La escritora que conspiró en la matanza del 2 octubre
Historia

La escritora que conspiró en la matanza del 2 octubre

Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

5 de abril, 2016

Historia La escritora que conspiró en la matanza del 2 octubre
Avatar of Eduardo Limón

Por: Eduardo Limón

5 de abril, 2016





Pensar que una mexicana perteneciente a uno de los más exquisitos círculos intelectuales en el planeta Tierra y en contacto con grandes personalidades de la política izquierda, haya conspirado en contra de los estudiantes de 1968, es prácticamente una ofensa para la cultura mexicana y para aquellos a quienes nos sigue doliendo el espíritu universitario frente al salvajismo de la política nacional y sus alcances genocidas.

matanza 2 de octubre

Elena Garro ha sido una de las mujeres más importantes para la lengua hispana en México durante las últimas décadas; circunscribo su impacto a este país pues la notoriedad que adquirió su nombre en el extranjero estuvo muy limitada salvo uno que otro premio, los cuales no fueron suficientes para situarla como una mujer de letras en el mundo. Más allá de su figura convendría mencionar entonces su personaje, ha sido objeto de suposiciones, rumores y mofas en el mundo intelectual mexicano; lamentablemente, sólo ella y quienes de verdad respiraron el mismo aire que Garro podrían dar fiel testimonio de lo vivido. De lo contrario, no son más que habladurías.

Elena Garro

Entre estas palabras sin sentido y para marcar un preámbulo a aquello que hoy nos ocupa: su participación delatora durante el movimiento estudiantil de los años 60, pondremos de manifiesto dos aseveraciones que la investigación de documentos ha tenido que desmentir:
1. Garro fue robada por Paz, su compañero sentimental satanizado después de trágicas declaraciones por la escritora. 2. Ella perteneció a grupos disidentes o de protesta.
Ambas totalmente falsas.

De acuerdo con los registros de su matrimonio, Garro no pudo haber contraído lazo alguno con el poeta de manera autónoma dada su minoría de edad; se necesitaba la autorización de su padre para seguir en dicho proceso, lo cual sucedió. La firma de su progenitor se encuentra en los documentos dando su visto bueno para dicha ceremonia.

Elena Garro

Por otra parte, su defensa por derechos y garantías del mexicano se incrustaban cómodamente en un marco tranquilo de la política que vivía el país; como muchos intelectuales de la época, ella se encontraba ligada al Partido Revolución Institucional (PRI) y sus labores de lucha en pos de los campesinos se realizaron al lado de su gran amigo Norberto Aguirre Palancares, jefe del Departamento Agrario de Díaz Ordaz.

2 de octubre 1968

Alrededor de estos mismos años y ya acercándonos al fatídico hecho del que ella fue cómplice, la estación de la CIA en México la contemplaba como una loable posibilidad de reclutarla como agente del servicio gracias a su conexión con el medio intelectual, a la vez que por su ferviente posición anticomunista.

Elena Garro

Es en este punto donde las funciones de Garro para el país adquirieron un matiz que pocos hubiéramos esperado de ella. Los asuntos personales que pudo vivir (padecer) junto a Octavio Paz se quedaban en eso, se entendían e incluso se compadecían, se apoyaban, aunque ahora se sabe también que el carácter mitómano de la poblana pudo tergiversar lo ocurrido. Será para otra ocasión que discutamos esto. Pero, ¿entrar en un sucio juego gubernamental que dirigiría a la opresión y al exterminio de una revolución intelectual? Ella comenzó a trabajar como infiltrada en el movimiento y a informar ante la Dirección Federal de Seguridad en 1968.

 matanza del 2 octubre

Según los papeles encontrados, Garro dio información de hombres y mujeres envueltos en una conspiración antigubernamental que incluían domicilios, relaciones, amistades, ingresos económicos, etcétera. Entre los nombres más citados se encuentran la coreógrafa Amalia Hernández, su hermano y el doctor Bernardo Castro Villagrana (uno de los líderes izquierdistas más importantes en México).

Denunció en su momento a dirigentes, planes y grupos, según documentos desclasificados del IFAI hace una década, acusando a ciertos autores y personalidades del medio como mentes encargadas de corromper al corazón juvenil de dicha era; incluso arremetió en su contra culpándolos por la matanza del 2 de octubre, responsabilizándolos por incitar a los adolescentes para un levantamiento ideológico. Inmediata y obviamente, el círculo de pensadores mexicanos, al sospechar de sus actos, despreciaron a su persona y contados fueron aquellos que volvieron a extenderle una mano amiga.

matanza 2 de octubre elena garro

Detestada y exiliada, Elena vivió sus últimos años lejos de esa sociedad que la amó y se vio traicionada por sus muy personales intereses; Octavio Paz la apoyó económicamente hasta su deceso, siendo él su apoyo incondicional a pesar de su relación patológica y en extremo dañina.

Elena Garro

Puede ser criticado que a tantos años de su muerte y en vísperas de un anunciado homenaje se saquen a relucir estos datos, pero no son nada que no se sepa ya ni palabras que la misma Garro se hubiera guardado. Son simples líneas que abogan por una no confusión entre su trabajo literario, que bien puede entenderse como extraordinario, y sus actos políticos que han dejado mucho que desear. Tampoco podemos descartar que esta serie de información supuestamente revelada no sea un intento más del gobierno mexicano por desmitificar un nombre a partir de sus tropiezos políticos, pero cabe la reflexión en torno a quién fue verdaderamente esa dama de la literatura y quien creemos se llamó Elena Garro.

garro matanza 2 de octubre


***
Te puede interesar:

Elena Garro y sus obras al fuego

Octavio Paz y los hijos de la chingada


**
Referencia:

El Universal






Referencias: