La espía más cruel de los nazis
Historia

La espía más cruel de los nazis

Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

17 de agosto, 2015

Historia La espía más cruel de los nazis
Avatar of Julieta Sanguino

Por: Julieta Sanguino

17 de agosto, 2015


"Lo que puede hacer un hombre, lo puede hacer Violette".

–Violette Morris


Tal vez debido al rechazo que sufrió o por sus gustos y aficiones, Violette Morris se convirtió en una mujer despiadada que torturó a cientos de soldados en Francia. Sin ningún contacto previo con el régimen nazi, en 1935 la Agencia de Inteligencia de la SS contactó a Violette, porque querían invitarla a la Olimpiada de Berlín en 1936. Ella aceptó y desde ese momento, su dogma por el partido creció exorbitantemente.

espía

Cuando regresó a Francia, fue una espía infiltrada del partido y dio información clave que permitió a Hitler invadir el país en mayo de 1940. Una de sus principales responsabilidades fue hacer caer al escuadrón Ejecutivo de Operaciones Especiales Inglés. Violette también entregó mapas del territorio parisino, del tanque Somua 35 y material sobre la frontera territorial llamada Línea Maginot, misma que fue sobrepasada por el ejército nazi en junio de 1940.

espejo violetee

Gracias a su eficacia y sus brutales métodos de interrogación, Violette recibió el apodo de “La hiena de la Gestapo”. Tanto los aliados como la resistencia conocían quién era, y caer en sus garras fue motivo del miedo más profundo y atroz de muchos solados.

Colaboró con la SS y la Gestapo. Tenía gran importancia en las acusaciones, detenciones, interrogatorios y torturas a sus compatriotas. Más de una decena fueron cruelmente torturados en la calle Lauriston. Se encontraba bajo las órdenes de Helmut Knochen y a partir de 1942 y hasta 1944 fue responsable de los organigramas de la Gestapo.

Violette Moriss - Paris Murderer by Her Store

 Francia e Inglaterra tenían un objetivo prioritario: destruir y asesinar a Violette Morris. Londres envió la orden y El maquis de Surcouf, un grupo de resistencia francés, debía cumplirla. El 26 de abril de 1944 se intentó el primer ataque a la hiena, pero no tuvo éxito. Los policías esperaron su regreso y después de una intensa guardia, dispararon a su vehículo como si no hubiera mañana. Su cuerpo frío fue aventado a una fosa común, puesto que nadie lo reclamó. Después de este suceso, sólo restarían cuatro meses para que París fuera liberada de la invasión nazi.

Violette Morris fue una persona singular toda su vida. De joven sus padres la internaron en un convento con la idea de llevar una vida religiosa y cuando salió de ese lugar, rápidamente se casó con un hombre en 1914. Sin embargo, la vida de ama de casa no era lo que ella imaginaba y cuando comenzó la Primera Guerra Mundial, sirvió como enfermera.

boxeo violette

Cuando la Guerra acabó, se enroló en competencias de lanzamiento de disco, jugaba fútbol, waterpolo, hacía lucha grecorromana, boxeo y tiro con arco. Todo esto la hacía sentir un tremendo placer, sin embargo, su pasión fue el automovilismo. Violette decidió extirpar sus pechos con tal de caber a la perfección en los coches de carreras, lo que le costó problemas con su demás vida deportiva. Después de realizar esto, decidió encarar la vida sin tapujos. Aceptó su lesbianismo, vistiéndose como hombre. Además, hablaba con groserías y fumaba hasta tres cajetillas de cigarro al día.

hiena de la gestapo

Destacó en una gran cantidad de deportes, incluidos el levantamiento de pesas, buceo, motociclismo, y hasta carreras y trucos con caballos. Fuera de su pasión por la vida deportiva, Violette también tuvo una pasión desmedida por el alcohol, las mujeres y la vida nocturna parisina. Sin embargo, la Federación Olímpica Francesa prohibió su participación en los juegos olímpicos de 1928, lo que afectó tremendamente a Violette. Además, su taller automovilístico fundado en París, se arruinó y no le quedó nada más de qué disfrutar.

la hiena de la gestapo

violette morris


***

Quizá te puede interesar: Los generales nazis más sanguinarios



Referencias: