías que son mormones

Si bien Smith realmente nunca se desempeñó como escritor, fue la traducción de las tablillas de un idioma de origen egipcio lo que le dio tal oficio y prácticamente le dio inicio a su nueva vida como profeta. No obstante, antes de ello, él y su familia se enfrentaron a dificultades económicas, en particular cuando Joseph intentaba ganarse la vida como cazador de tesoros. 

Ya fuera movido por una ferviente religiosidad o su mera necesidad económica —pues había escapado de la cárcel y contraído matrimonio—, Smith dedicó varios años de su vida para darle forma al movimiento, involucrando a su esposa y a amigos para justificar la existencia de las tablas y dotar de credibilidad los sucesos: 

«Moroni le dijo también que en una colina cercana estaba enterrada una recopilación de escritos antiguos, grabados en planchas de oro por profetas de la antigüedad; era un registro sagrado que se refería a un pueblo al que Dios había guiado desde Jerusalén hasta el hemisferio occidental seiscientos años antes del nacimiento de Jesús. Moroni era el último profeta de ese pueblo y había enterrado los anales, los cuales Dios había prometido sacar a luz en los últimos días. José Smith debía traducir esa obra sagrada al idioma inglés». LDS.org  

Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel 3Representación de las tablillas de oro que Smith habría recibido y la pechera que utilizó que contenía las "piedras videntes" que le permitían comprender y traducir el texto. / Foto: Wikimedia Commons.

Lee más: 16 fotografías para aprender a tener sexo como un mormón

Esta labor le tomaría cuatro años hasta que un 26 de marzo de 1830, el Libro de mormón fue publicado por primera vez y puesto a la venta. Del mismo modo, días después, el 6 de abril, se inauguraría oficialmente la Iglesia de Jesucristo que tendría a varias decenas de nuevos creyentes en el lugar. Paulatinamente el nuevo movimiento creció y comenzaron a abrirse nuevos templos en las localidades vecinas; sin embargo, llamaría la atención de otras personas que comenzaron a amenazarlos debido al pasado de Smith como buscador de tesoros.

Con el grupo de opositores tras sus espaldas, Smith reubicó su iglesia en Ohio, lugar al que según uno de los manuales de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, la mayoría de los feligreses emigraron: 

«En diciembre de 1830, el Profeta recibió una revelación en la que se mandaba a los miembros trasladarse a Ohio[…], a más de 400 kilómetros de distancia. Durante los meses siguientes, la mayoría de los santos de Nueva York vendieron sus propiedades, muchas veces perdiendo dinero, e hicieron los sacrificios requeridos para congregarse en Kirtland, Ohio. José y Emma Smith fueron de los primeros en iniciar el viaje, y llegaron a Kirtland alrededor del 1º de febrero de 1831». 

Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel 4Lee más: Las 5 sectas más peligrosas y violentas de Mexico

En Ohio el culto prosperó, comenzó a amasar más seguidores y se construyeron nuevos templos a pesar de que algunos feligreses aún no tenían viviendas propias. No obstante, entre la fe ciega que Smith había logrado, aún quedaban sus primeros colaboradores, Cowdery y Peter Whitmer, los que le habían ayudado a transcribir las tablillas del ángel Moroni, quienes pronto comenzaron a tener visiones y profecías como Joseph. Tal comportamiento no sería aceptado por el iniciador del culto, así que serían enviados a evangelizar a los nativos americanos y encontrar un sitio para la Nueva Jerusalén.

El asentamiento en este lugar, así como en Missouri, comenzó a forjar su poder político, al grado que a la par del desarrollo de su culto, también tuvo tales ambiciones públicas que lo postularían para presidente de los Estados Unidos. Sin embargo, su incursión en la política provocaría que los locales del Condado de Jackson, Missouri, donde se encontraría la Nueva Jerusalén recelaran la llegada de los miles de mormones y comenzaran a organizar ataques para expulsarlos. 

Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel 5Emma Smith. / Foto: Wikimedia Commons. Lee más: Fotografías que muestran la decadente vida dentro de las sectas

Su expulsión del Condado de Jackson tan sólo marcó el inicio de una serie de altercados en los que mormones y no mormones se atacaban entre sí. Los motivos detrás del rechazo hacia los feligreses del culto no sólo radicaban en la amenaza política, sino algunas de las aventuras empresariales de Smith quien decidió abrir un banco que rápidamente caería en la quiebra, las deudas que el hombre había acumulado para construir su templo y por supuesto, las prácticas polígamas que adquirieron. 

Cada decisión tomada tenía una justificación divina. Smith constantemente experimentaba visiones y recibía mensajes de Dios que le guiaban el camino, así como las nuevas acciones. La persecución ayudó a que el hombre comenzara una narrativa en la que los mormones eran oprimidos, perseguidos y prácticamente mártires; es decir, un discurso perfecto para conmover a sus congregados y afianzar su fidelidad, pues todos atravesaban por las mismas penurias. 

Aunque las fuentes oficiales de la Iglesia SUD indican que los mormones se establecieron en un pueblo al que nombraron Nauvoo, en Illinois, Joseph pronto fue arrestado —anteriormente ya lo había estado, hasta que unos policías le permitieron escapar junto a otros feligreses— y habría de ser enjuiciado por provocar disturbios y traición, esto después de que una legión de mormones fueran enviados a desmantelar la imprenta del Nauvoo Expositor, un periódico de una sola edición que denunció las prácticas mormonas, en especial cómo Smith utilizaba su culto para convencer a todo tipo de mujeres a casarse y mantener relaciones sexuales con él. 

Joseph Smith: el hombre que fundó un culto a partir de las revelaciones de un ángel 6"Tarring and feathering" era el nombre de una práctica de tortura y humillación pública en la que se inmovilizaba a una persona y se le cubría en alquitrán y después era cubierto en plumas. / Foto: Wikimedia Commons. Su encarcelamiento provocaría su muerte, puesto que un 27 de junio de 1844 un grupo de personas entraron a la prisión con el único objetivo de asesinar a Smith. A pesar de que éste se intentó defender y huir saltando de una ventana, falleció a causa de los disparos. 

Su muerte consagró su figura para los fieles, convirtiéndolo en un gran mártir que había dado la vida por su credo y también selló su fama como gran profeta, aunque para los no creyentes fue conocido como un embustero que, como muchos otros líderes de cultos, jugó con las creencias de las personas para beneficio propio, inventó revelaciones y hasta idiomas —como el dichoso egipcio reformado del cual traduciría la Biblia—, todo con el fin de reafirmar su posición de poder frente a una congregación, que para el año de su muerte ya acumulaba a miles de seguidores y que hoy continúa vigente hasta la fecha.

Te podría interesar: 

El misterioso templo de la cienciología en la Alameda al que muy pocos pueden entrar
La extraña teoría que afirma que Jesucristo era afrodescendiente
La secta que convenció a 910 adultos y niños de quitarse la vida al mismo tiempo