PUBLICIDAD

HISTORIA

La guerra de los mundos: el día que la Tierra fue invadida por extraterrestres

Los teléfonos de las comisarías no dejaban de sonar, algunos llamaban argumentando haber visto a los extraterrestres aterrizando en plantíos cercanos.

*Este artículo fue publicado originalmente por Diego Cera el 24 de marzo del 2017 y ha sido modificado

La idea de que el hombre está solo en el universo es cada día más anticuada. Aunque no existen pruebas concisas de que exista vida en otro planetas, hay quienes sostienen que no puede ser el único habitado por seres con una mente desarrollada y, de serlo, el cosmos sería el desperdicio más grande jamás conocido. Incluso hay quienes afirman haber sido contactados por seres de otros planetas con el fin de intercambiar información acerca de las sociedades en las que cada uno se desarrolla.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Diversas excavaciones han revelado que los seres humanos pudieron haber sido visitados por seres extraterrestres a través de tecnologías tan avanzadas que nuestros antepasados, imposibilitados para reproducirlas, lo único que pudieron hacer fue representarlas en figurillas o grabados en piedra con el fin de recordar el encuentro. Una de las culturas que más ha dado qué pensar acerca del tema es la maya. En el museo del oro de Bogotá, Colombia, se encuentran resguardadas algunas piezas de oro provenientes de esta cultura que bien podrían representar insectos, aves o máquinas voladoras. Sin embargo, una de las piezas que más teorías ha arrojado relacionadas a los aliens es la lápida de Pakal en Palenque, Chiapas.

Según algunas personas, este grabado en roca puede interpretarse como el viaje que este rey maya emprendió hacia el espacio para convertirse en dios, sin embargo, no lo hizo mediante la muerte como se pensaría de cualquier cultura precolombina, sino que realizó su travesía valiéndose de una nave espacial también representada en la piedra que cubre su tumba.

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Desde la década de los sesenta, las anécdotas relacionadas con alienígenas comenzaron a pulular de cualquier rincón del planeta, no obstante, ni una ha tenido tanto impacto como la que el 30 de octubre de 1938, mucho tiempo antes del auge de la "cultura ovni", alborotó a toda una nación. Justo en vísperas de Halloween, en las que hace falta apenas un impulso tenebroso que desate en pánico entre la población, al joven Orson Welles se le ocurrió la brillante idea de transmitir en vivo una adaptación radiofónica de "La Guerra de los Mundos", escrita por Herbert George Wells en 1898.

Hacía apenas unos meses que los productores de la popular radiodifusora CBS  habían comenzado a preparar dramatizaciones de obras literarias para presentarlas al aire, esto con el propósito de calmar los ánimos después del periodo conocido como "la gran depresión", sin embargo, nunca habían probado algo tan osado como lo que propuso Welles para esa noche. 

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Alrededor de las ocho de la noche de aquel día que vería nacer una de las transmisiones radiofónicas más famosas de la historia, comenzó la dramatización del libro a manera de transmisión interrumpida para dar una sensación de veracidad, a modo de que los escuchas llegasen a formar parte del guión... aunque quizá, ellos más que nadie, se tomaron muy en serio su papel.

«Señoras y señores, interrumpimos nuestro programa de baile para comunicarles una noticia de último minuto procedente de la agencia Intercontinental Radio. El profesor Farrel del Observatorio de Mount Jennings de Chicago reporta que se ha observado en el planeta Marte algunas explosiones que se dirigen a la Tierra con enorme rapidez... Continuaremos informando»

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO


La estación había anunciado el inicio del programa de Welles, no obstante, muchos oyentes sintonizaron el programa un poco tarde, razón por la que el corte informativo les pareció algo serio. A medida que el programa avanzaba, los cortes se volvían más constates y su tono dramático aumentaba considerablemente.

«damas y caballeros, tengo que anunciarles una grave noticia. Por increíble que parezca, tanto las observaciones científicas como la más palpable realidad nos obligan a creer que los extraños seres que han aterrizado esta noche en una zona rural de Jersey son la vanguardia de un ejército invasor procedente del planeta Marte...»

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Cerca de 12 millones de personas escucharon aterrorizadas la transmisión que, lejos de calmar los ánimos provocados por la crisis, causó una histeria masiva entre la población de Estados Unidos. Las carreteras de todo el país estaban abarrotadas de personas que habían abandonado sus hogares para guarecerse de la amenaza extraterrestre. Los teléfonos de las comisarías no dejaban de sonar gracias a las personas que llamaban argumentando haber visto a los extraterrestres aterrizando en plantíos cercanos.

«Señoras y señores, esto es lo más terrorífico que nunca he presenciado... ¡Espera un minuto! Alguien está avanzando desde el fondo del hoyo. Alguien... o algo. Puedo ver escudriñando desde ese hoyo negro dos discos luminosos... ¿Son ojos? Puede que sean una cara. Puede que sea...»

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

La transmisión terminó con la muerte del locutor como consecuencia de los gases tóxicos que despedían las extrañas criaturas que tenían la intención de controlar el planeta. Esta accidentada transmisión, que para muchos significaba el final de la carrera de Orson Welles, en realidad fue lo que lo elevó a la gloria, la posibilidad de que algo parecido pase en nuestros días es prácticamente nula, aunque vale la pena imaginar lo que hubiese hecho este hombre con la cantidad de efectos a los que tenemos acceso hoy.

En portada: Hipertextual

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Te podría interesar: 

Los sucios secretos del culto religioso brasileño que está conquistando Latinoamérica

La verdad sobre el ovni que apareció el Brasil y fue interceptado por Estados Unidos

PUBLICIDAD - SIGUE LEYENDO ABAJO

Las terribles pinceladas del artista que fue abducido por extraterrestres

Podría interesarte
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD